Las antiguas cocheras Boule de Reus se transforman en aulas

El edificio, que también fue un ‘súper’, ahora albergará a la organización sin ánimo de lucro Open Europe y Dom Spain

06 diciembre 2022 18:43 | Actualizado a 07 diciembre 2022 07:00

De cocheras, a bodegas, supermercado, almacén y, ahora, aulas de formación de la organización sin ánimo de lucro Open Europe y Dom Spain. El número 3 de la calle Boule de Reus volverá a albergar actividad tras años cerrado. «Era una pena que, con tanta historia, estuviera clausurado», comenta Alfred Blasi, director de Open Europe de Reus, asociación centrada en programas educativos. El edificio, de finales del siglo XIX, tiene la fachada protegida, pero no su interior, lo que permite reorganizar el espacio.

$!El espacio tendrá dos pisos, con aulas de formación y de ‘coworking’. FOTO: Alba Mariné

Actualmente, la organización desarrolla su actividad de cursos de idiomas y de desarrollo y gestión de proyectos comunitarios europeos en dos espacios. Pero «se han quedado pequeños», relata Blasi. Uno de ellos es la antigua sede de la Unió de Botiguers, en el arrabal de Sant Pere. «El edificio está protegido y no podemos habilitar un ascensor», señala. Entre estas dificultades y la falta de espacio, buscaron una nueva ubicación donde centralizar los servicios «aunque no sé si aquí podremos dar cabida a todo», añade.

Tras visitar varios locales, toparon con lo que fueron las antiguas cocheras de la familia Boule, en la calle que toma su mismo nombre. Está justo delante de la Cambra de Comerç «y es un edificio lleno de sorpresas», exclama el director de Open Europe de Reus. En el interior, hay unas altas columnas de hierro originarias que «hemos conservado». También se han encontrado varias mesas de mármol que acabarán integradas en el nuevo espacio. El edificio fue también almacén de vino y hay, todavía, los trullos subterráneos. Otra curiosidad es la fachada lateral, actualmente no visible porque queda tapada por el inmueble anexo. Desde el interior del almacén sí que hay un acceso, donde puede contemplarse. «Parece que era la principal. Tiene muchos ornamentos», observa Alfred Blasi. Además, está repleta de marcas de bala «por lo que aquí quizás hubo fusilamientos».

Ahora, el edificio está inmerso en una transformación, de la mano de la empresa Construcciones Samiber. Como que el techo es alto, se ha habilitado una segunda planta, donde habrá despachos, comedor, aulas... Mientras que en la planta baja habrá recepción, sala de actos y lavabos. «Queremos estar en Reus, potenciar la ciudad, y además, recuperamos un edificio histórico», recalca Blasi.

Se lee en minutos
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Temas:

Comentarios
Multimedia Diari