'Boom' de apertura de nuevos negocios en el centro de TGN

La ligera bajada de los precios del alquiler de algunos locales y las ganas de emprender tras la pandemia, podrían ser algunas de las razones de la proliferación de comercios

CARLA POMEROL

Whatsapp
Hace unos días, el local del nuevo Sirvent, en obras. Ayer se inauguró. FOTO: PERE FFERRÉ

Hace unos días, el local del nuevo Sirvent, en obras. Ayer se inauguró. FOTO: PERE FFERRÉ

Se ha convertido en algo habitual en los últimos días pasear por Tarragona y encontrarse con locales en obras y operarios trabajando. Algo se está cociendo en la ciudad, sobre todo, en la zona centro, donde se están abriendo nuevos negocios en locales emblemáticos que, hasta hace unas semanas, estaban cerrados. Algunos de los ejemplos son la tienda Colet de la calle Sant Agustí, o la Sirvent, que inauguró ayer su nuevo establecimiento ubicado en la Plaça Corsini, y dedicado a productos gourmet y bombonería. Todavía no se sabe muy bien a qué se debe esta proliferación de nuevos negocios, aunque algunos expertos apuntan a una bajada del precio de los alquileres y a la necesidad de emprender de los jóvenes, tras casi dos años inmersos en una pandemia. Sea por lo que sea, la ciudad vuelve de nuevo tener actividad a las puertas de la Navidad.

Una de las particularidades de la apertura de estos negocios es que, la mayoría, se están llevando a cabo en locales emblemáticos. Es el caso de la antigua Caixa de la Plaça Imperial Tarraco –esquina con Pere Martell–, que ahora está en obras y que, en breves, se abrirá una nueva clínica de cirugía estética Dorsia. Por otro lado, en los bajos del antiguo edificio de Telefónica, en la Rambla Nova, están trabajando en la puesta en marcha de un restaurante, que se llamará Peccatum Mediterraneum, especializado en pizzas y comida mediterránea. En la Plaça Corsini, ayer se inauguró la nueva tienda de la Sirvent, donde antiguamente había El Negrito i la Negrita. Al lado, en un local que hasta hace unos días era una administración de lotería, abrirá sus puertas un Panishop. Y así podríamos seguir hasta hacer una larga lista.

Otro de los fenómenos que se ha registrado en Tarragona es el auge de los restaurantes de comida japonesa, concentrándose la mayoría de ellos en el primer tramo de la Rambla Nova. Por otro lado, el entorno de la Plaça Jacint Verdaguer, y concretamente en las calles Comte de Rius y Emperador August, se ha llenado de restaurantes de comidas de otros países. El hawaiano Maiki Poke, el japonés Ramen Shifu y, dentro de unos días, un local de wok para llevar en la calle Comte de Rius, son algunas de las novedades.

«Está claro que hay cierta reactivación, que se comienza a ver movimiento. Si esta tendencia acaba consolidándose sería muy interesante para la ciudad, no solo a nivel económico, sobre todo, a nivel social y ciudadano», explica Laura Roigé, presidenta de la Cambra de Comerç de Tarragona, quien asegura que «lo que demuestra esta tendencia es que en los próximos días tengo previsto asistir en bastantes inauguraciones». La situación, según la presidenta del ente, es buena para «el estado de ánimo de la ciudad» y para «la recuperación de la confianza». Tarragona vuelve a ser una plaza interesante para los inversores. Pese a ello, Roigé alerta de que «todavía no debemos cantar victoria», teniendo en cuenta que el centro de la ciudad viene de una desertización total en los últimos tiempos.

En esta misma línea, el presidente de la Via T, Salvador Minguella, apunta que una de las causas que ha provocado este boom podría deberse al espíritu emprendedor que surge tras una época de depresión. «La cosa está funcionando, se ve gente por la calle y las administraciones aportan elementos necesarios para que así sea», dice Minguella.

Otra de las razones por las que se están abriendo negocios en la ciudad podría ser, según Lluís Colet –empresario tarraconense y conseller de Comerç de la Cambra de Comerç de Tarragona–, la bajada del precio del alquiler de algunos locales comerciales. «El cierre de oficinas bancarias y la gran oferta de establecimientos vacíos han hecho que los precio bajen», explica Colet, quien hace unos días ha abierto otra tienda de alimentación, esta vez en la calle Sant Agustí. Es el tercer establecimiento que pone en marcha en la ciudad. El primero fue el Colet del Polígon Francolí –en 1997– y, hace seis años, abrió puertas el de la Vall de l’Arrabassada. Todos están a pleno rendimiento. «Ya hace tiempo que queríamos abrir algo en el centro. Teníamos claro que el objetivo era estar en el rovell de l’ou. Salió la oportunidad y nos hemos tirado a la piscina», explica Colet.

«Tarragona está de moda»

Según Florenci Nieto, presidente de Pimec Comerç Tarragona, la apertura de nuevos negocios es normal, después de haber cerrado tantos en los últimos meses. «El objetivo es volver a estabilizar el comercio. Que los que han cerrado, vuelvan a abrir», dice Nieto, quien recuerda que con la pandemia ha cerrado el 30% de los negocios de la ciudad. «Eso es lo incoherente, lo que va contra natura. Ahora nos estamos poniendo al sitio que toca», añade. Por otro lado, el presidente de Pimec Comerç Tarragona está convencido de que «nuestra ciudad vuelve a estar de moda, las empresas quieren invertir aquí». Finalmente, Nieto también opina que muchos trabajadores, cansados de la incertidumbre de no saber si su empresa cerrará o no, ha decidido abrir un negocio por su cuenta.

Eva Carrión es una de estas valientes. Tiene 22 años y, el pasado agosto decidió, junto a su pareja, abrir un restaurante de cocina hawaiana en el centro de la ciudad: Maiki Poke Tarragona. «Tenía ganas de emprender y dejé mi trabajo», explica.

Las inauguraciones en la ciudad son una constante. Ayer fue el turno del Sirvent. Casa Fundada el 1860 –este es el nombre registrado–. En este caso, la empresa familiar abre otra de sus tiendas –y ya es la octava– en Tarragona. Está ubicada en la Plaça Corsini, justo delante de otra Sirvent. Una zona que se encuentra en pleno esplendor y que funciona como centro neurálgico comercial.

Temas

Comentarios

Lea También