Los trabajadores de Saint-Gobain rompen las negociaciones para evitar el cierre de la cristalería

La plantilla mantiene bloqueado el centro logístico de Bellvei, impidiendo el suministro a las firmas automovilísticas

ACN

Whatsapp
Imagen de una de las movilizaciones frente a la fábrica de Saint-Gobain de l'Arboç. ACN

Imagen de una de las movilizaciones frente a la fábrica de Saint-Gobain de l'Arboç. ACN

Los trabajadores de Saint-Gobain de l'Arboç (Baix Penedès) han roto las negociaciones con la dirección de la multinacional esta madrugada. Según fuentes sindicales, la plantilla tiene dudas sobre los puntos del preacuerdo y temen que la empresa no recoloque a los empleados afectados por el ERO a otras plantas del Estado.

Los trabajadores se han vuelto a reunir en asamblea esta mañana para desencallar el conflicto laboral y evitar el cierre de la división Glass. Desde el comité de empresa han lamentado que la dirección está "jugando" con ellos y han asegurado que, "si hace falta, pararán toda la industria". La plantilla, que continúa en huelga, sigue bloqueando el centro logístico de Bellvei, haciendo peligrar el suministro de firmas como Seat, Ford o Mercedes.

Los trabajadores de la fábrica de Saint-Gobain suspendieron este jueves la asamblea para volver a negociar nuevas condiciones con la dirección de la empresa. La reunión se ha alargado toda la noche hasta las cuatro y media de esta madrugada sin llegar a buen puerto. El presidente del comité de empresa, José Alberto Garcia, ha lamentado las intenciones de la multinacional y que les esté haciendo perder el tiempo. "No hay nada con cara y ojos, ellos están jugando sus cartas", ha denunciado Garcia.

Ante esta situación, los sindicatos han anunciado que el centro logístico de la empresa en Bellvei continuará parado y  impedirán que salgan los camiones para suministrar a las empresas automovilísticas. Durante la negociación, estos piquetes acontecen una medida fuerte de presión para los sindicatos. De hecho, uno de los miembros del comité de empresa y de la CGT, Marcos Rastrilla, ha asegurado que si es necesario pararán toda la industria. "Nos están tomando el pelo, no es normal, ya  tenemos bastante con que nos cierren la fábrica; nos han dicho que no quieren el horno ni con el dinero de la Generalitat", ha destacado Rastrilla.

El conseller de Empresa i Coneixement, Ramon Tremosa, anunció martes que el Govern destinaría ayudas económicas para evitar el cierre. De hecho, este jueves por l atarde, Tremosa valoró positivamente el preacuerdo logrado entre sindicatos y dirección. "El acuerdo que se ha firmado es mucho mejor del que había hace dos días, ahora como mínimo hay un compromiso por escrito de la empresa, donde se compromete a recolocar a todos los trabajadores", afirmaba el conseller. Así mismo, el titular de Empresa explicó que el documento recogía que la multinacional se comprometía también a sentarse en una mesa de negociación con el Govern.

La Federación de Empresarios reclama un plan estratégico industrial

Por su parte, la FEGP, la Federación empresarial del Alt Penedès, Baix Penedès y Garraf, se ofrece, tanto a Saint-Gobain como Robert Bosch España, también al Penedès -todas sujetas a un posible cierre-, para intentar encontrar soluciones que reviertan esta situación. “Respetando las decisiones empresariales, lamentamos la situación porque su materialización supondría una pérdida muy importante por el tejido económico de las dos comarcas”, expone en un comunicado.

“Nos ponemos a disposición de las empresas para buscar, conjuntamente con los agentes sociales y las diferentes administraciones, soluciones que puedan revertir estas decisiones, aplazarlas en el tiempo o dar una nueva salida empresarial a las dos plantas”, añade el comunicado de la FEGP.

La federación, pero, considera que, “más allá de afrontar esta problemática a corto plazo, hay que empezar a trabajar de manera urgente un plan estratégico industrial de Catalunya con el objetivo de construir un modelo económico robusto, capaz de generar ocupación de calidad, con industria autóctona y centros de decisión próximos e independientes tecnológicamente”.

Según la FEGP, este plan “tendría que poner una mirada especial en las comarcas del Alt Penedès, Baix Penedès y Garraf, que se están viendo muy afectadas por el cierre de empresas relacionadas con el sector del automóvil, pero también por la bajada del sector turístico, aportando inversiones que aumenten la competitividad de este territorio y la sostenibilidad de la ocupación”.

Temas

Comentarios

Lea También