Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Cierran la mitad de quirófanos de Joan XXIII este verano

Se trata de una medida habitual en los meses de julio y agosto. Los sindicatos, este año, piden acciones excepcionales para compensar la baja actividad quirúrgica durante la Covid

| Actualizado a 21 junio 2022 07:00
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

El Hospital Joan XXIII de Tarragona cerrará siete de los catorce quirófanos durante los meses de verano, lo que significa que la actividad quirúrgica se reducirá a la mitad. Así lo asegura la gerente de la Regió Sanitària Camp de Tarragona, Dolça Cortasa, al Diari. El mes de agosto es el que más se ve afectado, y aún se llevarán a cabo menos intervenciones, llegando a realizar una tercera parte de la actividad habitual. El motivo del cierre es que el personal debe descansar e irse de vacaciones. Y más, después de dos años sin apenas poder hacer fiesta por la Covid. Pese a ello, los sindicatos lo denuncian, y argumentan que no es el momento de reducir las intervenciones quirúrgicas, teniendo en cuenta como han crecido las listas de espera, después de la pandemia y con los hospitales concentrados –casi en exclusividad– con la Covid. La contratación de más profesionales sería parte de la solución para que la actividad en verano no se viera tan afectada, explican desde los sindicatos sanitarios.

De los catorce quirófanos que funcionan habitualmente en el Hospital Joan XXIII, este junio están operativos once. Cuando llegue julio, se cerrarán tres más, quedándose con siete, la mitad. En agosto, solo funcionarán cinco. Para hacernos una idea, del 1 al 15 de junio, se han realizado un total de 107 intervenciones en el Joan XXIII. Está previsto que, durante la primera quincena de agosto, las operaciones se reduzcan a 40. Casi una tercera parte de un mes normal y corriente.

La actividad quirúrgica disminuye y solo se llevarán a cabo intervenciones urgentes, como pueden ser, por ejemplo, las oncológicas. La actividad programada, como son las cataratas o las prótesis, deberán esperarse, como mínimo, hasta septiembre. La previsión es que en otoño, el número de operaciones se estabilice, volviendo a las 120 por mes.

«Los profesionales están muy cansados y tienen derecho a hacer vacaciones», explica la gerente de la Regió Sanitària Camp de Tarragona, Dolça Cortasa, quien añade que «además, hay muchos pacientes que prefieren esperar después del verano. A veces, son ellos mismos los que lo piden, para poder pasar estos meses tranquilos».

También se pierden camas

Los quirófanos no será lo único que sufrirá cambios en el Joan XXIII. También se cierran algunas camas. «No es que las cerremos, es que el hospital se adapta a la actividad de verano que, como cada año, disminuye», apunta Cortasa. Los meses de junio y julio, se pierden entre 12 y 16 camas, mientras que en agosto entre 22 y 24.

Hablan los sindicatos

Pese a que lo de cerrar quirófanos y camas ya es costumbre cuando llega el verano, los sindicatos opinan que este año no debería ser así, teniendo en cuenta la situación de los centros sanitarios en los últimos tiempos. Piden medidas excepcionales y más recursos para poder mantener la actividad.

«Hemos estado dos años con los hospitales dedicados exclusivamente a la Covid, lo que ha hecho que las listas de espera de intervenciones y los diagnósticos hayan crecido de manera importante. Tenemos el trabajo habitual de un año normal y corriente, además de lo acumulado en los años 2020 y 2021. Necesitamos quirófanos abiertos y, lo más importante, más personal para que puedan operar, si es necesario, mañana, tarde y noche», explica Tani Francesch, delegada sindical de Metges de Catalunya (MC).

Los usuarios son los primeros que se ven perjudicados por el cierre de quirófanos. Las listas de espera siguen en aumento. «Creemos que esto forma parte de la estrategia que lleva haciendo años la administración», explica Silvia Labodia Llop, del Grup de Treball en Defensa de la Sanitat Pública de Tarragona, quien opina que «se pierden quirófanos en Joan XXIII y, por contra, el hospital manda al paciente a la privada».

En la misma línea, Marina Roig, miembro de la junta de personal del sindicato CATAC-CTS/IAC, asegura que «cerrar quirófanos es un paso más hacía el nuevo modelo sanitario que se persigue. No dotar de dinero a la sanidad pública, para ir dejándola morir, a poco a poco».

Con lo que todo el mundo –incluso la administración– está de acuerdo es que ha llegado el momento de que los profesionales puedan descansar después de dos años dando lo mejor de ellos. «El personal está muy cansado. Tanto que algunos optan por coger la baja. Las enfermeras, por ejemplo, estamos trabajando con una ratio de pacientes nunca vista», explica Aixa Muñoz, delegada sindicato de la CGT. El problema es que, debido a las condiciones laborales, la administración no encuentra personal al que contratar.

Comentarios
Multimedia Diari