Las quejas de los reusenses: calles sucias, aceras precarias, falta de poda y ratas

El Ayuntamiento recibió 1.830 reclamaciones en 2023. El gobierno acaba de activar una campaña contra el incivismo

01 mayo 2024 21:45 | Actualizado a 01 mayo 2024 22:07

Limpieza (497 quejas), vía pública (332), jardinería (262) y aguas y plagas (195) copan las reclamaciones formuladas por la ciudadanía al Ayuntamiento de Reus. En total, a lo largo de 2023 –por lo tanto, en el tránsito entre el gobierno que encabezó Carles Pellicer y el que ahora lidera la alcaldesa Sandra Guaita–, el registro municipal recibió 1.830, que son 17 más que el año anterior y 217 por encima de las de 2021, el primer periodo del que hay datos consultables.

Lo que preocupa a los reusenses puede hallar explicación en algunos eventos concretos: del relevo en la contrata de basuras hasta picos de incivismo, mantenimiento atrasado o la proliferación de roedores.

Ruidos derivados de los servicios de retirada de desechos, incidencias con los contenedores –por estar llenos o descuidados– tanto de superficie como de recogida neumática, trastos fuera de ellos e incluso solares en mal estado emergen entre las demandas vinculadas a la limpieza que, pese a aglutinar el mayor descontento, mejora considerablemente los datos del ejercicio anterior, con 106 quejas menos.

El incivismo ligado a la basura también aparece. Y basta con preguntar a pie de calle para percibir la importancia del tema. Ingrid Ortiz es vecina de la esquina de la calle de Sant Pancraç, donde aún funciona la neumática. «Esto siempre está lleno de suciedad porque la gente deja las bolsas fuera y eso genera moscas y ratas. Y tampoco parece que pasen a recoger mucho, ya que a veces los contenedores se ven llenos hasta dos o tres días», cuenta.

Un sobrecoste que no debería ser

De las arcas municipales salen al año 895.000 euros en servicios adicionales para combatir el incivismo de este tipo. Es un «sobrecoste para todos» pese a que «la gran mayoría cuida el espacio público», tal como detalló recientemente Guaita. El gobierno lanza ahora una campaña con policía de paisano y aplicará multas de 600 euros a quien no tire la basura donde debe y de 750 por abandonar trastos en la calle.

En esta línea, el concepto más veces repetido en las estadísticas de quejas al consistorio se refiere a las «calles sucias». Estas protagonizan hasta 316 sugerencias de esas 1.830, a veces también relacionadas con las áreas de vía pública y seguridad.

$!Las quejas de los reusenses: calles sucias, aceras precarias, falta de poda y ratas

Justo en cuanto a vía pública, aceras, pavimentos y rampas en mal estado son el gran foco de descontento. El alumbrado público, que a veces ha dado problemas de baja visibilidad o conflicto con el arbolado, es una derivada con 55 reclamaciones. Otra vecina, Cori Vilaltella, da su punto de vista: «Por ejemplo, en la calle Antoni Gaudí hay muchos baches» y «tenemos zonas, como la avenida Onze de Setembre, con poca iluminación» y «plazas donde hay garrapatas».

En seguridad, la mayoría de los 80 conflictos que reflejan las cifras del Ayuntamiento son originados por temas de señalización y de convivencia. Y en el área de jardinería, el motivo de las quejas no se afina más allá de deficiencias de poda. En el grupo de aguas y plagas, las ratas aparecen mencionadas 59 veces y las cucarachas, 29.

«En general, la ciudad no se ve del todo limpia», opina Aina Angulo, que reside en los alrededores del tanatorio municipal. «En mi caso, tengo perro y me gustaría que los pipicanes se cuidasen más», concluye.

En los últimos meses, el Ayuntamiento ha sacado adelante planes de poda, cerró un nuevo contrato de tratamientos contra las plagas y avanza en mejoras sobre vía pública, entre otros.

Se lee en minutos
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:
Comentarios
Multimedia Diari