Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Las gradas de Sedassos: un proyecto con sobrecostes y cuestionado desde el inicio

La estructura de la Plaça dels Sedassos ha empezado a deteriorarse cuando todavía no se ha estrenado. El vandalismo y la polémica reconstrucción han marcado esta intervención

| Actualizado a 13 junio 2022 07:00
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

El proyecto de reconstrucción de la grada del Circ Romà en este tramo de la Plaça dels Sedassos ha sido una de las actuaciones más polémicas en materia de patrimonio de la ciudad de Tarragona. Y el resultado es que cinco años más tarde desde el inicio de las obras, las vallas siguen impidiendo el acceso, mientras la estructura de madera está empezando a deteriorarse por el efecto del sol, cuando todavía nadie ha podido sentarse en estas.

Icomos, el organismo referente en materia de conservación y protección del patrimonio cultural asociado a la Unesco, cuestionó la intervención y aseguró que esta generaba confusión y problemas de interpretación entre el público. Y es que en la plaza no hay ningún elemento que ayude a comprender su significado. Su actual presidente, Jordi Tresserras, aseguró en una entrevista con este rotativo que «la gente se piensa que las gradas del Circ eran de madera». En esta también decía que incluso él mismo se había encontrado con algún grupo a quien se le daba información no correcta, por lo que tuvo que intervenir. Unas críticas a las que también se sumaron organismos como la Reial Societat Arqueològica Tarraconense (RSAT), que cuestionaron que se impulsara un proyecto de estas características sin tenerse cuenta el conjunto del monumento o qué quería hacerse a posteriori.

El coste de la intervención supera los 300.000 euros y todavía hay que sumarle la sustitución de la barandilla

La intervención también generó críticas entre algunos vecinos, que temían que pudiera convertirse en un punto de botellones, por este motivo en el actual mandato se abrió un proceso participativo cuyo resultado no ha acabado de conocerse nunca.

A todo esto hay que sumarle el sobrecoste que ha representado. La obra se adjudicó por valor de 242.000 euros, con el cambio de proyecto para ajustar el impacto del mismo se pasó a 265.365 euros, suma a la que hay que añadir otros 40.000 euros para acabar los trabajos que no había hecho la primera empresa. A estos más de 300.000 euros invertidos hasta el momento habrá que incorporarle el proyecto para la sustitución de la barandilla metálica, que no cumple con la normativa vigente.

En la valla metálica hay un cartel que informa que no puede accederse. Sin embargo, en las largas noches de botellón se han visto jóvenes bailando encima de la estructura de madera y esta ha sido víctima de reiterados actos de vandalismo e incivismo. En varias ocasiones han aparecido pintadas, que se han ido limpiando, aunque ahora mismo aún hay una.

En el marco del festival Tarraco Viva del año pasado se programó un acto en este espacio. Estaba previsto que el público pudiera sentarse por primera vez, pero en el último momento este tuvo que reconducirse, ya que no se cumplía con la seguridad exigida. El futuro es incierto.

Comentarios
Multimedia Diari