La avenida de Saragossa y la calle Lleó XIII tendrán barreras sónicas frente a la vía

Una enmienda a los Presupuestos Generales reserva 200.000 euros para activar el proyecto, reclamado por los vecinos que conviven con «ruido, vibraciones y grietas» por el tren

| Actualizado a 22 enero 2022 07:55
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

Los vecinos de la avenida de Saragossa y los de la calle Lleó XIII dejarán, por fin, de convivir con el ruido del paso de los trenes. Una enmienda a los Presupuestos Generales del Estado 2022 destina finalmente 200.000 euros a poner en marcha los movimientos para la instalación de barreras sónicas en los tramos de vía que discurren frente a estas dos zonas de Reus.

La colocación de pantallas era una reclamación vecinal que ya venía de lejos. La presidenta de la Associació de Veïns del barri Gaudí, Maria del Mar Escoda, explica al Diari que «en su momento, en las casas unifamiliares se hicieron mediciones de decibelios y se sobrepasaban, y más de cara a última hora del día con los convoyes de mercancías» y, al frente de la Associació de Veïns de Mas Abelló, Esperanza Galindo recuerda que «en Lleó XIII y en la Mare de Déu dels Desamparats se nota mucho el ruido y algunos tenían rajas en las paredes».

Las quejas de los residentes en estos dos ámbitos de la ciudad se habían vuelto más insistentes en los últimos años. La diputada del PSC en el Congreso Sandra Guaita apunta que «nos reunimos con los vecinos de un lado y del otro en varias ocasiones porque hacía tiempo que tenían esta petición, y también con el Ayuntamiento» y detalla que «al aprobarse los presupuestos, socialistas y PDeCAT transaccionamos una enmienda para que se haga el estudio y la implantación de las barreras sónicas». Así, como mínimo, los primeros pasos relacionados con este proyecto «seguro que no pueden irse más allá de este 2022» y «lo que está claro es que 200.000 euros se van a invertir en eso este año», tal como concreta Guaita. La diputada recuerda que «no todos los municipios ven igual estos elementos, porque son altos y a veces pueden tapar la visibilidad», así que «hemos revisado si los vecinos ya conocían lo que son las barreras y si mantenían su reclamación, y tanto nosotros como el Ayuntamiento constatamos que sabían perfectamente lo que son y que la demanda sigue en pie».

Aunque especifica que «de momento no hemos recibido confirmación de que vayamos a tener pantallas», desde el barrio Gaudí, Escoda añade que «es a última hora cuando las casas de la avenida de Saragossa tienen más molestias porque la estación está cerrada, así que la disminución de la velocidad de los trenes ya no se hace y el ruido que llega es más alto al pasar los trenes de mercancías». Por su parte, Galindo detalla que desde la calle Lleó XIII «se habían hecho varias peticiones al Ayuntamiento» y comenta que «por lo que sabemos, lo peor es el sonido, pero eso no es lo único porque, en las viviendas de los vecinos de aquí también ha habido, al parecer, algunos problemas de grietas que han ido apareciendo con las vibraciones».

Recogida de firmas

Esta última cuestión la conoce bien Benito Jerez, un vecino de esa calle y que participó en la recogida de firmas que los residentes de la zona llevaron a cabo hace un par de años para lograr las barreras. «En algunas viviendas, cuando pasan los trenes, hay muchísimo ruido, no solamente en Lleó XIII sino también en el pasaje de la Mare de Déu dels Desamparats», y a algunos «también les tiemblan los muebles y hasta se les han llegado a romper baldosas», dice. Sobre el estruendo, «las pantallas acústicas son lo que necesitamos tener», precisa. Y es que «ya hace unos años, para tratar de mejorar en algo la situación, aquí se plantó vegetación, se pusieron plantas y son enormes, deben llegar a los seis metros, y no son la solución definitiva». Las barreras, según esperan los vecinos, «serán más bajas y seguramente hagan mejor la función que se pretendía y paren el ruido».

En cuanto a las vibraciones y las fisuras en algunas paredes o en los suelos, «se ha pedido también que se vuelvan a colocar piedras en el fondo de las vías, que hace cinco o seis años que no se rellenan, porque eso lo estabiliza todo y hace que no se genere tanto traqueteo, y ayudaría», apunta Jerez. En Lleó XIII y en el pasaje de la Mare dels Desamparats se ubican una veintena de viviendas unifamiliares que esperan poder empezar a ahorrarse pronto los inconvenientes de vivir tan pegados al recorrido de los trenes, que «circulan a más velocidad a última hora del día» y, con ello, «todo empeora un poco más».

Entre los inmuebles de este punto y los de la avenida de Saragossa, al menos cinco manzanas de viviendas se beneficiarían de la colocación de las barreras sónicas. La distancia entre las casas y el trazado del tren es, en algunos casos, de apenas 15 metros. Los 200.000 euros deben invertirse a lo largo del ejercicio 2022, aún pendientes de saber qué parte de la intervención ligada a las pantallas podrán cubrir. Los vecinos esperan que las barreras «se coloquen realmente; no nos gustaría que esto sea una promesa que se hace y que luego queda en nada», y piden que se haga «pronto, cuanto antes, que la situación no se demore años como ha pasado ni acabe en el olvido».

Por su parte, el alcalde de Reus, Carles Pellicer, valora que «las barreras sónicas forman parte de la lista de reivindicaciones que desde el Ayuntamiento de Reus hacemos a Adif y que ya tenemos encarriladas después de muchos años de trabajo». Se trata, según apunta, de «proyectos para dar un mejor servicio a la ciudadanía y ganar en calidad de vida». «Las pantallas», tal como indica Pellicer, «son una larga demanda de los vecinos, y tienen razón por las molestias que les causa el paso de los trenes». Es por ese motivo que, tal como precisa el alcalde, «desde el Ayuntamiento les hemos dado pleno apoyo porque es importante hallar una solución».

La misma enmienda a los Presupuestos Generales del Estado 2022 contemplaba también otros 150.000 euros que van a ir orientados a proseguir los estudios para la materialización y la puesta en funcionamiento del futuro apeadero de Bellissens, que se encuentra ahora bastante encauzado.

Comentarios
Multimedia Diari