Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Los castells siguen fascinando a los turistas

El tercer día del ‘Tarragona, Ciutat de Castells’ atrajo a mucha gente de fuera que los veía por primera vez y no paraba de inmortalizarlos con los móviles

| Actualizado a 21 julio 2022 09:21
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Temas:

Los castells han vuelto después de un largo tiempo y Tarragona ha recuperado uno de los certámenes más interesantes en épocas veraniegas. El ‘Tarragona, Ciutat de Castells’ lleva atrayendo a muchos turistas y gente de la ciudad que quiere volver a disfrutar de una de las culturas más bonitas de Catalunya. «Un espectáculo fuera de lo común», comenta José Luis, quien viene de La Rioja y, aunque no es la primera vez que los ve, sigue alucinando. Como los demás. Gente de todas las nacionalidades y con sus teléfonos móviles que inmortalizaban a los castells con el mejor fondo posible, la fachada de la Catedral.

Las diadas se hacen cada miércoles en el Pla de la Seu o la Plaça Santiago Rusiñol (Plaça de les Cols) y cada día hay una colla diferente. Ya han pasado los Xiquets de Tarragona, la Colla Jove Xiquets de Tarragona y los Xiquets del Serrallo. De la ciudad, solo faltaba la Colla Castellera Sant Pere i Sant Pau, que lo hizo este miércoles.

Los de la camisa verde llevaron una gama de castells más baja de lo habitual, pero que también sirve para probar cosas nuevas o para practicar estructuras en pisos más bajos. Lo comenta el cap de colla, David Lobo, quien también dice que «el inicio ha sido complicado para poder congregar a un gran volumen de gente». Se han notado los dos años parados, pero en la colla lo han preferido ver como una oportunidad. «Nosotros hemos optado por rejuvenecer y cambiar ciertas partes del tronco para tener más longevidad», comenta Lobo. En el Pla de la Seu y desde fuera, no daba la sensación que hubiera pasado tanto. Hicieron vibrar a la multitud de gente con un primer castell que fue el 3 de 7.

Los próximos seran la Colla Jove. También repetirán los Xiquets de Tarragona y del Serrallo, y se estrenaran los Nois de la Torre y los Xiquets de Vila-seca.

A continuación, optaron por el 2 de 6 para después volver a la construcción de 3 de 7, pero con la agulla (el pilar en medio). Como cuarto castell, los del barrio tarraconense optaron por el 5 de 6. Para finalizar, dos pilars de cuatro y uno, en medio, de cinco. La gran mayoría de la gente hablaba francés, alemán, ruso o inglés y, seguramente, era la primera vez que veían tales construcciones en directo. También para gente que venía de más cerca. Eva y Pepe, una pareja de Madrid, veían sus primeros castells en directo. Eva, que no se podía despegar del móvil para grabar, detalla que le parece admirable lo que hacen. «Es muy bonito, difícil y hay un gran trabajo en equipo», añade.

Dificultades para reactivarse

Ese compañerismo es el que se trabaja en los ensayos. Ese es el aspecto que cuesta. «Vemos que volver a hacer castells no ha sido difícil, sino el tener el compromiso de las personas» detalla del cap de la Colla de Sant Pere i Sant Pau.

La gente ha conocido vida más allá de los castells y las situaciones familiares han cambiado en muchos aspectos durante los dos años de parón. Lobo detalla que hay que intentar «encontrar una conciliación entre la vida social y familiar con volver a tener un compromiso prepandémico».Donde más lo notan es en la gente que va a las diadas y a los ensayos. En algunas, sobre todo si son de las importantes, pueden llegar a las 150 personas. Ese número baja hacía los 100 en los ensayos. «La idea es recuperar lo que teníamos antes de la pandemia: 150 personas de forma recurrente en las diadas y 120 en los ensayos», añade.

Esas dificultades no las acababan de ver la gente que estaba este miércoles disfrutando de la actuación. Al juzgar por las reacciones cada vez que de descargaba un castell, les estaba gustando. Grandes aplausos de casi un millar de personas que se reunieron para verlos en un escenario perfecto. Así lo destacaba José Luis, a quien le parece «algo maravilloso y en un marco tan bonito como es la Catedral». Él y su mujer Rosa vienen de La Rioja, pero no es la primera vez que los ven. Aun así, José Luis no esconde su emoción.

«Es un pueblo unido que hace un espectáculo coordinado y vistoso», añade. A su mujer, otra de los aspectos que le fascina es la juventud de los niños y niñas que suben. «Pienso que están muy entrenados. Las niñas que subían deberían tener 4 años», comenta con su nieto, que tiene más edad que las enxanetes, a su lado. Duda de dejarlo subir a esas alturas.

Comentarios
Multimedia Diari