Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

«Ya es hora de que haya un alcalde de los barrios de Ponent»

Crónica

| Actualizado a 14 mayo 2022 07:00
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

No hay mejor defensa que un buen ataque. Y así, al pie de la letra, se lo ha tomado el aspirante a alcaldable del PSC en Tarragona. Rubén Viñuales, de Campclar, 38 años y exlíder de Ciutadans en la ciudad, anunciaba ayer su candidatura para sustituir a Josep Fèlix Ballesteros al frente de los socialistas. Lo hacía con ímpetu, con energía, con la intención de contagiar su ilusión a los militantes del partido y al resto de la ciudadanía. A los treinta segundos de empezar su discurso nombró por primera vez al actual alcalde. «El gobierno de Ricomà es un caos, con cambios de socios cada dos por tres. Un gobierno sin liderazgo, que empeora la vida de nuestros vecinos», sentenciaba Viñuales.

Al candidato le bastaron poco más de nueve minutos para dejar claro sus objetivos una vez consiga hacerse con el trono de la Plaça de la Font. Quiere una ciudad que crezca, para que los jóvenes no se vean obligados a irse a vivir fuera de Tarragona. También quiere ganar espacios públicos y por ello propone que la zona de la Horta Gran se convierta en el «Central Park» de la ciudad, junto con el Parc Francolí. «De esta manera conseguiremos unir Ponent con el centro. Y no con carreteras, sino con parques», decía.

En su oratoria, Viñuales apeló directamente al voto de los vecinos de Ponent, insistiendo en que, en caso de ganar las elecciones, sería el primer alcalde nacido y criado en el otro lado del río Francolí.

El candidato recalcó su intención de devolver a los ciudadanos el orgullo de ser tarraconense. «Somos la única ciudad catalana declarada Patrimonio de la Humanidad. Ha llegado el momento de creérnoslo». En el ámbito de la cultura, Viñuales también mandó un mensaje envenenado entre líneas para Ricomà y su equipo. «La cultura no puede ser teledirigida, como muchas veces hemos visto. Tenemos que dejar que brote, y no solamente en el centro o en la Part Alta, también en los barrios de Ponent», apuntaba.

«Si yo soy alcalde...»

Una de las obsesiones de Viñuales es que Tarragona lidere el territorio. El candidato socialista opinó que el actual alcalde ha dejado perder muchas oportunidades «por falta de confianza y de actitud». Así de contundente se mostraba: «A Ricomà, en el Parlament, no le conoce ni el Tato. Mucha gente no sabe el nombre del alcalde de Tarragona. Y eso que gobiernan los de su partido». Viñuales aseguraba que liderazgo es también conseguir la confianza con las otras administraciones para pedir y conseguir cosas. «¿Puede el señor Ricomà generar esta confianza, como si se ha hecho en otras ciudades?», preguntaba, de forma retórica, Viñuales.

Entre los muchos si yo soy alcalde, el candidato también despejó una duda. «Si ganamos las elecciones, dejaré el Parlament», aseguró. De los nombres propios que le acompañarán en la lista para las municipales no dijo ni pío, aunque dejó caer que Sandra Ramos y Berni Álvarez –concejales en la actualidad–, «son personas muy importantes para mí». Lo que sí dejó claro es que «nunca, nunca, nunca» pactaría con VOX, «porque ellos quieren una sociedad gris y ultraconservadora», concluyó el candidato.

La aventura de Viñuales en el PSC comenzó en 2020, cuando dejó Ciutadans, dimitió como concejal, y fue el número ‘2’ de Rosa Maria Ibarra en la lista del PSC para las elecciones al Parlament de 2021. Ahora se presenta a unas primarias para ser el alcaldable. El calendario marca como fecha en rojo el próximo viernes 20 de mayo. Si no hay más propuestas, ese mismo día el candidato será proclamado alcaldable. Si por el contrario, hay más de un aspirante, el proceso se alargaría hasta el día 27 de mayo, cuando, después de la campaña interna, los militantes dirán la suya a través de una votación. Sea como sea, el día 28, una asamblea extraordinaria ratificará el escogido.

«A Ricomà, en el Parlament, no le conoce ni el Tato. Mucha gente no sabe el nombre del alcalde de Tarragona. Y eso que gobiernan los de su partido»
Rubén Viñuales
Comentarios
Multimedia Diari