Tarragona Movilidad

El AVE ‘low cost’ de Ouigo llega a Camp de Tarragona

La compañía francesa defiende que este servicio contribuirá en la recuperación económica del sector turístico del territorio

NÚRIA RIU

Whatsapp
A las 12.18 horas de la mañana llegaba el primer convoy Ouigo, desde Madrid, a la estación de Camp de Tarragona. FOTO: PERE FERRÉ

A las 12.18 horas de la mañana llegaba el primer convoy Ouigo, desde Madrid, a la estación de Camp de Tarragona. FOTO: PERE FERRÉ

«Ha sido muy corto, super cómodo y con asientos muy anchos», decía Sofía Martínez. Junto con un grupo de amigas habían acabado los exámenes de ADE y viajaban desde Madrid con el primer tren de la compañía Ouigo, que a las 12.18 horas de la mañana paraba en la estación de Camp de Tarragona, para pasar unos días en Altafulla. «Bueno, bonito y barato. Es fenomenal, seguro que repetiremos», añadía.

Más de una cincuentena de viajeros bajaron en este primer convoy, que desde ayer ofrece el operador francés de bajo coste. Hace dos semanas, esta filial del grupo SNCF inició la explotación de la línea de alta velocidad Madrid-Barcelona, con cinco conexiones diarias. Ayer, se estrenaba la parada de Camp de Tarragona, que hasta el próximo día 2 de octubre, de momento tendrá un solo servicio. La compañía defiende que esto es una «prueba piloto», con la intención de incrementar las conexiones de cara el año que viene, para convertir esta estación una terminal «clave» con más de 50.000 viajeros al año.

El estreno fue por todo lo alto, con una numerosa representación de autoridades locales, que dieron la bienvenida a una compañía que defiende que su apuesta generará un impacto «muy positivo» en la economía del territorio. «Pretendemos contribuir en el crecimiento de Tarragona promoviendo la reactivación de un sector muy tocado por la pandemia como es el turismo», decía la directora general de la compañía en España, Hélène Valenzuela.

La compañía irrumpe en el mercado, tras esta liberalización del sector ferroviario, compitiendo con unos precios con billetes a partir de 9 euros. «Ouigo es más que un tren, es el transporte para todos los ciudadanos», añadía Valenzuela.

Representantes de las cámaras de comercio, del sector turístico y del tejido económico y empresarial del territorio no se perdieron el acto. En este, el alcalde de Tarragona, Pau Ricomà, defendió que la llegada del nuevo operador, con precios «muy competitivos», abre una ventana de oportunidades para este territorio que «hay que aprovechar». Y lo afirmaba teniendo en cuenta los más de ocho millones de personas que suman Zaragoza y Madrid, que «podrán tener como preferencia un destino como Tarragona para sus escapadas de fin de semana».

Ricomà aprovechó el acto para defender la necesidad de un «frente común» para que la movilidad en transporte público y el acceso a la estación de Camp de Tarragona «sea fácil». Una necesidad en la que también insistió el vicepresidente de la Diputació de Tarragona, Joaquim Nin, quien defendió la constitución de un «lobby territorial», para garantizar la intermodalidad de esta terminal.

Por su parte, el alcalde de La Secuita, Eudald Roca, reivindicó el papel de esta estación como «la puerta de Catalunya a Europa». Un nudo de comunicaciones, en el que además de los trenes del corredor Madrid-Barcelona, confluyen los convoyes con origen o destino al norte de España y, desde principios de año, también del Corredor del Mediterrani.

Temas

Comentarios

Lea También