¿Miedo al compromiso? Un temor de nuestro tiempo que se debe tratar

| Actualizado a 19 junio 2018 10:42
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

Hace mucho que el de casarse y tener hijos dejó de ser asumido como el proyecto vital más adecuado. Cada vez son más las personas que deciden libremente no casarse o no formar una familia, y pistas de que esas decisiones son habituales nos las dan los datos: una población cada vez más envejecida, una media de edad para contraer matrimonio que sube, descenso de casamientos al estilo tradicional...

Un estudio publicado por el Centro de Investigaciones Pew en Estados Unidos, país que puede servir de ejemplo para algo que se extiende por todo el mundo occidental, reveló que el número de matrimonios ha descendido de manera drástica. La mitad de los adultos están casados en la actualidad, pero la cifra se ha reducido en nueve puntos porcentuales durante el último cuarto de siglo. Entre los adultos solteros, casi la tercera parte no está segura de si se quiere contraer matrimonio algún día.

Una de las razones que explica este cambio de perspectiva con respecto a hace unas décadas es el crecimiento de la mujer en el ámbito profesional. Aunque tiene que afrontar retos como la igualdad salarial, está claro que el matrimonio dejó de ser una meta, el requisito fundamental para convertirse en alguien en la vida. La posibilidad de progresar en sus carreras profesionales pesa más, en muchas ocasiones, que la de formar una familia.

De hecho, un estudio realizado por varias universidades, y cuyos resultados fueron publicados por el diario británico Sunday Times, afirmaba que, cuánto más inteligente y preparada está una mujer, más le cuesta casarse. La investigación se basó en el estudio de 900 hombres y mujeres que fueron entrevistados primero con 11 años, y luego 40 años después.

Los resultados indicaban que las mujeres tienen un 40% menos de posibilidades de contraer matrimonio si han cosechado éxito en sus carreras, mientras que con los hombres sucede al revés: cuánto más preparados están y más inteligentes son, más posibilidades tienen de pasar por el altar. En concreto, un 35% más.

¿Decisión libre o determinada?

Cabe preguntarse, en todo caso, si está decisión de no comprometerse, de no casarse o no formar una familia, es una decisión que se hace desde la plena libertad o no. El Instituto Superior de Estudios Psicológicos (ISEP) explica que el miedo al compromiso no es un problema en sí mismo, a no ser que haga daño a uno mismo o a los demás.

Es importante, por lo tanto, detectar las causas que llevan a una persona a esa situación, para así poder trabajar lo que motiva sus miedo y cómo estos se pueden solucionar. En muchos casos, es necesario trabajar la autoestima para que la relación de pareja no cause inseguridad o sensación de angustia y descontrol.

El ISEP invita a contemplar el beneficio que se obtiene al comenzar y mantener una relación de pareja para mantener la motivación y hacer que disminuya el miedo al compromiso. Y es que el paso para poder afianzar una relación es disfrutar de ella, sin miedos ni inseguridades.

Disfrutar de la libertad sexual

Solemos vernos obligados a dar explicaciones o, simplemente, nos sentimos en la necesidad de hacerlo. En el discurso habitual de las personas que no tienen pareja aparece el deseo de libertad. Y eso abarca tanto la pretensión de no convivir con nadie, momento en el que entran en juego reglas no escritas, como el deseo de experimentar tanto como se pueda con la sexualidad propia.

Lo cierto es que hoy las posibilidades de tener este tipo de contactos se han abierto. Un portal de contactos como Liruch cubre necesidades de usuarios que, independientemente de su orientación sexual, quieren tener encuentros esporádicos. Pero portal contactos liruch no se enfoca solo a un tipo de relación, sino que facilita a los usuarios el poder decidir hasta dónde quieren llegar. Y es que no todos habilitan chats para conservaciones sin tener que pagar por un servicio premium, que permita al usuario dejarse ver por webcam o enviar imágenes privadas.

Lo que se pierde quien practica la soltería

Es verdad que el compromiso, en la mayoría de los casos, implica fidelidad. Y, por extensión, sujeción al hecho de tener relaciones sexuales solo cuando ambos miembros quieran. Y esto puede ser más o menos veces de lo que a uno de ellos le gustaría.

Pero incluso en materia sexual tener pareja tiene sus ventajas. La base del bueno sexo es la comunicación, ser capaz de transmitir a la otra persona lo que se desea, lo que gusta, sin que el retraimiento sea un problema. La confianza es un valor en las relaciones satisfactorias, y a la hora de explorar los límites del placer. A esto se suma, por supuesto, que tener sexo con una sola persona, cuyo estado de salud conocemos bien, es mucho más seguro que hacer lo propio con varias y que sean desconocidas.

No es lo único a lo que renuncia alguien que decide no tener pareja. Hay grandes eventos de la vida que solo se producen cuando se está con alguien, y hablamos de algo que, aunque pueda parecer intrascendente, también es muy deseado por quienes tienen la oportunidad de celebrarla: las despedidas de soltera.

Seamos realistas: el calor que brinda el grupo de amigas a la novia, el cariño con el que preparan su evento y las ganas que ponen de pasarlo bien en las despedidas de soltera en Albacete, por ejemplo, es algo que merece la pena experimentar. Y si recurrimos a este ejemplo es porque los packs de despedidas de solteras en Albacete han demostrado ser muy completos.

La ilusión por volver a casa, la complicidad y el apoyo que se tienen con una pareja, la mayor facilidad para afrontar situaciones delicadas en las finanzas o en el trabajo o que no haya que salir para divertirse con alguien son otras de las ventajas de tener pareja que se pierde un soltero.

Asumir (y no temer) el divorcio

Uno de los motivos que pueden explicar la soltería, aunque no se reconozca abiertamente, es el miedo al fracaso en la relación. Las estadísticas indican que el 35% de los matrimonios duran menos de cinco años, y haber vivido un divorcio en el entorno, sobre todo si es de los progenitores y en edades delicadas como la niñez o la adolescencia, puede marcar de por vida.

Es evidente que no todas las parejas estables acaban igual pero, si el momento llega, el divorcio solo se supera aceptándolo, evitando el aislamiento, aprendiendo a gestionar las emociones, buscando actividades placenteras o acudiendo a un profesional si se considera necesario, tanto Abogados Ciudad Real (si el divorcio es contencioso) como un psicólogo. Y, por supuesto, no hay que obsesionarse con volver a encontrar el amor.

Lo de “es mejor haber amado y haber perdido que nunca haber amado del todo” debe ser una filosofía de vida para quienes quieran vivir con intensidad. Al fin y al cabo, solo se vive una vez.

Expresar el desamor, una forma de superarlo

Aprender a gestionar las emociones es útil no solo para afrontar los fracasos, sino en cualquier momento de la vida. Los psicólogos consideran muy importante expresar las emociones, porque no hacerlo puede crear problemas, causar malestar. De hecho, la psicóloga Amparo Calandín explica en su blog que impedir que las emociones fluyan puede provocar enfermedades físicas y psicológicas como la psoriasis, úlceras o alopecia, entre otras.

Las imágenes con frases de desamor de Frases24.net dan buena cuenta de que el dolor de un desamor se puede expresar con frases. Mostrar tu tristeza en un estado de WhatsApp, por ejemplo, puede ser saludable si sirve para iniciar conversaciones que permitan el desahogo.

Comentarios
Multimedia Diari