Mas Pellicer, un mes después del disparo

La tensión baja en el barrio tras semanas de presencia policial en sus accesos. Los vecinos piden más luz contra la delincuencia

| Actualizado a 04 diciembre 2021 12:40
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Desde que, hace cerca de un mes, una persona disparó a otra con una escopeta de perdigones en Mas Pellicer, a plena luz del día, el barrio pasó a quedar bajo una intensa vigilancia policial. En la zona se instaló cierto temor, teniendo en cuenta que el suceso culminaba múltiples episodios de incivismo y actos vandálicos reiteradamente denunciados por los vecinos. En las últimas semanas, todas las noches, la presencia de Mossos d‘Esquadra se ha estado haciendo muy evidente en los accesos a Mas Pellicer, a menudo con varios vehículos y agentes que controlaban los movimientos en esta área. Pero, desde hace poco, estas labores de prevención han ido recuperando la discreción pese a seguir llevándose a cabo.

Quienes viven allí cuentan que «la tensión ha bajado», porque «hubo momentos en los que sí que tuvimos miedo» y piden que no se actúe solo cuando ya se ha producido un conflicto: «Reparar los 20 o 30 puntos de luz que no funcionan es un buen sistema para dificultar la delincuencia», explica el presidente de la Associació de Veïns I de Maig, Eduardo Navas. Lamenta que «hará quizás más de un año que no tenemos mantenimiento de las farolas, incluidas las grandes de cuatro brazos y los focos, y aquí estamos cansados de tener que pedirlo todo». Destaca especialmente la situación de «tres bloques seguidos, al menos entre el 45 y el 47, que no están iluminados». «Da apuro llegar a casa si no ves ni quién hay por ahí», añade Navas, que dice que «la falta de luz favorece el trapicheo y ayuda a que todo el mundo haga lo que le da la gana».

Ayer, el ritmo del barrio volvía a ser el de cualquier otro día, casi de vuelta a su normalidad. «Ahora se puede decir que estamos algo más tranquilos, parece que la cosa está yendo a menos, pero aun así nos gustaría que, de una vez por todas, se pudiera hacer lo que hemos reclamado siempre, que haya patrullas a pie de la Guàrdia Urbana pasando por aquí y que eso dé sensación de calma». Antes del disparo de perdigones, que dejó un herido, «veníamos de botellones, de tener fogatas en las calles, y todo se juntó y llegó a una situación que ya era insostenible», añade el presidente de I de Maig.

Fuentes de Mossos d’Esquadra consultadas indican que Mas Pellicer sigue presente en los planes de seguridad del cuerpo y que estas tareas no se han abandonado sino que, en general, se van adaptando al contexto que se da en la zona en cada momento concreto. Detallan, también, que no siempre la intervención policial resulta visible, sino que a veces se realiza de forma que pase más desapercibida. Durante prácticamente todo noviembre, ya desde la avenida de Bellissens se advertían, al anochecer, las luces de los vehículos colocados en la rotonda de entrada.

«Sería bueno que, desde Guàrdia Urbana, se diese apoyo constante y que el Ayuntamiento tratase a este barrio como hace con el resto de puntos de la ciudad», insiste Navas, que dice que «no tienen por qué pasar aquí, ni en ningún otro sitio, cosas que no se permitiría que pasasen en la calle Llovera, en la calle Monterols o en la plaza Prim; no somos menos que el resto, somos vecinos igual que todos y si tenemos los mismos deberes lo justo es contar con los mismos derechos».

Comentarios
Multimedia Diari