Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Javier Rodríguez: «Hay otros muchos sectores que contaminan más que un crucero»

Entrevista. La compañía más importante en el mundo como operador de cruceros ve «un potencial increíble» en Tarragona como destino de estos barcos

| Actualizado a 14 junio 2022 12:19
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

El líder mundial de terminales de cruceros Global Ports Holding gestiona desde este año la actividad en el Port de Tarragona. Javier Rodríguez explicó el proyecto en el Bon dia Tarragona, de la Cambra de Comerç.

¿Cómo está el sector después de estos dos años de pandemia?

Al ser un sector con más de un 90% de afectación durante la pandemia, la reactivación está siendo muy fuerte y mejor de lo que esperábamos. Pensamos que podríamos tener una recuperación completa del tráfico de 2019 para 2024, pero creemos que va a ser mucho antes, porque la reactivación está siendo mejor de lo esperado ya desde 2022.

De momento las ocupaciones siguen por debajo, ¿esto cambiará de cara al verano?

Este año todavía no veremos ocupaciones del 100%, pero sí que para el último trimestre del año estaremos cerca. Todavía va a costar un poquito más porque sigue habiendo restricciones. Aquí en el Mediterráneo Occidental sigue habiendo mucho pasajero americano y al final este todavía tiene que hacerse test PCR para regresar a su casa, con lo que esto conlleva, porque a lo mejor viene aquí, se está una semana de crucero y si eres positivo te tienes que quedar y no puedes volver. Hasta que no se levanten estas restricciones va a pasar un tiempo para llegar a estas ocupaciones de 2019.

¿Se han generado cambios dentro de la actividad crucerista?

Los armadores han hecho un trabajo excelente en cuanto a protocolos sanitarios a bordo. Diría que la industria de cruceros ha ido por delante de cualquier otra industria, en cuanto a implementación de protocolos sanitarios. Las medidas que se han establecido dentro de los barcos y terminales ha sido excelente.

¿Por qué Tarragona?

Creemos que tiene un potencial increíble, no solo con el nuevo muelle y la nueva terminal que tenemos previsto construir, sino como destino. Creemos que tiene todo lo que un pasajero internacional busca. El que quiere playas tiene las mejores playas de la Costa Daurada, el que quiere una experiencia más premium puede ir al Priorat y disfrutar de destinos que a nivel internacional no son tan conocidos y que buscan nuevas experiencias. Tarragona es un destino clave y con la gestión y buena colaboración entre la ciudad, el Ayuntamiento, los empresarios locales, la Autoritat Portuària y nosotros creemos que podemos hacer un destino potente en cuanto a cruceros.

¿Tiene un atractivo adicional el hecho de que no es tan conocida como Barcelona?

Sí, sin duda. Es verdad que desde un punto de vista comercial a una naviera le puede costar más porque el nombre de Barcelona no hace falta venderlo, mientras que Tarragona lo tienes que explicar más, pero creo que es una labor que tienen que hacer los armadores de cruceros de promocionar un destino nuevo.

¿Qué posibilidades tiene como destino?

Tiene ese rango de oferta que va desde sol y playa, que es lo que algunos pasajeros buscan, a eventos culturales, excursiones al Priorat, destinos de naturaleza... Cubre todas las actividades que un crucerista busca.

¿Son los puntos fuertes en cuanto a la destinación?

Es un conjunto de factores. Al final para nosotros, que operamos tantos puertos en España, el hecho de añadir Tarragona a la red es un factor importante.

¿Tarragona es un destino conocido?

Se está conociendo un poco más. Es verdad que a lo mejor no es como otros destinos, pero se está empezando a ponerse valor en la industria.

Proponen un crecimiento hasta alcanzar los 250.000 cruceristas al año, en un periodo de cinco a diez años.

Creemos que tenemos mucha posibilidad de crecer en el embarque y desembarque. Esto significa que no solamente tengamos pasajeros en tránsito sino que estos embarquen, ya sea vía el aeropuerto de Barcelona y que lleguen hasta aquí en autobús, o bien en pasajeros que vuelen a Reus, porque también queremos potenciar este aeropuerto. Y, en este sentido, ya hemos tenido alguna conversación para trabajar de forma conjunta en la promoción. La idea es que de este número de pasajeros que estamos estimando a largo plazo, un alto porcentaje embarque y desembarque en la ciudad.

Lo que abre la puerta a que puedan pernoctar en la ciudad.

Correcto, que a lo mejor salen el domingo y llegan el viernes, con lo que conlleva para la ciudad, porque en este caso el ingreso es muy importante. Y ya no solo del pasajero internacional sino también del nacional. Con la conectividad que tiene Tarragona a día de hoy creemos que es un destino muy importante.

Ahora operan desde una terminal provisional a la espera de tener la definitiva.

La idea es empezar a montar a principios del año que viene, pero terminada no se verá hasta verano.

¿Cómo será?

Queremos una terminal funcional, lo que significa que podamos operar cualquier tipo de barco de crucero que venga a Tarragona, desde el más pequeño a un barco de más de 6.000 pasajeros, pero que también nos sirva para poder abrirla a otros usos, con eventos y conferencias, porque creemos que puede aportar valor a la ciudad.

Cada vez hay más críticas alrededor de la actividad de cruceros, sobre todo desde ciudades como Barcelona en las que se habla de saturación. ¿Hay un problema?

