Salou cierra durante cinco meses un tramo del paseo Miramar por las obras de Barenys

A partir de hoy y hasta finales de marzo se instalará el último cajón de pluviales que desembocará en la playa. El paso estará cortado tanto a vehículos como a peatones

| Actualizado a 24 octubre 2022 07:00
Se lee en minutos
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Las obras de la nueva canalización del barranco de Barenys a su paso por Salou continúan y a partir de hoy afrontarán una fase decisiva. Infraestructures de la Generalitat, organismo que ejecuta los trabajos, empezará ahora la canalización del tramo final de la nueva desembocadura que habrá en la playa de Ponent. Esta actuación, que está previsto que se prolongue hasta finales de marzo, obligará a cortar el tramo final del paseo Miramar entre la calle Barenys y la plaza Venus. Según ha informado el Ayuntamiento, el corte afectará tanto al tráfico de vehículos como de peatones y desde la Policía Local ya se ha instalado la señalización viaria con las alternativas de paso.

Así, los vehículos que entren desde Vilafortuny a Salou tendrán que desviarse por la calle E –la que atraviesa la vía y sube hasta el Camping Sangulí– para acceder a todas las direcciones, mientras que los vecinos del barrio de la Salut podrán entrar por las calles C y Sol, que se mantendrán abiertas. Por otro lado, los que circulen por el paseo desde la calle Barcelona en dirección a Cambrils, tendrán que entrar por la calle Guillem de Claramunt y la plaza de la Província para continuar con la marcha.

Los trabajos

Las obras de canalización del barranco por debajo de la vía del tren consisten en instalar cuatro grandes cajones de hormigón prefabricado –que se unirán a uno ya existente–, que encauzarán por debajo de la calle el agua que baja en episodios de lluvias en el tramo final del barranco. En este caso, la instalación del último cajón de salida de pluviales hasta el mar obligará a levantar un tramo de paseo de unos 30 metros, el que coincide con la línea de edificios que se expropió y demolió para dejar paso al nuevo trazado de Barenys.

Después de instalar el cajón, la rasante en esta parte d la vía será algo mayor, como ya ocurre a la altura de la calle C. Además, el proyecto prevé reponer todos los pavimentos del paseo y reurbanizar el espacio con el mismo aspecto, aunque sin las palmereas, que ya se han talado y que no se repondrán, ya que por debajo estará el cajón de hormigón. La actuación, además, obligará a reubicar dos cuadros de luz y cambiar las farolas. Si todo va según lo previsto, el paseo podrá reabrir justo antes de la Semana Santa de 2023.

Del mismo modo, cabe recordar que el proyecto servirá para que la calle Barenys llegue hasta el paseo, con una nueva urbanización por encima de la zona de cajones que se hará a base de adoquines. Los trabajos de canalización de Barenys comenzaron el pasado mes de enero y se alargarán hasta finales de 2023. Las obras las ejecuta la Generalitat, con una inversión total de 17 millones de euros y deben servir para mejorar el desagüe del barranco hacia al mar y acabar así con los problemas de inundaciones en el barrio de la Salut.

Comienzan los movimientos de tierra en el Estadi

Por encima de la vía del tren, los trabajos para construir el nuevo canal de Barenys a cielo abierto también avanzan a buen ritmo. La semana pasada ya se pusieron en marcha los primeros movimientos de tierra en el ámbito del Estadi Municipal, que se encuentra afectado por el nuevo trazado del barranco, en paralelo a la calle Barenys. El desmontaje de las instalaciones deportivas en el campo de fútbol 7 se encuentran muy avanzadas y ya se ha retirado todo el césped artificial, en una operación que se completó en dos días y que ejecuta el Ayuntamiento de Salou. Una vez desmontado, todo el material se almacenará para luego reaprovecharlo una vez se reubiquen los terrenos de juego, justo al lado del futuro canal.

Comentarios
Multimedia Diari