Whatsapp Diari de Tarragona
  • Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
    Secciones
    Canales
    Diari
    Comercial
    Nota Legal
    • Síguenos en:

    En marcha el Gran Recapte d’Aliments: «Todo ha subido y hay que ayudar a quien no tiene»

    Hasta 230 puntos de recogida se han habilitado en supermercados y mercados de toda la provincia de Tarragona. Aceite, leche y conservas, lo que más falta hace

    24 noviembre 2023 20:44 | Actualizado a 25 noviembre 2023 07:00
    Se lee en minutos
    Participa:
    Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
    Comparte en:

    «Me he visto en circunstancias en las que he tenido necesidad, y aún a veces me pasa. A todos nos puede ocurrir. Por eso, quiero ayudar a quienes están peor», explicaba ayer Rosario Pedrosa tras dejar garbanzos, judías, pasta y galletas en los contenedores del Gran Recapte desplegados en el supermercado Carrefour de Reus. La campaña de donación de alimentos arrancó ayer y continúa durante toda la jornada de hoy con unos 230 puntos de recogida y 2.300 voluntarios en la provincia de Tarragona.

    Este 2023, el Banc dels Aliments pide especialmente aceite, leche y conservas. Y lanza el deseo de regresar a cifras precovid y cerrar el fin de semana alcanzando las 500 toneladas de comida que se registraron en 2019. Los donativos económicos seguirán abiertos hasta el 30 de noviembre en las líneas de caja y por Bizum a través del número 01836.

    En la demarcación, el Banc reparte productos mediante unas 160 entidades y posibilita que más de 37.000 personas tengan un plato en la mesa. De estas, 4.000 son niños y 1.000, lactantes. «Esperamos que el público sea sensible y generoso a pesar del contexto económico, y que sea solidario con las familias que lo necesitan», indicaba ayer el coordinador del Gran Recapte d’Aliments en Tarragona, Xavier Viejo.

    El género que entra estos días «supone una parte importante de todo lo que recaudamos al cabo del año». Y, una vez clasificado, se quedará en la zona. No son buenos tiempos para el Banc dels Aliments, que acusa el «descenso en la captación» de recursos y asiste con «preocupación» al «futuro reemplazo de productos que llegaban de la Unión Europea por tarjetas monedero, cosa que puede dejar sin alimentos a receptores». De inicio, ayer al mediodía, Viejo expresaba la percepción de que el Gran Recapte «está empezando bien».

    Y es cierto que, desde primera hora, fueron muchas las personas que se acercaron a echar una mano aportando alimentos. Es el caso de Yi Zhou, que comentaba que «hemos dado arroz y pasta. Es importante porque la gente lo necesita. Es verdad que todo ha subido. Pero, si la compra es carísima para todos, imagínate para quienes menos tienen».

    Otro vecino, Raúl Descarrega, explicaba que «colaboro porque sí. No se necesita ningún motivo. Se trata simplemente de ayudar un poco entre todos». «Ya lo había hecho otras veces y, si hay algo, trato de aportar mi granito de arena. Poco a poco se logran las cosas», añadía. Y Pedrosa también incidía en que «está difícil pero, al final, yo voy tirando y soy consciente de que hay gente que lo está pasando peor. Si todos lo tuviésemos en cuenta, podríamos ayudar mucho más».

    El papel de los voluntarios es fundamental para el desarrollo del Gran Recapte. Joaquim Garcia, que ayer arrimaba el hombro en los puntos de recogida de Reus, contaba que «lo que más pedimos son alimentos de larga duración». Y comprobaba que «este año, la gente lo ve todo caro y tal vez se retiene un poco, pero está donando y esperamos que la campaña sea buena».

    Pero con quienes primero se topaban los clientes al acceder ayer al centro comercial Carrefour –uno de los 230 puntos de recogida– era con alumnos del Institut Salvador Vilaseca. Dentro de su formación, jóvenes estudiantes de ESO repartían bolsas, ordenaban los productos y asesoraban sobre lo necesario. Maria Monlleó, profesora, explicaba que «es parte de una actividad más grande que se hace durante el curso de cuarto, Servei Comunitari» y «a los alumnos les cuenta como horas que se evalúan y es una manera de intentar mejorar la sociedad y ver qué significa».

    Una de las estudiantes, Alondra Rodríguez, detallaba que «me gusta ayudar a la gente y están viniendo muchas personas». Y otro joven, Eloi Galera, apuntaba que «informamos a quienes pasan y muchos se paran. Ayudar es algo importante».

    Copas menstruales y compresas

    El Banc dels Aliments de les Comarques de Tarragona, establecido en la calle Escultor Rocamora de Reus, sigue buscando nuevo local. El espacio en el que la entidad lleva a cabo su actividad actualmente está en manos de un fondo buitre y deberá vaciarse. En este sentido, Viejo señala que «tenemos varias oportunidades a la vista, en Reus y Tarragona, y las exploramos en contacto con los ayuntamientos, pero aún estamos haciendo gestiones para hallar un local adecuado y en el que no nos veamos, como ahora, amenazados de desahucio».

    Igualmente, la labor del Banc dels Aliments de les Comarques de Tarragona continúa adelante y pronto comenzará a «suministrar productos de higiene femenina, como compresas y copas menstruales, a nivel de la provincia». Se trata de artículos, a veces, inaccesibles para algunas mujeres.

    Comentarios
    Multimedia Diari