Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Poner en valor las energías renovables visitando el Parc Eòlic de Montargull

En la demarcación, Endesa pone a disposición de los centros educativos este complejo y la hidroeléctrica de Flix

| Actualizado a 29 noviembre 2022 14:00
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿A qué velocidad giran las puntas de las aspas de un aerogenerador de un parque eólico? ¿Cuántas toneladas de hormigón son necesarias para los cimientos de un molino de viento? o ¿cuánto miden las palas del aerogenerador?

Son solo algunas de las preguntas cuyas respuestas pueden saber los alumnos de los centros educativos que visitan el Parc Eòlic Montargull, en el municipio de Llorac (Conca de Barberà). Esta es una de las instalaciones de energías renovables que Endesa ofrece al alumnado de ESO, Bachillerato, ciclos formativos y universitarios con la finalidad de difundir conocimientos sobre la energía y la sostenibilidad, mostrando cómo funciona el mundo energético y su uso eficiente y racional.

En el caso de Catalunya, Endesa Educa pone a disposición de los centros educativos 14 centrales hidroeléctricas –entre ellas la de Flix– y el Parc Eòlic de Montargull, mientras que en España son en total 25 parques eólicos, diez de solares y 72 centrales hidráulicas. Se trata de una visita que es gratuita y que tiene una duración entre 45 y 90 minutos.

El Parc Eòlic de Montargull se encuentra en un punto elevado el término de Llorac, aunque a escasos dos kilómetros del núcleo urbano de Santa Coloma de Queralt. Es propiedad de Enel Green Power, la rama de renovables de Endesa. Consta de 22 aerogeneradores, lo que lo convierte en uno de los parques más grandes.

Entre dos de los molinos se encuentra la frontera de tres provincias: Tarragona, Barcelona y Lleida. Y también de tres comarcas: Conca de Barberà, Anoia y Segarra.

Las visitas son gratuitas, duran de 45 a 90 minutos y están dirigidas a mayores de 12 años

Las visitas a este centro de producción de energía eléctrica comenzaron con la pandemia, en marzo de 2020. El supervisor del complejo, Jordi Miralles, recuerda que en el momento en que entrada un autobús a la zona le comunicaban que comenzaba el confinamiento, por lo que los alumnos no pudieron visitar el parque eólico. Este año han acudido a las instalaciones una media docena de centros. El último de ellos ha sido la Escola Vedruna Immaculada de Barcelona, concretamente los alumnos de segundo de ESO.

Jordi Miralles conduce al grupo al único –y reducido– edificio que hay en el complejo, formado por la oficina y el garaje. Todos los presentes con casco y peto reflectante y una advertencia: «No tocar nada sin autorización». En este espacio se proyecta un audiovisual, que aporta curiosos e interesantes datos sobre las instalaciones.

Uno es, por ejemplo, que en la parte superior del aerogenerador hay dos ‘ordenadores’: uno en el rotor –la parte central de la turbina– y otro en la góndola –la zona posterior–. ¿A cuánto pueden girar los extremos de las aspas», pregunta el supervisor. No hay respuesta –son 250 km/h–.

Los datos

Cada aerogenerador está anclado a una base a la que se han echado 1.200 toneladas de hormigón, que permite aguantar la estructura de 78 metros de altura, como un edificio de 30 plantas.

Cada tramo del aerogenerador está unido con 140 tornillos. La máquina pesa 260 toneladas –como 240 coches–, de las cuales 150 corresponden a la torre –cada pala son seis toneladas–. Cada generador puede producir el consumo eléctrico anual de mil familias, ahorrando 22.500 toneladas de CO2.

Jordi Miralles confiesa que lo que más atrae a los alumnos son los tornillos –de gran tamaño– que unen las diferentes partes de la torre. También algunos cables de diámetro importante.

Una vez terminado el vídeo y, sin ninguna pregunta por parte de los escolares barceloneses, el grupo se traslada a visitar por dentro uno de los aerogeneradores.

Miralles llama por teléfono a la central de Enel Green Power en Madrid –desde donde se controlan todos los que tiene la empresa en España– para que paren el que van a visitar. En grupos muy reducidos –por el espacio– acceden al interior. Apenas unos minutos para estar en el centro de la torre. Ello da por finalizada la visita.

Los centros que quieran visitar este parque eólico y alguna central hidroeléctrica pueden mandar un correo endesaeduca@fundacionendesa.org. También está a disposición el programa Endesa Educa Digital, una plataforma en línea que permite a docentes y alumnos enseñar y aprender sobre la energía desde cualquier lugar mientras se divierten superando retos energéticos para llegar a la misión final: salvar el mundo.

Comentarios
Multimedia Diari