Aún recuerdo cuando la ministra de Igualdad pedía que las mujeres pudiesen regresar solas y borrachas a sus casas, después de una noche de ocio, o lo que fuera. El día a día nos muestra que pretender esto, es una quimera, al menos de momento.

Multimedia Diari