«La van a operar y la bendición puede ser de ayuda»

La iglesia de Sant Llorenç acogió ayer la misa dedicada al patrón de los animales y el padre Xavier Reñé bendijo a una docena de perros 

| Actualizado a 18 enero 2022 11:54
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

La iglesia de Sant Llorenç, en la Plaça de la Pagesia, en la Part Alta de Tarragona, acogió ayer la misa de Sant Antoni, patrón de los animales. Una vez terminada se procedió a la tradicional bendición a una docena de perros que, con sus dueños, no se perdieron la cita.

Sant Antoni se celebraba antaño en los pueblos, donde la figura era fuertemente venerada. Así lo explicaba ayer Xavier Reñé, el cura que celebró la misa debido a que es el consiliario del Gremi de Pagesos de Tarragona. «En muchos municipios es fiesta mayor por Sant Antoni, el cual es un personaje popular que quizás actualmente ha quedado más en segundo plano, aunque todavía hay gente que le reza», señalaba Reñé.

Asimismo, contaba que «antes, en los pueblos, se bendecían a los animales que ayudaban a los agricultores en sus tareas en el campo, como caballos y mulas, pero aquí en la ciudad ya no se encuentran de estos y la tradición se mantiene pero con animales de compañía, principalmente los perros y a veces algún gato». En este sentido, Reñé defendía que «estos animales hacen una gran función para mucha gente que está sola, que cada vez hay más».

La festividad de Sant Antoni llega un mes y medio después que el Congreso de los Diputados aprobara la modificación del Código Civil, la Ley Hipotecaria y la Ley de Enjuiciamiento Civil sobre el régimen jurídico de los animales para que dejen de ser tratados como objetos para ser tratados como seres vivos con sentimientos. Reñé celebraba la aprobación de esta normativa: «Yo también tengo un animal de compañía, está claro que tienen sentimientos y son como nosotros en casi todo, por lo que se les tiene que tratar siempre bien y hay que cuidarlos».

Eran las 11 horas de la mañana cuando empezaba la misa, y algunos de los perros presentes la siguieron desde el interior de la iglesia de Sant Llorenç, mientras que otros esperaron fuera al momento de la bendición. De hecho, en la Plaça de la Pagesia se encontraba Caridad Hurtado junto a Pinta, una Border Collie. La mujer explicaba que «estoy aquí fuera mientras mi hija, que es la dueña de la perrita, y mi marido, que se llama Antonio y es su santo, siguen la misa». Así, señalaba que «hemos venido a misa a dar gracias, porque somos creyentes, y a mi hija le encanta que le bendigan a Pinta, es una tradición de cada año pero que sentimos de verdad, con convencimiento».

También esperaban a que acabara la misa Carolina Jové y Salvador Escarré con Isis, un Bichón Maltés. «Solemos venir siempre que podemos y que el trabajo nos lo permite», aseguraba Jové, mientras que Escarré apuntaba que «el año pasado no vinimos por la covid-19». Con todo, la chica defendía que «es Sant Antoni y nos gusta venir porque es por ella, además el miércoles la operan y la bendición puede suponer una ayuda para que vaya bien».

En relación a la nueva legislación sobre los animales aprobada por el Congreso, Jové señalaba que «lo vemos perfecto y antes lo tendrían que haber hecho, pues los animales son seres que sienten, no es algo utilitario». En esta misma línea, añadía que «todo lo que sea avanzar en que los animales tengan más derechos y puedan entrar en más sitios adelante, al final son uno más de la familia».

Finalmente, sobre este hecho, Ana García y Paula Falcó, madre e hija, aseguraban que les parece «genial» y esperan que con esta nueva ley «no haya tanto abandono y se castigue más el maltrato». Iban con Bimbo y Polo, dos perritos Yorkshire.

Comentarios
Multimedia Diari