Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Quejas de profesores por una vuelta al cole «precipitada» y ausencias aisladas de alumnos

Aulas sin acabar de preparar y algún niño que no fue a clase por estar de vacaciones aún. El adelanto del curso no contenta a nadie. Padres y madres recelan de la hora de ocio educativo

| Actualizado a 05 septiembre 2022 19:34
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

«De momento va bien. Hemos tenido menos margen pero gracias a la buena voluntad de los profesores y de las ganas de normalidad hemos salido adelante. Hemos tenido que correr», confiesa Blanca Carrión, directora de la Escola Cèsar August. Las prisas han marcado la puesta a punto de los coles en este inicio de curso avanzado con una cuenta atrás a contrarreloj. «Tenemos aulas que no hemos podido pintar y a nivel de burocracia aún no nos ha dado tiempo a tenerlo todo a punto, en dos días de trabajo es imposible», reconoce Anna Marca, directora de la Escola Bonavista.

Pese a eso, todo funcionó bien. «Hemos ido un poco sobre la marcha. Hay algunos alumnos que no han venido, porque las familias ya tenían pensadas las vacaciones para esta época, para septiembre, cuando además los precios son más económicos», incide Marca.

Fue una tónica común en varios colegios: ausencias puntuales de niños y niñas que estaban de vacaciones y que todavía tardarán unos días en volver al aula. Este adelanto ha trastocado los planes, como indica Sergi Moncusí, director de la Escola Saavedra: «Hay dos o tres casos puntuales en que ya nos avisaron de que no vendrían. Hay muchas familias a la que no le ha gustado esta medida y se han quejado, porque normalmente hacían vacaciones en septiembre, para que fueran más baratas, y también por trabajo, y esta vez no las han podido hacer».

«Todo ha derivado en una gran precipitación. Dos días son insuficientes para preparar el curso», lamenta Josep Queraltó, portavoz de la junta de directores de colegios públicos en Tarragona

También en este colegio del centro de Tarragona reconocen que «lo tenemos todo un poco a medias, no está como nos gustaría porque no hemos tenido margen logístico, hay alguna aula a medio arreglar, y también ha sido un poco apresurado para conocer a los nuevos profesores, pero más allá de eso, ha sido como cualquier día de clase», reconoce Moncusí.

«Ni se nos consultó»

Más contundente es Josep Queraltó, director de la Escola Torreforta y presidente de la junta de director de colegios públicos de Tarragona: «Es una medida no hablada con la comunidad educativa, ni tan solo se nos consultó, así que ha derivado todo en una gran precipitación. Dos días son claramente insuficientes para preparar el curso». Queraltó recoge parte del sentir de los directores y docentes, que en general se muestran contrarios a este arranque tempranero: «Lo intentamos llevar lo mejor posible. Las vacaciones más cortas para los niños pueden ser buenas, pero no es significativo y hay que destacar que esto no es calendario europeo».

Queraltó también confirma que «hay alumnos que no han venido por estar fuera y es algo que ya estaba previsto». También genera controversia el nuevo formato, solo en septiembre: horario reducido e intensivo, al que se suma una hora extraescolar voluntaria por la tarde. «Será el turno de actividades como manualidades, juegos deportivos o expresión corporal», indica Blanca Carrión desde el Cèsar August.

Esa opción novedosa ha generado confusión. «Hay familias que hasta que no les explicas directamente no acaban de comprender, por mucho que envíes mensajes», añade Anna Marca desde Bonavista. Varios centros desconocían en concreto qué tipo de labor se iba a desarrollar por parte de unos monitores de ocio que son contratados por la empresa del comedor.

«Esta hora que se paga con monitores sustituye a la atención educativa. Se está privatizando», denuncia Belén Tascón, presidenta de Affac

Queraltó también es crítico con ese punto. «Creemos que todo este gasto destinado a esta actividad voluntaria sería mejor dedicarlo a la escuela inclusiva. Además, estas actividades las imparten unas empresas y no han pasado por el consejo escolar», añade el representante de los directores tarraconenses. Algunos docentes creen que comenzar antes el curso no supone ninguna ventaja desde el punto de vista pedagógico. Otros creen que está por ver y que todavía es muy pronto para hacer balance de esta modificación.

