Whatsapp Diari de Tarragona
  • Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
    Diari
    Comercial
    Nota Legal
    • Síguenos en:

    Andreas Brehme, el héroe alemán de Roma muere a los 63 años

    Fue el autor del gol que dio la victoria a Alemania ante Argentina en la final del Mundial de Italia 90. En España, jugó en el Real Zaragoza

    20 febrero 2024 16:08 | Actualizado a 20 febrero 2024 16:16
    Se lee en minutos
    Participa:
    Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
    Comparte en:

    Andreas Brehme, el héroe de Alemania de la final mundialista de Roma en 1990 y exjugador del Bayern, del Inter, del Kaiserslautern y del Real Zaragoza, murió inesperadamente a los 63 años de un infarto, confirmó su familia después de que circularan informaciones de prensa al respecto.

    «Con profundo dolor comunico en nombre de mi familia que mi compañero Andreas Brehme murió inesperadamente de un paro cardíaco. Pedimos en estos momentos difíciles que se respete nuestra esfera privada», dice un comunicado de su compañera, Susanne Schaefer.

    El gol que le dio la victoria a Alemania ante Argentina, de penalti, en 1990, es uno de las señas que identificaban a Brehme como jugador.

    Brehme jugaba habitualmente de lateral izquierdo -al final de su carrera también jugó de líbero- y sus lanzamientos de falta con la pierna zurda eran temibles, pero, en el penalti de 1990, decidió rematar con la pierna derecha y fue gol.

    La decisión se debió a que Brehme -que era ambidiestro- había recibido un golpe en el pie izquierdo, pese a lo cual asumió el lanzamiento del penalti que no quiso tirar Lothar Matthäus, alegando que no se sentía seguro debido a que había tenido que cambiar sus botas y que estaba usando unas que habitualmente calzaba sólo en los entrenamientos.

    El segundo lanzador era Rudi Völler, que era el que había recibido la falta que ocasionó el penalti, y el seleccionador Franz Beckenbauer consideraba que quien había recibido la falta no debía lanzar nunca un penalti.

    A nivel de clubes, Brehme fue campeón alemán con el Bayern, en 1987, y con el Kaiserslautern, en 1998. Además, ganó la Copa de Alemania con el Kaiserslautern, en 1996, y la Copa de la UEFA con el Inter, en 1961.

    El título de campeón alemán con el Kaiserslautern es especialmente valioso ya que el equipo lo logró, dirigido por Otto Rehagel, tras haber ascendido y tras haber pasado una temporada en segunda división al descender justo en el año en que había ganado la Copa de Alemania.

    El día del descenso Brehme fue interrogado acerca de si se iría con el Kaiserslautern a segunda y dio una respuesta que marcó la decisión de muchos otros de sus compañeros y que fue clave para lograr otra vez el ascenso directo: «Juntos hemos metido el carro en el barro y juntos vamos a sacarlo».

    Con la selección jugó 86 partidos y marcó ocho goles. En 1990 fue uno de los jugadores clave de Alemania, no sólo por su gol en la final contra Argentina. Ya en 1986 había estado en la final, también contra Argentina, y había marcado, de falta, un gol clave en la semifinal contra Francia.

    El pasado enero, tras la muerte de Franz Beckenbauer, que había sido su entrenador en la selección, Brehme dijo que creía que el Kaiser «formará con Pelé y Maradona un triángulo mágico en el cielo».

    Brehme también probó suerte como entrenador, pero estuvo lejos de aproximarse siquiera a los éxitos que había logrado como jugador.

    Despedida del Zaragoza

    El Zaragoza se ha despedido con un mensaje en sus redes sociales del alemán Andreas Brehme, fallecido en la madrugada del lunes y que militó en el club aragonés parte de la temporada 1992/93.

    «Siempre te recordaremos, Andreas. Descanse en paz», publicó el Zaragoza tras conocer el fallecimiento del campeón mundial en Italia’90.

    El que fuera durante muchos años lateral izquierdo titular de la selección alemana fichó por el conjunto aragonés por su vinculación con la que sería su esposa, natural de Utebo (Zaragoza), que era azafata de vuelo y a la que conoció en uno de sus viajes.

    No destacó especialmente en el Zaragoza, con el que jugó 31 partidos entre todas las competiciones (24 en liga) y marcó cuatro tantos en los nueve meses que estuvo en el club, ya que se marchó en abril después de varios conflictos con el club y actos de indisciplina, el último de los cuales, negarse a jugar donde le indicó el técnico Víctor Fernández, fue la gota que colmó el vaso para la rescisión de su contrato.

    Comentarios
    Multimedia Diari