Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Los acusados de apuñalar y matar a un hombre en Tarragona en 2021 se declaran inocentes

El asesinato tuvo lugar en un descampado del barrio de Campclar

| Actualizado a 28 octubre 2022 16:56
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Los dos acusados de matar a un hombre en marzo del año 2021 en Tarragona se han declarado inocentes en la última jornada del juicio que se ha celebrado esta semana en la Audiencia de Tarragona. Han relatado que tenían una relación de amistad con la víctima y han explicado que les fió papelinas de heroína el día del crimen, mientras se encontraban al descampado próximo al establecimiento de Bricodepot.

El hombre acusado ha lamentado que no se haya hecho una investigación paralela y ha incriminado al único testigo de los hechos como posible autor del asesinato. El fiscal ha elevado la acusación a asesinato, con alternativa de homicidio, pero ha mantenido la petición inicial de 18 años y 6 meses de prisión por este delito y el de robo con violencia para uno de los acusados.

Así, el ministerio fiscal ha retirado la petición por un delito de asesinato a la otra acusada porque considera que ha quedado acreditado que no participó en la agresión con arma blanca que causó la muerte del hombre. En cuanto a la acusación particular, ha mantenido la petición inicial de 20 años por un delito de asesinato para los dos acusados y ha elevado a seis meses más la pena por robo con violencia y hurto – que suma un total de cuatro años y seis meses. En el caso de las defensas han vuelto a pedir la absolución de sus representados.

Los acusados declaran que son inocentes

Los dos acusados, que han respondido solo las preguntas de sus abogados, han asegurado este viernes que no mataron al hombre el 25 de marzo de 2021. El acusado ha explicado que eran amigos con la víctima desde hacía cinco años y que se drogaban juntos. También ha descrito al muerto como una persona que tenía enemigos, agresiva, y ha afirmado que había estado en la prisión para matar un taxista. En su declaración, el acusado ha reconocido que fueron al descampado, próximo al establecimiento Bricodepot -situado en el barrio de Campclar-, para drogarse con la otra acusada, que es su pareja. El hombre ha declarado que la víctima los ofreció dos papelinas de heroína y que acordaron que las pagarían más tarde. Además, ha comentado que después de inyectarse la sustancia, su pareja se marchó.

El acusado también ha manifestado que volvieron más tarde al descampado para reclamar su móvil, pero que en el segundo encuentro el hombre muerto no estaba. Según él, el único testigo de los hechos no le quiso devolver el dispositivo móvil y entonces empezaron a discutir. “Para nosotros ha sido un calvario, somos inocentes, hace dos años que estamos en prisión cuando no hemos sido nosotros”, ha declarado el hombre.

A su vez, ha lamentado que no haya habido una investigación paralela. “Hay personas que son culpables y tendrían que haber estado en esta sala. Tenemos que aclarar los hechos, posiblemente ha sido la persona que nos ha señalado”, ha dicho el acusado, refiriéndose al testigo principal.

Por su parte, la otra acusada ha negado ser autora del asesinato y ha declarado que nunca robó ningún teléfono móvil. También ha explicado que los agentes de los Mossos d’Esquadra la detuvieron sin informarla de los delitos por los cuales se la arrestaba. “Era mi amigo –la víctima- no tenía necesidad de hacerle daño ni a él ni a nadie”, ha sentenciado.

En el momento de las conclusiones finales de la acusación particular, que defiende la familia del hombre muerto, la acusada ha empezado a gritar que era inocente y ha tenido una actitud agresiva hacia el letrado. Los Mossos d’Esquadra se han llevado a la mujer al calabozo. Finalmente, ha vuelto a la sala y ha hecho uso del último turno de palabra, cuando ha reiterado su inocencia y se ha disculpado por el comportamiento anterior. También lo ha hecho el otro acusado, que ha insistido que el culpable de la muerte de la víctima “continúa en la calle”.

Las peticiones de penas elevadas a un delito de asesinato

El ministerio fiscal ha elevado el delito de homicidio al de asesinato en las conclusiones finales, a pesar de que ha mantenido las penas demandas en el escrito de acusación inicial. En concreto, ha solicitado catorce años de prisión por la muerte del hombre y cuatro años y seis meses más por un delito de robo con violencia. Previamente, había solicitado estas penas para los dos acusados, ahora, pero, solo lo ha hecho para el hombre, puesto que cree que ha quedado acreditado durante el juicio que la acusada no participó en el apuñalamiento. Así mismo, el fiscal ha defendido que los peritos policiales y los médicos forenses corroboran la declaración del testigo principal.

La fiscalía también ha reclamado una indemnización de 42.000 euros para cada progenitor de la víctima de responsabilidad civil y, en el caso de la acusada, ha solicitado también una pena de 24 meses de multa, con cuota diaria de 12 euros, por un delito continuado de rotura de condena. La mujer tenía prohibido acercarse a la zona del establecimiento de Bricodepot por una sentencia del mes de febrero del año 2020.

En cuanto a la acusación particular, ha mantenido la petición de pena de 20 años por un delito de asesinato para los dos acusando. El abogado ha defendido la coautoría del crimen porque considera que a pesar de que el hombre es presuntamente el autor material de las puñaladas, su pareja era conocedora de que llevaba una arma blanca y que sabía qué era el “propósito” cuando los dos volvieron al descampado para buscar el teléfono móvil. A su vez, ha pedido seis meses más por el delito de robo con violencia, alegando la agravante de abuso de superioridad. Por lo cual, el letrado ha solicitado cuatro años y seis meses de prisión.

Las defensas piden la absolución

Los abogados defensores han pedido la absolución de sus representantes y han sostenido que no hay pruebas que los incriminen. La letrada del hombre ha defendido que los restos biológicos de ADN encontrados en las uñas de la víctima no coinciden con las de su cliente y ha señalado que se ha probado que el acusado era un consumidor habitual de sustancias estupefacientes.

Además, el abogado de la acusada, también ha subrayado las contradicciones de los testigos y ha insistido en el hecho que el autor material de las puñaladas “continúa libre”. El tribunal libró el objeto del veredicto al jurado popular el próximo miércoles. Se prevé que a finales de semana emitan su resolución.

Comentarios
Multimedia Diari