También hay descontento en las asociaciones federadas de familias de alumnos de Catalunya, Affac. Su presidenta, Belén Tascón, está de acuerdo en que se adelante el calendario, pero con matices. «Pensamos que es una buena medida pero los beneficios que reporta no compensan. Pensamos que lo ideal sería ya comenzar con el horario definitivo, y no de esta forma», denuncia.

«No es la misma calidad»

Tascón es contraria a ese formato intensivo y a la hora de ocio: «Esta hora que se paga con monitores está sustituyendo horas de atención educativa. Desde el punto de vista de la atención educativa, no es la misma calidad. De alguna forma se está privatizando tiempo que antes era lectivo. Es bueno adelantar el inicio del curso, para que no haya tanta distancia entre el final del pasado, pero habría que empezar ya con el horario que vaya a ser definitivo».

«Hay familias a las que no les ha gustado este avance porque tenían las vacaciones planificadas ahora», dice Sergi Moncusí, director de la Escola Saavedra

Por lo demás, los alumnos comenzaron ayer con otra novedad: la ausencia de todas las restricciones que han regido en los dos últimos años de pandemia. Ni mascarilla más allá del transporte escolar ni grupos burbuja. Sí hubo las mismas rutinas de siempre: abrazos emocionados por los reencuentros después de dos meses y nervios, muchos nervios.

El curso echó a andar con 118.989 alumnos en el Camp de Tarragona. Hay 10 grupos más de infantil 3 para este ejercicio, a pesar de la bajada de alumnos registrada, lo que permite a Educació haber impulsado una reducción de las ratios. Destaca la disminución en la matrícula de infantil y primaria, que se mantiene estable en secundaria y crece en los estudios postobligatorios: Bachillerato y FP.

Será también el primer inicio de curso para los alumnos ucranianos refugiados del conflicto.

Mañana, Bachillerato y FP

Después de que las clases empezaran ayer en infantil y primaria, mañana será el turno de Bachillerato y la Formación Profesional. El Departament garantiza los comedores escolares y las actividades de ocio por las tardes. Se han firmado 174 contratos para monitores en Tarragona. Habrá 230 profesores más en las plantillas de los centros de estas comarcas.

«Tenemos aulas sin pintar y a nivel de burocracia no nos ha dado tiempo a resolverlo todo», cuenta Anna Marca, directora de la Escola Bonavista

En las Terres de l’Ebre, el curso arrancó con 27.004 alumnos. Son 300 escolares más en relación al año pasado a raíz del aumento de los estudios postobligatorios.

El conseller de Educació, Josep Gonzàlez Cambray, ha dicho este lunes que hay monitores suficientes para atender a los alumnos que se queden en el ocio por las tardes durante este mes y añadió que si se detectan incidencias se irán resolviendo. La portavoz del sindicato USTEC, Iolanda Segura, ha dicho estos días que el adelantamiento del inicio del curso «ha sido para nosotros una medida impuesta, mal planificada y por la que sufriremos graves consecuencias», ya que «este septiembre será un auténtico desastre».

Segura lamentaba «la falta de monitores» y asumía que «estamos recibiendo muchas quejas por parte de las direcciones de los centros y las familias».

Alegría entre los alumnos de la Arrabassada

Después de un periplo de casi diez años, los alumnos de la Escola l‘Arrabassada estrenaron este lunes instalaciones. El nuevo centro está ubicado en la calle Mercè Rodoreda, en la Vall de l’Arrabassada. Esta mañana mandaban los rostros de alegría por este estreno, que supone dejar atrás los barracones. Ese último equipamiento de la antigua escuela, ubicada en la calle Carles Babot i Boixeda, se ha adaptado para acoger el instituto, en concreto, dos clases de primero de la ESO. Se trata, pues, de un inicio de curso doblemente especial para esta comunidad educativa. Por un lado, inauguran instalaciones nuevas y, por otro, está en marcha la posibilidad de que los alumnos puedan quedarse en el barrio para estudiar la secundaria.

Comentarios
Multimedia Diari