Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Mujer con hijos a cargo, el perfil «habitual» en la demanda de vivienda en Reus

El Sindicat de l’Habitatge atiende a cerca de 30 casos y «muchos de ellos» son de este tipo de familia monoparental

| Actualizado a 18 julio 2022 07:00
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Las personas afectadas por cuestiones de emergencia habitacional piden ayuda una vez han recibido la notificación de desahucio y no antes, que es cuando deberían de hacerlo. Así lo explica el Sindicat de l’Habitatge de Reus, que vela por solucionar este tipo de problemáticas en la ciudad.

«Tal vez, llevemos una treintena de casos a día de hoy; contamos con algunos resueltos y la mayoría de gente que sufre estas situaciones ocupa pisos de bancos vacíos», cuentan desde la entidad. En la mayoría de casos «logramos detener la orden de desahucio y los jueces se fían de los que les informan desde Serveis Socials», completan.

El Sindicat destaca que uno de los requisitos por los que se pueden optar a un alquiler social es, principalmente, estar empadronado, algo que «es complicado, hay varios obstáculos». Nombran, por ejemplo, el desconocimiento del idioma, en el caso de las personas inmigrantes. «Aunque la emergencia habitacional afecta también a gente de aquí; atendemos a ambos perfiles», corroboran.

Como se comentaba anteriormente, el Sindicat de l’Habitatge pone de relieve la importancia de hacer seguimiento de un caso antes de que se produzca el desahucio: «Si nos llega una familia con la que poder tejer relaciones con su trabajador social y consigue que éste les haga el informe conforme están en situación de vulnerabilidad, siempre contribuye a que su caso se agilice».

La entidad reusense expone que «muchos de los casos que reciben son de mujeres que forman familias monoparentales a cargo de varios hijos, son habituales». Se encuentran en una situación «doblemente precaria» y «si se trata de una mujer inmigrante, suele presentar problemas para expresarse o desconoce dónde acudir para buscar de ayuda», trasladan.

El perfil de familias que vive un desahucio «suele contar con un sueldo, pero ha dejado de pagar el alquiler hace varios meses». En el mejor de los casos, si se corrobora que tienen una necesidad y no pueden hacer frente al pago del piso con el sueldo del que disponen para vivir, «contactando con Habitatge, se ha podido acordar un alquiler social en un piso de un banco, aunque no es así siempre», reconocen.

El Sindicat de l’Habitatge expone dos casos, como el de Fátima (nombre ficticio), madre de dos hijos de 18 años y un menor, habla castellano y estudia catalán. «Tiene una orden de desahucio para finales de este mes y ha conseguido un contrato», detallan. Desde la agrupación expresan, en este sentido, que ayuda mucho que se tenga predisposición. «Hablando con el abogado, la mujer ha conseguido una moratoria hasta septiembre; aunque es una buena noticia, la realidad es que con tan sólo un contrato no se puede hacer frente al alquiler», acotan. Este caso está derivado a Serveis Socials. «Todo es más complejo si no se tienen papeles, pero por ello es importante que consigamos transmitir sus necesidades a los órganos pertinentes», insisten.

«Completamente solas»

El segundo caso de familia monoparental con mujer al frente de la prole es el de Nassira (nombre ficticio), a cargo de cuatro hijas. «Nos encontramos a muchas mujeres que llevan la familia completamente solas, sin ayuda de nadie». En el ejemplo que nos ocupa, una de las hijas «se ha sacado un título y junto con la trabajadora social, pactamos iniciar un proceso de obtención de residencia por arraigo social, pues lo puede demostrar; ya sea con el dominio del idioma como con sus estudios, eso demuestra un sentimiento de identidad», manifiestan.

También añaden que «el prototipo de familias monoparentales crea a hijos luchadores, se esfuerzan por integrarse y ser uno o una más». «Además, hay muchos otros casos que, aunque haya hombres en la familia, por la razón que sea, son ellas las que se encargan de agilizar trámites en materia habitacional».

El Sindicat de l’Habitatge de Reus recuerda que existe necesidad, sea cual sea la procedencia, pero hace hincapié en que «los inmigrantes se tienen que sentir bienvenidos y tenemos que trabajar por acogerlos debidamente».

Comentarios
Multimedia Diari