Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Circular por las aceras, la infracción más habitual entre patinetes y bicis en Reus

La Guàrdia Urbana lleva a cabo esta semana la tercera campaña específica de control sobre estos vehículos

| Actualizado a 06 julio 2022 07:00
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Una joven baja por el paseo Sunyer con patinete eléctrico. Va por la zona peatonal y un agente de la Guàrdia Urbana rápidamente le da el alto. La chica para y el policía le informa de la infracción que estaba cometiendo. Después de explicarle lo sucedido, la identifica y levanta un acta. La joven se aleja a pie, con el patinete y el documento entre las manos.

La actuación forma parte de la campaña de control de ciclistas y vehículos de movilidad personal (VMP) –especialmente patinetes eléctricos– que durante toda esta semana está llevando a cabo la Guàrdia Urbana de Reus, coordinadamente con el Servei Català de Trànsit.

Los controles empezaron este lunes. Pasadas las seis de la tarde, se ubicaba uno en el paseo Sunyer, a la altura de la Estació Enològica. Allí es donde pararon a esta joven. Al cabo de un rato, pasan por la zona dos ciclistas, y los dos agentes los paran para hacer pedagogía. Y es que, como comentan, el objetivo de la actuación es también informar a los usuarios sobre la campaña, dar recomendaciones, informar de infracciones y, al fin y al cabo, concienciar de la importancia de respetar las normas de circulación para una buena convivencia con el resto de vehículos y peatones. Prestan también atención a los que cumplen con la normativa: un patinete eléctrico baja por un carril de circulación del paseo Sunyer y, al llegar al paseo de Prim –donde empieza un carril específico para bicis y patinetes– el usuario se incorpora a dicho carril. «Lo ha hecho correctamente», comentan.

Pasados unos minutos, deciden levantar el control y trasladarse a la calle de Sant Joan porque, como explican, la efectividad de este tipo de acciones es de unos 20 minutos. Transcurrido este tiempo, cambian de ubicación.

La calle de Sant Joan, en la zona del Mercat Central, la tienen identificada como uno de los puntos conflictivos. La acera es bastante ancha, por lo que muchos patinetes y bicis circulan por este espacio, sobre todo si les interesa ir en dirección contraria a la establecida.

Al cabo de poco rato, un ciclista sube por la acera de la avenida del President Companys, cruza por un paso de peatones de la calle Sant Joan con intención de seguir subiendo la misma avenida. Allí, uno de los agentes le da el alto y le informa de lo ocurrido. Mientras levanta el acta, otro ciclista es también aturado. En este caso, bajaba por la avenida del President Companys por la acera, en vez de ir por la calzada. Guàrdia Urbana, también levanta acta en este caso.

En 45 minutos que lleva en marcha el control, los agentes han detectado tres infracciones. La tipología coincide a lo que comentan que viene siendo más habitual: circulación por zonas de viandantes. En las dos otras campañas de esta misma índole llevadas a cabo este año, esta fue la infracción más detectada con diferencia, sobre todo entre patinetes: del 10 al 16 de enero se levantaron 87 actas por este motivo entre VMP y 4 entre bicicletas. En la campaña del 9 al 15 de mayo fueron 51 en patinetes y 3 en bicis.

Los agentes cuentan que también prestan especial atención a aquellos que circulan con auriculares, dado que está prohibido, o aquellos que no llevan elementos reflectantes o dispositivos de luz si conducen de noche o en situaciones con poca visibilidad. En el caso de las bicicletas, también destacan que los asientos para menores de 7 años tienen que estar homologados, igual que los cascos. Estos son algunos de los aspectos, pero, en general, están atentos a cualquier conducta que infrinja la normativa y, dado el caso, levantan acta. La sanción puede ascender hasta los 600 euros. Aunque todavía se producen muchas infracciones, Guàrdia Urbana asegura haber notado un descenso y una mayor concienciación. De hecho, desde hace unos meses que cada vez se ven más conductores de patinetes y otros VMP con casco, que es recomendable, pero aún no obligatorio.

Futuras regulaciones

Con el boom de patinetes eléctricos, en los últimos meses se está actualizando constantemente la normativa para hacer frente a la inicial falta de regulación. Los usuarios todavía lo están asimilando, y es que una regulación total acaba siendo un proceso largo. Ahora es ya impensable que un motorista vaya sin casco, pero no empezó a regularse hasta 1982 y diez años más tarde, en 1992, su obligatoriedad se extendió entre todas las motos y ciclomotores. Hasta ese momento, no era necesario en vehículos de 125 o menos centímetros cúbicos de cilindrada.

Así pues, la regulación del patinete eléctrico avanza, pero también a paso lento. De momento, ya se ha equiparado al resto de vehículos, se ha limitado por dónde puede circular y se ha establecido una edad mínima o se ha limitado a 25 km/h la velocidad máxima. Ahora, se sigue trabajando en la modificación del Reglamento General de Circulación, que se espera para finales de este año. De momento, no es obligatorio disponer de seguro para circular con VMP, pero con el reglamento, esto podría cambiar.

Comentarios
Multimedia Diari