Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Encuentra la salida en la plaza del Gegant Indi de Reus

Un laberinto de luz y color en la calle, novedad de la campaña de Navidad, promete risas y ‘selfies’ a todo el que se adentre en él

| Actualizado a 08 diciembre 2022 07:00
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

No es el más intrincado, ni es extensísimo, ni requiere una gran inversión de tiempo hasta salir. Nadie va a perderse en el laberinto que desde hace unos días ocupa parte de la plaza del Gegant Indi. Sin embargo, prácticamente todo el que pasa por delante acaba adentrándose en su recorrido de paredes de espejo, colores y juegos de luces. Avanzar a través de sus pasadizos tornasolados es garantía de risas y selfies. Y, para los más pequeños, también tiene un punto mágico.

«¿Te imaginas que nos quedamos aquí?», se oía ayer al mediodía desde fuera del montaje, que se ha instalado coincidiendo con la campaña de Navidad. Dentro bromeaban, entre carreras, los hermanos Edgar y Cloe Rodríguez. «Es muy chulo, está gracioso, te enfocas en él y te olvidas de todo», comentaban al acabar, y explicaban que el laberinto «lo habíamos visto alguna vez de pasada y nos hemos decidido a entrar». La experiencia no les decepcionó. «Tampoco es tan fácil», apuntaban.

A Bruna y Ona, de 5 y 7 años, el reto tampoco las asustaba. «Vivimos bastante cerca de la plaza y nos hemos parado un momento de la que íbamos a comer», explicaba su abuelo, Vicens Terol, que ya tenía claro que «por la tarde, tendremos que con tiempo de casa para volver a venir antes de ir al colegio». «Me han gustado mucho los colores», expresaba Bruna, mientras que a Ona le encandilaba la sensación de hallar «un callejón sin salida» que las había llevado a ambas a retroceder en busca del abuelo.

Pero esta peculiar atracción no es solo cosa de niños. También a Ariadna y Sara les llamó la atención. «¿Por aquí? ¿Por dónde? ¿Dónde estás? ¿Necesitas ayuda?» se preguntaban entre ellas mientras trataban de encontrarle una abertura al circuito. «Si haces fondo de ojo, puedes ver lo que hay fuera; de otra manera, solo te ves a ti mismo», señalaban. Frente a su reflejo, «te da la sensación de que vas a salir y avanzas hacia ese punto, pero luego ves que el pasillo sigue y que no es por ahí», detallaban, y coincidían con el resto en que «es muy bonito y uno se divierte».

Y, si uno de los objetivos del ingente despliegue navideño que realiza año tras año Reus es atraer más visitantes, Nancy Aba es un ejemplo de que surte efecto. «Está bien y, para mí, lo mejor son los colores», valoraba la mujer, que explicaba, plano en mano, que «soy turista, somos de Sant Feliu de Llobregat y hemos venido a pasar unos días». El laberinto de luz le salió al paso «mientras seguíamos la ruta del Modernismo» por el centro y la curiosidad la llevó a entrar. «Pronto te das cuenta de que todo está cerrado», indicaba, tras tomar unas fotos de las paredes brillantes.

Comentarios
Multimedia Diari