Los ‘men in black’ que quemaban contenedores en Reus

Los incendios provocados durante la tarde-noche de ayer, tras la finalización del partido Marruecos-España, terminó sin detenidos, pero con dos identificados. Por la tarde sí se arrestó a un joven (con antecedentes por delitos similares) cuando había encendido el contenido de un contenedor en la calle Vila-seca

| Actualizado a 07 diciembre 2022 14:07
Se lee en minutos
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

La finalización del partido de fútbol del Mundial de Qatar, entre Marruecos y España (los norteafricanos jugaban como local al quedar primeros de su grupo clasificatorio) se declaró de alto riesgo en la ciudad de Reus, donde hay una de las comunidades marroquíes más importantes de la provincia.

Las celebraciones de los 1.500 aficionados de ese país fueron en todo momento correctas, con euforia desmedida, pero sin provocar altercados. La Guàrdia Urbana de Reus y Mossos d’Esquadra destinaron efectivos para controlar la situación, que en algunos momentos concentró a 1.500 aficionados que desde la zona del Mercat del Carrilet se desplazaron como una marea por diferentes calles de la ciudad hasta la plaza Prim, epicentro de las celebraciones (del deporte o afición que sea) de la ciudad.

El gran número de aficionados obligó a cortar las calles para permitir que la marea humana llegara de forma pacífica hasta su punto de encuentro y el tráfico pudiera seguir sin que hubiera problemas entre peatones y coches.

Solo un incidente, menor, a última hora de la tarde fue la nota negativa de la alegría marroquí. Un retrovisor roto en la calle Misericòrdia del cual no se pudo identificar el autor. El resto de peligro (bengalas sobre todo) fueron más actos de celebración y euforia que riesgo de cualquier incidencia con intervención policial.

Los contenedores en llamas

Sin embargo, la tarde-noche balompédica iba a tener un regusto amargo con las noticias de quema de contenedores en diferentes puntos de la ciudad: Camí de l’Aleixar, Doctor Ferran, Països Catalans, Antoni Isern, Sant Bernat Calvó, Peñíscola... Todos los fuegos, provocados, estaban lejos de la afición marroquí, que de forma alegre y pacífica disfrutaron del pase de su selección a cuartos de final del Mundial.

Las informaciones que se recabaron de estos actos vandálicos es que era un grupo de personas, todas vestidas con ropas oscuras o negras (había chicos y chicas) que habrían ido en estos contenedores con la intención de provocar altercados. Algunas fuentes señalan que los presuntos autores serían jóvenes españoles y que el motivo del incendio también podría tener alguna intención de crear una falsa acusación a la afición norteafricana.

Además de los contenedores, una veintena, el fuego afectó coches, fachadas, puertas, árboles y mobiliario urbano.

Un detenido

Con las noticias que circularon por la noche de la quema de contenedores se habló de un detenido por parte de la Guàrdia Urbana de Reus. La información era cierta, pero imprecisa, ya que el presunto pirómano no estuvo en los actos vandálicos de la tarde-noche. Se localizó y se arrestó minutos antes de las 17 horas por la quema de un contenedor en la esquina de la calle Vila-seca con Modest Gené.

Fueron los clientes de un bar próximo quienes vieron al presunto autor con actitud sospechosa poco antes de que saliera humareda del contenedor. El detenido ya ha sido arrestado en otras ocasiones por hechos similares.

Comentarios
Multimedia Diari