Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Alerta por la ola de calor

Las elevadas temperaturas que estamos sufriendo estos días adelantan el riesgo de incendios forestales y agravan la sequía, que afecta, sobre todo, a olivos, avellanos y viñedos

| Actualizado a 20 mayo 2022 07:00
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

Falta un mes para que empiece el verano astronómico, pero las temperaturas que estamos sufriendo estos días son más propias del mes de julio que de mediados de mayo, en plena primavera. El cambio climático, a pesar de que muchos se nieguen a aceptarlo, es una realidad.

Subida del nivel del mar, aumento de su acidez y temperatura y concentración de Gases de Efecto Invernadero (GEI). Estos son cuatro de los principales indicadores del cambio climático que han batido un nuevo récord en 2021 y que han hecho saltar las alarmas de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) en su último informe sobre el estado del clima mundial.

En 2021, la media mundial de la temperatura superó en aproximadamente 1,11 ± 0,13 °C los niveles preindustriales, según versa el informe. El límite consensuado por la comunidad científica es de 1,5º para evitar consecuencias catastróficas, por lo que el margen cada vez es menor.

El Camp de Tarragona y las Terres de l’Ebre no se salvan de esta ola de calor que nos está abrasando y que alcanzará su punto álgido este fin de semana, con temperaturas que en las comarcas interiores se espera que superen los 35º.

Una de las primeras consecuencias de este calor tan intenso que estamos sufriendo es que el riesgo de incendios forestales se ha adelantado. Marta Miralles, subinspectora del Àrea Forestal de Bombers de la Generalitat, explica al Diari que «este aumento de las temperaturas, con hasta 10 grados por encima de lo normal para esta época, demuestra que el cambio climático avanza cada año un poco el riesgo de incendios forestales».

Miralles detalla que «en la provincia de Tarragona tenemos dos realidades muy diferentes. Por un lado está Terres de l’Ebre, donde en los últimos meses ha habido precipitaciones por encima de los normal. Pero después tenemos el Camp de Tarragona, que está muy seco». Por eso, la responsable de Bombers apunta que «estas temperaturas tan altas y con un campo tan seco se traducen en que los lugares con mucha hierba ésta se seca muy rápidamente. En el Camp de Tarragona no solo hablaríamos de la hierba, sino también de los matorrales, que tienen sequía acumulada. Estamos claramente ante un verano adelantado».

Normalmente, la campaña antiincendios de Bombers se pone en marcha en Catalunya en junio. Aunque este año todavía no se ha iniciado, «el riesgo de incendio sí que se ha adelantado por tanta acumulación de calor», explica esta subinspectora de Bombers, quien admite que «estamos preocupados, aunque también es cierto que no sabemos cómo evolucionará la meteorología en verano y si lloverá este mes de mayo».

Miralles también confirma que el número de servicios en Catalunya estos días se ha doblado en comparación con los que se hacen en esta época del año, aunque con la salvedad de que «las incidencias no se hacen más grandes. Son incendios que no crecen porque durante la primavera la vegetación aguanta muy verde. No obstante, en el prelitoral ya hemos empezado a ver algunos fuegos más intensos y rápidos estos días, y esto es debido a que la vegetación se está secando por este fuerte calor», advierte.

Desde el cuerpo de Agents Rurals de Catalunya, el jefe de la Regió del Camp de Tarragona, Cándido Rincón, diferencia la situación de la zona del Montsià y Baix Ebre, «donde en marzo y abril tuvieron precipitaciones abundantes que superaron la media», de la del Camp de Tarragona, «donde también ha llovido, pero menos».

Para Rincón es importante que se mantenga la humedad «porque si no la vegetación, que ahora está verde, se irá secando. Lo malo es que este calor tan intenso acelera que esta vegetación se seque porque hay mucha evaporización de la humedad y a este ritmo a final de mes estará todo seco».

El responsable de los Agents Rurals del Camp de Tarragona marca como fecha clave «el inicio del verano, sobre Sant Joan. Si no entramos con reservas de humedad, tendremos un verano complicado. Por eso convendría que no se secase demasiado el terreno. Ahora está todo muy verde y, aunque hay algunos conatos de incendio, si no hay viento al fuego le cuesta avanzar. Por eso lo que más nos preocupa es que estas altas temperaturas y baja humedad puedan llegar acompañadas de viento».

Preocupación en el campo

Los payeses también andan preocupados por esta ola de calor. Aunque durante los meses de mayo y abril ha llovido, veníamos de un invierno muy seco, por lo que el agua que ha caído esta primavera ha sido insuficiente. Josep Z. Ferré, responsable del agua del Baix Camp del sindicato Unió de Pagesos, asegura que «el panorama es el peor que podríamos tener a estas alturas de mayo. No llueve desde Sant Jordi y, al tener los pantanos vacíos, este calor ha obligado a adelantar la campaña de riego de acuíferos y minas».

Ferré advierte que «nos enfrentamos a un verano muy complicado. Cada año empezábamos a regar con el agua de los pantanos la primera semana de junio, pero por culpa de la poca agua que tienen esta fecha la han retrasado hacia el 20 de junio, y con la mitad menos de agua de una campaña normal».

Este payés también recuerda que «este fuerte calor puede hacer mucho daño, porque te puede sorprender en plena floración o incluso dañar al avellano. Un golpe de calor como este puede afectar tanto al fruto como a la floración».

Comentarios
Multimedia Diari