Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Andrea Fuentes: de leyenda de la natación a salvavidas

La vallense, actual seleccionadora de sincronizada de EEUU y que tiene cuatro metales olímpicos, le salvó la vida a su pupila Anita Álvarez tras sufrir un desmayo

| Actualizado a 28 junio 2022 07:43
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Cuando uno busca en Internet las palabras natación mundial Budapest todo gira alrededor de un tema y no es una hazaña deportiva, aunque sí humana. La protagonista de esta historia que está dando la vuelta al mundo desde el miércoles es Andrea Fuentes. Si el lector todavía no sabe quién es, se sorprenderá cuando conozca que es una vallense que ejerce de seleccionadora de los Estados Unidos y que puede presumir de ser la deportista tarraconense con más medallas olímpicas, hasta cuatro.

La entrenadora nacida en Valls le salvó la vida a una de sus pupilas, Anita Álvarez. La estadounidense se desmayó en el agua mientras estaba realizando su ejercicio y las imágenes de desesperación hablan por sí solas. Su entrenadora, Andrea Fuentes, fue la primera que se tiró a la piscina para rescatarla con la ayuda de un auxiliar. Se temió lo peor y por suerte, todo quedó en un susto.

«He visto que los socorristas estaban paralizados. Yo les estaba gritando, pero como se quedaban embobados, me he tirado cuando he visto que Anita se hundía. He hecho la apnea más rápida de mi vida, más que cuando entrenaba para los Juegos Olímpicos», detalló Fuentes en el programa ‘El larguero’ de la cadena SER.

La pregunta que se hacen muchos tras conocer su hazaña es cómo una deportista española ha llegado al cargo de seleccionadora de los Estados Unidos. Pues bien, lo primero que hay que destacar es que estamos ante un mito viviente de la natación sincronizada. Son cuatro los metales olímpicos que tiene (dos platas en Pekín 2008 y una plata y un bronce en Londres 2012), además de 16 en Mundiales y 11 en Europeos.

Sus orígenes están en Valls porque su madre, Regina Fache, daba clases de francés en el Institut Politècnic de Valls cuando ella nació, aunque todavía no había cumplido un año cuando la familia tuvo que desplazarse a Barcelona por motivos profesionales. El poco tiempo que pasó en Valls nunca ha sido impedimento para que le declarase su amor a la tierra que la vio nacer: «Estuve sólo unos meses en Tarragona, pero me considero tarraconense, no renuncio a mis raíces», le explicaba al Diari hace unos años.

Fue en Barcelona desde los nueve años donde creció deportivamente. En concreto, en la piscina del Kallipolis. Allí encontró su segunda casa y un lugar en el que pulió su nivel hasta convertirse en una de las más grandes. En enero de 2013 se retiró, tras 29 años en la pura élite. Lo hizo presumiendo de ser la nadadora española más laureada que ha existido. Y, por lo que parece, pasarán muchos años para que su récord sea superado.

Llegó a los EEUU en noviembre de 2019 con el objetivo de colocarla de nuevo en lo alto

Ya en noviembre de 2019, Fuentes era nombrada seleccionadora de los Estados Unidos. Lo hizo con el objetivo de clasificar al equipo de los Estados Unidos a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. El reto fue imposible, aunque su buen hacer le permitió seguir al frente y ahora se quiere estar en París 2024, otra misión complicada, aunque ya ni mucho menos imposible. «Nunca he tenido tanta presión, porque es un objetivo inalcanzable. Lo llamamos el milagro y estamos haciendo todo lo posible para que suceda», declaraba Fuentes al diario Marca al poco tiempo de llegar a los Estados Unidos. Ahora el milagro está más cerca. Novenas quedaron en la final del Mundial en la que no pudieron contar con Anita Fernández, que fue vetada por el médico del Mundial, que no aprobó su aprobación tras el incidente.

Todo es tan complicado porque Estados Unidos vive un ciclo amargo en un deporte en el que llegó a reinar. De hecho, fue oro olímipico en 1984 y aguantó en la clase alta hasta finales de los años noventa. Incluso llegó a ganar un bronce en Atenas 2004.

Desde entonces la sequía es absoluta y decidieron apostar por Andrea Fuentes para sacarles del ostracismo. La vallense aceptó el reto. Junto a su marido, el exgimnasta Víctor Cano, se mudó a California. Allí, en las piscinas de la localidad de Moraga, pule a un equipo que convive con las dificultades deportivas producto de la escasez de títulos deportivos. Les han quitado las becas deportivas a todas las integrantes y las deportistas viven de alquiler o acogidas por familias locales.

Fuentes inculca un trabajo estricto en el que el esfuezo y la constancia marcan la pauta. Así se forjó ella con Anna Tarrés, mítica seleccionadora española. Además busca ejercicios innovadores tal y como explicaba a Marca: «El mejor cambio que puedo hacer es llamar la atención siendo diferentes con elementos mucho más arriesgados, como logramos en España al principio».

Fuentes es noticia por salvar una vida; en París 2024 quiere serlo por otro motivo.

4 metales olímpicos, 16 medallas en Mundiales y 11 en Europeos es su grandísimo palmarés.

Comentarios
Multimedia Diari