;
.

Este sitio web puede utilizar alguans "cookies" para mejorar su experiencia de anvegación Por favor, antes de continuar con su navegación por nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

aceptar
DIARI de Tarragona

Diari de Tarragona

Toda la actualidad de Tarragona

  • TGN
    13º
  • REU
    13º
  • CAM
    13º
  • TOR
    13º
  • VEN
    13º

La verdad que ocultan las fosas

La exposición fotográfica titulada 'A pie de fosa' detalla las exhumaciones

Publicado: 07:17 - 11/11/2016


La pequeña Malena, de cuatro años, posa junto a sus padres y su abuela en el cementerio de Las Botellas, en Fuerte de San Cristóbal, Navarra. A sus pies se encuentran los restos de su bisabuelo, asesinado durante la Guerra Civil. «Un beso a mi bisabuelo», escribió Malena con sus propias manos para recordarle. Este testimonio es uno de los muchos que aparecen en la exposición ‘Desenterrando el pasado. Fotografías a pie de fosa’, ubicada en la Antiga Audiència y enmarcada en el 80è Congrès Internacional per la Guerra Civil Espanyola, organizado por la Universitat Rovira i Virgili.

Las fotografías que forman la exposición fueron tomadas por Julieta Olaso y Oscar Rodríguez en varias exhumaciones que se han llevado a cabo en España. El objetivo es claro: «Se pretende describir y divulgar el trabajo de las exhumaciones. La colección nos acerca a los familiares de las víctimas, donantes de memoria y a las víctimas directas, los asesinados, que todavía llevan los signos de violencia impresos en sus huesos como un incuestionable reflejo de la violencia a la que fueron sometidos».

Tanto las fotografías como los testimonios que las acompañan son escalofriantes. Aunque la mayoría de los mensajes quieren recordar a las víctimas, muchos otros reivindican el ejercicio de la memoria y se preguntan por qué hay tantas trabas cuando se quiere llevar a cabo una exhumación. «Toda esta anulación de la memoria es para proteger a los asesinos», dice el testimonio de Ana sobre el olvido.

Una de las imágenes más llamativas corresponde a una exhumación que se realizó en una casa de Espinosa de los Monteros, Burgos. Los habitantes de dicha casa vivieron más de cincuenta años con los cuerpos bajo sus pies. Maite, dueña del hogar, decía lo siguiente: «Han sido nuestros vecinos silenciosos. Ahora por fin pueden salir para recordar a qué extremos podemos llegar los seres humanos».

Sin duda, la exposición acerca al visitante a las exhumaciones y al trabajo que todo eso conlleva. «Ha conmovido y ha removido conciencias, que es lo que intentamos», explicaba Julieta Olaso, fotógrafa y comisaria de la exposición.

Olaso, doctora en Antropología Urbana por la URV, expresaba que «cuando se abren las fosas nadie puede decir que fue mentira. Todos los relatos se vuelven veraces, se empoderan». Según la misma, lo que esconden las fosas eran antes «discursos aislados, desautorizados y maltratados». Sin embargo, proseguía, «cuando se unen, en movimiento social, hay un cambio en las representaciones sociales muy importantes». Y sentenciaba: «La sociedad no puede mirar para otro lado».


comments powered by Disqus

MÁS NOTICIAS DE TARRAGONA