Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Josema: «Se asciende desde el día a día»

El central madrileño de 30 años llega al Nàstic convencido de que es un proyecto para estar en el fútbol profesional

| Actualizado a 29 septiembre 2022 07:00
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

José Manuel Gómez ‘Josema’ (Torrejón de Ardoz, 30 años) pudo por fin debutar con el Nàstic. A la quinta jornada ha podido disipar las dudas que generó su pretemporada con un partido ante el Amorebieta sensacional, en el que fue uno de los mejores jugadores del encuentro.

¿Qué falta hacía esta victoria, para el equipo y para todos?

Sí. Veníamos trabajando bien. Los resultados no salían, pero nosotros estábamos tranquilos, porque el día a día era bueno y los entrenamientos salían bien. Daba rabia que no sacásemos los tres puntos, pero estábamos convencidos de que en casa y ante nuestra gente tenía que llegar. Y así fue. Buenas sensaciones, portería a cero y a partir de ahí, a crecer. Sabemos que tenemos argumentos.

¿El inicio no ha sido el esperado?

Somos un equipo con mucha gente nueva. Tenemos que adaptarnos. La pretemporada fue bien, se pudo ver por dónde quería ir el equipo, pero también se produjeron muchas lesiones que no han ayudado. El equipo ha tenido cabeza. Hemos estado centrados. No era fácil ante el Amorebieta por la dinámica que llevábamos. Pero sabíamos que la victoria tenía que llegar sí o sí. Fuimos sólidos, fuertes y lo sacamos.

¿Ha entrado de golpe en lo que es el Nàstic, tres partidos y ya hay quien lo quema todo?

Tú lo dices, es el Nàstic. Se tiene que ganar siempre. Estamos de acuerdo porque queremos ascender, para eso estamos aquí todos. Pero desde el día a día. El míster nos ha transmitido tranquilidad. Conociendo al equipo sabemos que las cosas irán bien. No podemos dejar que nos afecte lo de fuera. Hay gente madura en el equipo. ¿Qué ha tardado en llegar la primera victoria? Sí. A partir de ahora, dar el golpe encima de la mesa fuera de casa.

Suena como una liberación.

Insisto, el partido del otro día era engañoso. Era difícil. Pero había que ganar y hacerlo desde la portería a cero. Arriba hay calidad y en cualquier momento podemos hacer gol. Pero no podemos encajar goles, porque no vas a meter tres goles cada partido. Hay que sumar desde el trabajo defensivo, ordenados, como insistió el míster. Arriba la tuvimos y la metimos. No fue el partido más vistoso, pero se sacó.

¿Qué es el fútbol vistoso?

Eso pregunto yo. ¿Que la coja el portero, se la dé al central, que la pase al lateral y después de 50 pases empujar el balón a gol en la misma línea? Eso no es todo el fútbol vistoso. El mejor Real Madrid en tres pases se plantaba en la portería rival y te metía tres goles a la contra. También puede ser el Atlético de Madrid replegado en bloque bajo, defendiendo como animales y que te matan con un gol a balón parado. ¿La gente qué quiere? Ganar. Con la victoria se olvida todo. Hay buenos jugadores y se jugará bien, pero todo lleva un proceso. Son diez meses de competición. Había que ganar, coger confianza y una base sobre la que trabajar.

¿Confianza?

Es la base. Si no ganas, disminuye. El otro día estábamos en un punto en que necesitábamos ganar. Que cada uno, diese el 100%, se centrase en su posición. Yo en ganar duelos, defender bien y no equivocarme.

¿Cómo sienta poder debutar por fin?

Tenía muchas ganas. Me encontraba bien. Entiendo que desde el año pasado defensivamente se están haciendo bien las cosas –un equipo que acaba con tantas porterías a cero, lo dice todo. Tocaba trabajar en silencio para cuando llegara la oportunidad, que siempre llega, estar preparado.

¿Cómo ha llevado esa suplencia después de tantos años en Linares jugándolo todo?

Me he sorprendido a mí mismo. Soy un jugador que me he curtido en el barro. Un tío de equipo. No entiendo eso de los egos. Claro que quería jugar. Vengo del Linares, como dices, siendo capitán, hacer dos play-offs de ascenso a Segunda División y jugándolo todo. Me mentalicé en apoyar al equipo. Hacer un trabajo psicológico para ver cómo podía ayudar. El año es largo, me decía, y hay momentos para todos. Con la ayuda de mi novia, también, trabajo y tranquilidad, he conseguido llevarlo bien.

¿Deja que le lleguen las críticas de fuera?

Soy muy frío en el fútbol. Me abstraigo de todo. Me llegan comentarios y me dan igual. Confío mucho en mí. Luego puedo fallar, pero confío en mí. Sé lo que hago bien y mal. También cuál es mi profesión y que ni jugando bien le voy a gustar a todo el mundo, ni jugando mal le voy a dejar de gustar a todos.

Lo demostró en el partido, ¿se le vio muy cómodo?

Desde el primer día he estado cómodo. Es verdad que ante el Zaragoza hice un penalti que en liga no cometería o que hubiera fallado un pase y hubiera generado un gol porque mi posición es así de arriesgada. Pero me encontraba bien. Estaba tranquilo porque sé qué esto es el fútbol. Fallar, fallaré seguro. Es el juego.

El partido sirvió para mostrar sus virtudes: duelos por alto y conducción en la salida, como demostró en la jugada del gol.

Me gusta salir con el balón conducido. Por mis características me encuentro cómodo. Claro que era el primer partido y físicamente todavía no estás al 100%. No quise arriesgar en exceso. Por arriba igual. Si fuera más bajito te diría que me cuesta, pero con la envergadura que tengo me encuentro cómodo.

La competencia entre centrales es tremenda.

Eso es bueno. Te hace activarte en el día a día. No relajarte. Si lo haces, el otro lo aprovechará. Vienes a un Nastic donde los jugadores son de nivel y tienes que estar preparado para aprovechar cuando toque.

¿Qué te sedujo del Nàstic para dejar Linares donde estabas tan arraigado?

Tenía muy claro que quería venir aquí. Desde la primera vez que sonó mi nombre en Tarragona. Quiero hacer grandes cosas en este club. Cuando vine a jugar con el Linares me marcó. Cuando llegué con el autobús, la gente en los alrededores, el estadio, etc. Por eso nada más me llegó el interés, acepté sin pensar en la oferta económica. En Linares conseguí sacar mi mejor versión en todo. Madurez deportiva y fuera del campo. Me sentía importante, pero soy muy ambicioso. Quiero jugar lo más arriba posible en el fútbol. Tenga 20, 25 o 30 entreno como si fuera el único. Si me tiene que llegar la oportunidad de estar en la élite a los 35 lo aprovecharé. En Linares veía que hacía play-off y jugaba todo y vi que estaba preparado para tirar para arriba. El Nàstic es un proyecto de club para meterte en el fútbol profesional.

¿Se ha encontrado lo que esperaba?

Sí. Es más, me ha sorprendido el grupo del vestuario. Tenía cierta incertidumbre. Por eso de los egos. Me he encontrado con un equipo, el club entero, de personas humanas. El otro día lo demostramos con las inundaciones. Todos ayudando a sacar agua. Eso no se encuentra fácilmente en el fútbol.

Comentarios
Multimedia Diari