¿Sobran 1,4 millones en serveis socials en TGN?

El superávit, en entredicho. CUP y Junts critican a Carla Aguilar (ECP) por el remanente del IMSS «en el año de la Covid»

| Actualizado a 23 marzo 2021 06:47
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Es bueno que el Institut Municipal de Serveis Socials (IMSST) tenga superávit económico en el año de la pandemia? Este fue el debate que se puso ayer sobre la mesa en el Consell Rector de Serveis Socials, que avaló con los votos a favor de ERC, Comuns, Junts y CUP la liquidación del presupuesto de 2020, que se ha cerrado con un remanente de tesorería de 1,4 millones de euros, un ahorro neto de 1,1 millones y un resultado presupuestario positivo de 986.183 euros. Estos buenos números fueron carne de crítica, especialmente por parte de los dos socios del gobierno municipal: Junts y la CUP. «Lamentamos este resultado en el año de la pandemia, y nos preocupa el hecho de que este remanente sea por la falta de personal», indica la concejal Cristina Guzman (Junts), quien considera que es «imprescindible» ampliar la plantilla «para poder mejorar la gestión y la eficacia de un área tan importante como esta».

En la misma linea se expresa Eva Miguel (CUP), quien apunta a una «falta de diligencia» por parte de la gerencia del IMSST. «El gerente no debe cobrar los objetivos contractuales, ya que está claro que no los ha logrado», afirmó la edil anticapitalista, quien apuntó también a la concejal Carla Aguilar. «Se comprometió a fiscalizar trimestralmente los números para que no se repitiera el superávit», recordó ayer la cupaire. Por su parte, Carla Aguilar (Comuns) apeló al «año extraordinario que se ha vivido» y, de hecho, afirmó que el control en la evolución del gasto «ha evitado un superávit aún mayor», recordando «los cuatro modificativos de crédito» que se aprobaron para impulsar la ejecución de un presupuesto que se ha completado en un 87%. «El ahorro no es por la falta de ayudas, no ha sobrado dinero», justificó la edil.

Desde el PSC, Mario Soler reconoce que «esperábamos que no sobrara tanto dinero», a la vez que se muestra «desilusionado» con la «contabilidad análitica que dijeron que querían implantar para controlar el gasto». De manera comprensiva se explica también Francisco Domínguez (Cs), quien entiende la «excepcionalidad» de 2020, y apuesta por «acordar el destino de este remanente».

Finalmente, Elisa Vedrina (PP) lamenta la «falta de diálogo» y que «la política la dicte la CUP». ¿La foto de hoy para al acuerdo del superávit será un primer sondeo sobre la posible entrada de las cupaires al gobierno municipal? Se admiten apuestas.

Comentarios
Multimedia Diari