Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Rafael Magrinyà, el perpetuador de sueños

El entrenador del Nàstic Genuine ha visto crecer el proyecto desde sus comienzos

Alex Saltó

Whatsapp
Rafael Magrinyà entrenando con uno de sus jugadores. Foto: Lluís Milian

Rafael Magrinyà entrenando con uno de sus jugadores. Foto: Lluís Milian

Rafel Magrinyà espera a que sus jugadores reciban su correspondiente medalla desde un segundísimo plano, observando orgulloso lo que pueden llegar a hacer sus futbolistas. Quiere centrar todo el protagonismo para ellos, aunque él también lo merezca, sin duda. Después de todo, muy pocos han visto crecer el proyecto de LaLiga Genuine desde el inicio como lo ha hecho él.

Cuando Rafael Magrinyà recibió la propuesta para llevar el timón de un nuevo proyecto tan ambicioso, no dudó ni un segundo. Pocos sabrían guiar en todos los aspectos al Nàstic Genuine como él. Alguien que ha coincidido en las filas del Barça con un tal Leo Messi, además de otros como Piqué o Pedro Rodríguez sabe de qué habla.

El técnico grana no puede valorar de otra manera que no sea excepcional el inicio de la competición. «Estamos muy contentos, estos fines de semana son muy intensos, pero la felicidad que se vive alrededor de todo lo que se hace es maravilloso. El ambiente, no solo en los partidos, sino en las comidas, concentraciones, hace que la alegría supere con creces al cansancio acumulado, que también existe».

El ex Barça es adorado por sus jugadores, que ven en él su guía en todo momento, y se ha convertido para todos en una persona más que especial en sus vidas. Para conseguirlo ha sido clave su condición humana, ya que Magrinyà no había tenido ninguna experiencia profesional con personas del colectivo de discapacidad intelectual. Si bien es cierto, durante sus estudios de INEF realizó una asignatura dedicada a cómo tratar con este tipo de personas en la que aprendió a cómo trabajar correctamente el apartado físico con ellos.

Además, convertirse de nuevo en el anfitrión de la primera fase de LaLiga Genuine tiene un valor simbólico muy especial. «Es un motivo de orgullo que todo pueda empezar aquí», afirma Magrinyà.

Además, «para que Tarragona fuese el punto de salida de lo que fue este proyecto y sea ahora el punto de salida cada temporada nos da una responsabilidad por la que nos debemos sentir muy contentos».

El entrenador sigue volcado con el proyecto, feliz de hacer cumplir sueños a sus pupilos y también de aprender de ellos, por lo que queda Magrinyà para rato.

Buenas sensaciones

Dentro del terreno de juego, el Nàstic ofreció una buena imagen pese a conseguir una sola victoria en los tres partidos que disputó. En el inaugural, se vio superado por el Villarreal (0-2). En cambio, por la tarde del sábado superó al Sporting por 2-1. En el último encuentro del fin de semana, los de Magrinyà cayeron en un partido muy ajustado contra el Betis (1-2). Tras la clausura de la primera fase, la plantilla ya espera con anhelo la celebración de la próxima fase.

Temas

Comentarios

Lea También