Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Black Friday; de su origen meteórico al frenazo por la inflación

A medio gas. Este año ya hay muchos descuentos pero los clientes se resisten a comprar frenados por la alta inflación. De hecho, las contrataciones, todo un síntoma de la situación, han bajado un 17%

| Actualizado a 24 noviembre 2022 07:00
Jordi Julià
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Para muchos, mañana no será un viernes más. Ni para los comerciantes, ni los consumidores, ni las empresas de transportes que llenan las tiendas hasta los topes con el reclamo del Black Friday. El origen de esta ya tradición comercial viene de lejos. En concreto nació en Filadelfia en 1961, en Estados Unidos. Allí la policía local bautizó con este nombre para describir el denso tráfico de gente y vehículos que abarrotaba las calles al día siguiente de Acción de Gracias. Algunos propietarios de tiendas también usaban esta expresión al referirse a cómo las cuentas de los comercios pasan de estar en números rojos a negros gracias a las ganancias de esa jornada.

El espaldarazo definitivo se dio cuando se le vinculó al pistoletazo de salida a la campaña navideña. El New York Times ya habló de este término en 1975 y de ahí ya al estrellato. Las grandes cadenas en 2003 lo empezaron a aplicar, como Walmart o Sears. Y a nuestro país llegó el año el 2012 de la mano de una empresa informática. De hecho, ahora mismo, es el evento más potente de venta por internet del año.

Y es que el Black Friday es una oda al consumismo y, como tal, esconde un sinfín de técnicas comerciales y de maqrketing que tienen un solo objetivo: que el consumidor pique el anzuelo y compre.

Algunos expertos creen que estos días se darán grandes ofertas en los productos menos demandados, pero ojo, nunca se podrán ver importantes ofertas en lo más vendido durante el año. También veremos más carteles de «últimas unidades» para que el comprador reaccione espontáneamente, y veremos precios impares como el 19,95 y que nos hace pensar que el producto es más barato y atractivo.

Eso sí, este año las ventas meteóricas no las espera nadie. Este 2022 el Black Friday llega a medio gas. Ya hay muchos descuentos pero los clientes se resisten a comprar frenados por la alta inflación. Y de hecho, las contrataciones para el Black Friday, todo un síntoma de la situación actual, han bajado un 17% frente al año anterior, según Randstad Research. Los motivos van desde la nueva reforma laboral, que ha anulado el efecto de los minitrabajos, a la caída de los ingresos disponibles de las familias. De hecho, la última encuesta elaborada por el comparador de precios idealo.es desvela que el 41% no cree que vayan a comprar algo durante estas fechas y gastará casi un tercio menos que el año pasado. Eso sí, no todo es malo. El gasto online podría crecer en torno al 25%, según otro estudio.

Por otro lado, el propio Jeff Bezos, el fundador de Amazon, se ha rendido a la evidencia. Él cree que la situación económica actual y la incertidumbre de cara a 2023 deberían frenar las compras compulsivas. Es más, incluso ha recomendado «ahorrar hasta ver qué sucede en el panorama internacional», adelantando la posibilidad de entrar «en una recesión económica mundial».

Y hay más voces en contra, en este caso desde el ecologismo. Greenpeace ha denunciado las consecuencias climáticas, ambientales y sociales que tiene el elevado consumo que se genera en Black Friday. Con el ritmo actual, son necesarios 1,8 planetas para satisfacer nuestro actual ritmo de consumo, apostillan. Greenpeace denuncia que el ritmo de consumo actual implica un derroche de materias primas, de agua potable y de energía insostenible para el planeta.

Sea como sea, algunas grandes ciudades ya se preparan para esta fiesta de las ofertas. En Madrid, desde donde escribo estas líneas, el Ayuntamiento y la Empresa Municipal de Transportes vuelven a ofrecer en los autobuses municipales tres jornadas de viajes gratuitos del 25, 26 y 27 de noviembre con el objetivo de que no se colapse de tráfico el centro urbano. Soluciones prácticas para los que disfruten o no de la vorágine de los descuentos de estas próximas horas.

Comentarios
Multimedia Diari