Es todo un tema de saber gestionar este flujo. Al final los cruceros sí que aportan un volumen importante de pasajeros durante un mismo tiempo, pero la clave de todo esto es ofrecer una diversidad de producto. No todos los pasajeros que desembarcan va a ir al mismo sitio y debemos ser capaces de diversificar el pasaje en las diferentes actividades o destinos que puede ofrecer no solo la ciudad, sino también el territorio. De ahí que estamos trabajando en una aplicación para poder ofertar que el pasajero cuando venga a Tarragona no se vayan todos al Amfiteatre, sino que vea que hay otras cosas que hacer en el territorio.

¿El crecimiento de Tarragona pasa por captar los barcos que no puedan ir a Barcelona?

Será una mezcla de ambas situaciones, barcos que no puedan entrar en otros puertos o que apuestan por el destino como nueva ciudad en sus itinerarios.

¿No se está desplazando el problema de saturación que se ha generado allí?

No, en absoluto porque al final es un tema de saber gestionar estos flujos de gente.

¿Qué proponen para desmontar estas críticas?

Al final, el sector de cruceros si se mira en porcentaje respecto a otros tráficos de otros turismos es muchísimo menor. Hace falta explicar bien y entender qué aporta el sector de cruceros a las ciudades en cuanto a ingresos, al comerciante local y la imagen de la ciudad.

¿Comparte las críticas?

No, pero si que creo que hay que trabajar en saber gestionar los flujos, por eso deberíamos trabajar todos en equipo, tanto las ciudades, como los armadores y los destinos, para mejorar la gestión.

¿Cree que se está criminalizando la industria?

No diría criminalizar pero si que creo que a veces se están extremando los comentarios respecto a la industria. Hace falta una labor de explicar qué es lo que la industria de los cruceros aporta al destino.

¿A nivel económico?

Económico y de presencia, porque hay mercados donde a penas se accedía y a través de un crucero se da a conocer el destino y después puede que algunos de estos pasajeros les encante y vuelvan a pasar un fin de semana o las vacaciones.

Usted lleva toda la parte de Global Ports del Mediterráneo Occidental y el sureste asitático, ¿este rechazo lo encuentran en otras partes?

Es una ola que está afectando no solo aquí.

¿Deberían ponerse límites para que no se perciba esta actividad como un problema?

No sé si hay que establecer límites o trabajar de forma conjunta para saber gestionar los flujos. Creo que lo importante es que haya una mesa de trabajo conjunta para poder gestionar estos flujos.

¿Y que sea el propio territorio el que diga hasta dónde quiere crecer?

Al final, en esta mesa de trabajo deben estar todos los actores, ayuntamientos, armadores, etc.

¿Se ha reunido con los representantes de la Taula Institucional de Creuers impulsada desde el Port de Tarragona?

Sí, he estado ya en una primera reunión.

¿Ha detectado que haya una preocupación entre las instituciones sobre ese tema?

No, de hecho es uno de los puntos positivos de aquí porque creo que ha habido una excelente aceptación del proyecto.

Más allá de la ‘saturación’ de las ciudades se está poniendo el foco en el impacto medioambiental que generan estos cruceros.

Es una industria que está apostando mucho por la sostenibilidad, tanto en cuanto a los barcos de nueva construcción como en lo que se refiere a los que ya estaban construidos, que están modificando sus sistema de propulsión para poder eliminar esos gases nocivos y convertirlos en vapor de agua. Eso ya es una realidad. No estamos hablando de un tema futuro sino que ya existe. Igual que los barcos propulsados por gas natural licuado y los que pueden conectarse a la red eléctrica en el puerto para no emitir ninguna emisión.

¿La terminal de aquí lo permitirá?

Es un tema más de puerto, ya que habría que electrificar todo el muelle. Sé que hay conservaciones pero será a más largo plazo.

Según Transport & Environment, la huella ambiental de un crucero es equivalente a la de 12.000 coches.

Me gustaría ver el detalle de estos estudios.

¿No le generan credibilidad?

Depende de quien haga estos estudios puede mover el resultado hacia un lado u otro. Con todas las nuevas tecnologías que se están implementando en los barcos esto no es así. Y, por otro lado, hay otros muchos sectores que contaminan más que un barco de cruceros.

¿A partir de 2024 empezará a verse el impacto de la llegada de Global Ports Holding como operador del nuevo Moll de Balears?

Creo que ya a partir de 2023, con la nueva terminal empezarán a verse ya algunos cambios.

¿Tienen ya algunas previsiones de cara al año que viene?

Ahora estamos gestionando las reservas del año 2020-2021, por lo que estamos trabajando de cara a la temporada 2024-2025. Tal y como se trabajaba antes, cuando realmente no había una infraestructura apetecible para los armadores en Tarragona en el año 2019, ahora entre el nuevo muelle y la terminal de cruceros los armadores lo van a mirar con mucho más camino.

¿El objetivo es alargar la temporada durante todo el año?

Es otro tema que trabajaremos. El Mediterráneo no es un destino de invierno, pero con el incremento de capacidad de los barcos de crucero creo que hay una oportunidad para poder tener algún itinerario de invierno.

¿Puede avanzar algunas de las compañías que están considerando hacer escala en la ciudad?

Tenemos conversaciones con casi todos los armadores y creo que hay muchos que están interesadas en ver cómo evoluciona el proyecto, y apostar por Tarragona.

«Tenemos conversaciones con casi todos los armadores y muchos están interesados en ver cómo evoluciona el proyecto Tarragona»
«Hace falta una labor importante de explicar qué es lo que la industria de los cruceros aporta al destino»
Comentarios
Multimedia Diari