Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Rebost de Bellissens: de la huerta al plato, pasando por las aulas

Una aplicación móvil moderniza el sistema de comandas de la particular tienda del Institut d’Horticultura i Jardineria de Reus. Los alumnos cultivan y venden hortalizas y flores

| Actualizado a 06 diciembre 2022 07:00
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

«Hace unos cuantos años, creamos la oportunidad de que los alumnos vendan lo que ellos mismos van produciendo», apunta Josep Maria Peman, profesor del Institut d’Horticultura i Jardineria de Reus. El centro abre todos los miércoles, de 10 a 13.30h., el Rebost de Bellissens, un espacio en el que «igual que aprenden a cultivar una lechuga, los estudiantes también la comercializan».

Alrededor de 20 cestas cargadas de verduras y hortalizas de temporada salen de los invernaderos cada semana. Y también hay una parte de garden que añade plantas ornamentales a este proyecto pedagógico, en el que participan la gran mayoría de los ciclos formativos. Cualquier persona puede comprar en el Rebost de Bellissens. Recientemente, Adrián Perea, que está completando el ciclo medio de Producció Agroecològica, ha ideado una aplicación móvil que agiliza las comandas y lleva todavía un paso más allá la iniciativa.

«Barajábamos fórmulas para actualizar el sistema de encargos y, mirando, vi que había la opción de poner en marcha una app como tal», explica Perea, de 21 años, que dice que «se puede descargar desde la web del Institut d’Horticultura o mediante los códigos QR que tenemos repartidos por el recinto y también se puede compartir, y está bien porque permite realizar comandas fácilmente». «Aprendí a hacerla curioseando por internet, resolviendo los problemas que aparecían, y pienso que puede ser útil incluso para contabilizar lo que se vende», precisa.

Con la aplicación, «recibimos las comandas al momento», indica Josep Maria Bages, otro docente del centro, que destaca que «vendemos en cajas, a pequeña escala, y así los alumnos aprenden de todo: identificar el punto óptimo, recolectar, clasificar, preparar los productos y entregarlos». «Trabajamos con cestas cerradas pero, si lo prefiere, la gente puede pedirnos lo que más le convenga», especifica.

Bages subraya que «el nivel de calidad de lo que ofrecemos es muy elevado» y el género «depende del momento, porque es lo que los alumnos ha empezado a cultivar a partir del inicio de las clases en septiembre». Por ejemplo, «ahora es más de hoja» y «de cara a enero, introduciremos la planta de primavera: tomates, pimientos, berenjenas...». «Al final, cada vez son más frecuentes los canales cortos de comercialización, que el payés venda sus productos, y queremos trasladar eso a la formación», señala.

Lídia Vidal tiene 21 años, estudia el ciclo de Jardineria i Floristeria y también se ocupa de los cobros en el Rebost de Bellissens. «Me encargo del dinero, echo una mano a los clientes y también hago los albaranes», explica. La experiencia «es muy positiva, la gente se anima y vienen muchos de fuera a comprar». Lo que más piden los compradores, «en estas fechas tan cercanas a la Navidad, son las ponsetias», comenta, e indica que «como también las tenemos de color rosa, les llaman la atención y las quieren». «Esto es una forma de prepararte para lo que habrá en la vida real, hasta para saber atender», destaca.

De la mano de un ‘garden center’

Precisamente sobre la parte de garden, el profesor Tomàs Villaverde comenta que «tenemos la suerte de que el centro dispone de unas muy buenas instalaciones y desarrollamos este proyecto que pretende que el estudiante, al acabar, conozca las plantas, su comportamiento y que las pueda comercializar con toda esta información».

«Por otro lado, queremos que el alumnado tenga la capacidad de asistir al cliente con todo lo que comporta, que encuentre luego un trabajo en un garden center y sepa moverse con facilidad», sostiene. Si bien el Rebost ya lleva un tiempo en marcha, este es el primer año que va de la mano del garden y «nos retroalimentamos en cuanto a la clientela». Los miércoles, «ofrecemos un 20% de descuento en las plantas ornamentales», detalla. En Horticultura, «uno puede disfrutar de estar atendido por los estudiantes».

Comentarios
Multimedia Diari