Un joven apuñala a otro en un chalet e hiere a una joven en un ataque de ira en Torredembarra

El presunto agresor, de 26 años, se personó en la comisaría de la Policía Local junto a su padre y el arma blanca usada

| Actualizado a 17 diciembre 2021 06:28
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Las puertas de la comisaría de la Policía Local de Torredembarra se abrieron minutos después de las 16.30 horas. Entraban dos personas, padre e hijo. El primero con un arma blanca, un cuchillo; el segundo con las manos llenas de sangre y algún corte visible. Fue el padre quién habló. Explicó que su hijo, de 26 años, habría matado a otro hombre esa misma tarde. Minutos después de la entrada, saltaba una llamada de emergencia del 112 hablando de una persona herida con arma blanca en la calle Ribagorçana.

Las alarmas saltaron de inmediato en la comisaría y se activaron todos los agentes disponibles. Por un lado, las patrullas se desplazaron hasta el chalet donde se habría producido el supuesto homicidio. Por otra parte, se pidió a padre e hijo que se sentaran, que les tomarían declaración. Se cogía el cuchillo como prueba.

Paralelamente, se comunicó a Mossos d’Esquadra y a SEM, que enviaron patrullas y ambulancias al chalet del número 30 de la calle Ribagorçana. La unidad científica de Mossos se añadía a las patrullas de seguridad ciudadana. Y el helicóptero medicalizado también se ponía en marcha para llegar en pocos minutos a Torredembarra.

En el chalet, una pareja estaba herida. Él muy grave, inconsciente y con un mínimo de tres puñaladas. Ella con un golpe en la cabeza. Posteriormente se conocería que las heridas con arma blanca eran muy graves y que era comprensible que la primera impresión del padre era que su hijo habría asesinado a la víctima.

Las heridas fueron al cuello, al pecho (perforando pulmón) y en el brazo. Las dos primeras habrían terminado con la víctima si no hubiera intervenido el SEM. Los médicos actuaron y estabilizaron al joven, que entubado fue subido al helicóptero medicalizado rumbo a Bellvitge.

La joven recibió un golpe en el rostro. Parece que un cabezazo cuando quiso detener la ira del atacante. A priori, no sufrió heridas de arma blanca y se trasladó a Santa Tecla para una observación más exhaustiva. Recibiría el alta a última hora de la tarde.

El presunto autor se marchó del chalet cuando despertó de su rabia y fue en busca de su padre para explicarle lo ocurrido.

La pareja que recibió los ataques tendría amistad con el agresor y al parecer una rocambolesca historia con una agresión sexual de por medio provocó la enajenación del joven torrense de 26 años.

En la comisaría de la Policía Local llegaron los Mossos. Antes, el padre no solo explicó lo que habría ocurrido en el interior de aquella vivienda, sino que también puso en conocimiento los antecedentes medicos de su hijo. Al parecer, sufre un problema mental que se controla con medicación. Según algunas fuentes llevaría unos siete días sin tomársela.

Los Mossos llegaron a la comisaría poco antes de las 17.30 horas y se hicieron cargo de él. Se lo llevaron en un coche patrulla a la comisaría de El Vendrell. Posiblemente, se le acusará de un delito de homicidio en grado de tentativa, aunque se deberán analizar las pruebas recogidas en el chalet además de la declaración del presunto autor y del padre.

El joven, según informaron fuentes de la investigación, se derrumbó en la comisaría de la Policía Local. Fue como un despertar de esa agresividad ciega que terminó con tres cuchilladas.

Comentarios
Multimedia Diari