Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Crecen en Tarragona los fallecidos en accidente que habían consumido drogas

El 41% de los muertos de tráfico en la provincia dieron positivo. Las drogas superan al alcohol. Preocupa el efecto de los psicofármacos

| Actualizado a 10 septiembre 2022 12:08
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Entre 2020 y 2021 murieron en accidentes de tráfico 51 personas en Tarragona. De ellas, el 41%, cuatro de cada diez, habían consumido algún tipo de droga antes de perder la vida en el asfalto. Lo más llamativo es que el alcohol no figuraba como la primera sustancia tras estas situaciones fatales. Las otras drogas, entre las que sobresalen la cocaína y el cannabis, están detrás del 43,3% de los casos; el alcohol se queda en el 40%; y en el 16,7% restante de las víctimas los psicofármacos, en auge en los últimos años debido a la pandemia, aparecieron en el cuerpo de los fallecidos. En 2019, antes de la Covid-19, del total de 52 fallecidos de tráfico en el Camp de Tarragona y el Ebre, solo un 32% dieron positivo en alguno de esos análisis toxicológicos. En aquel entonces, el alcohol sí que aparecía como la principal sustancia en estos sucesos.

Lo mismo sucedió un año antes, en 2018, con un balance de 60 fallecidos y un 33% de ellos con restos de algún tipo de droga en su organismo. Son ocho puntos por debajo de los datos más recientes.

Esos son los balances que constan en las diferentes memorias del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses y del Institut de Medicina Legal de Catalunya. Es decir, aunque el número de decesos haya bajado con la menor movilidad de la pandemia, el porcentaje de muertos que habían consumido estupefacientes o drogas ha ido aumentando.

Los ansiolíticos están detrás de casi dos de cada diez muertos que dieron positivo en los análisis

El Servei Català de Trànsit se muestra «preocupado por este incremento en el consumo de drogas y psicofármacos entre los conductores muertos, atendiendo a que el porcentaje se sitúa a niveles de 2015, cuando se registraron los datos más elevados de ingesta de sustancias en personas conductoras finadas».

En el global de Catalunya, el 39,3% de los conductores muertos en 2021 habían tomado alcohol, drogas o psicofármacos. Especialmente significativo es lo que sucede con estas sustancias.

Más presencia de drogas

En ese balance conjunto de los años 2020 y 2021, las drogas propiamente dichas, excluyendo el alcohol, aparecieron en el 43,3% de los fallecimientos que dieron positivo en el análisis. Durante 2019, solo figuraban en el 24%, teniendo en cuenta el análisis provincial. El alcohol estaba en el 41% de los casos y los psicofármacos en otro tanto.

A nivel de toda España, en el 49,4% de las muertes de conductores en accidente de tráfico en 2021 se detectó presencia de alcohol, drogas o psicofármacos. En el caso específico de los conductores, en Tarragona el porcentaje es del 38%, muy cercano a ese cuatro de cada diez general. Las drogas estaban en el 52,6% de los casos, por el alcohol en el 36,8% y los psicofármacos en el 10,5%. Hay también un claro sesgo en cuanto al género. Nueve de cada diez eran hombres.

De entre los fallecidos en Tarragona que dieron positivo en alcohol, el 83% tenían tasas muy altas

Los análisis se consideran positivos cuando se detecta alguna droga en la sangre (cannabis, cocaína) o piscofármacos, sin tener en cuenta la cantidad. En el caso concreto del alcohol, se tiene en cuenta una concentración en sangre superior a 0,3 g/L.

«Nos preocupa muchísimo la situación porque vemos que hay una curva ascendente», dice Mario Arnaldo, presidente de la asociación Automovilistas Europeos Asociados (AEA). Arnaldo sostiene que «hay un incremento del 45,5 al 49,4% en cuanto a los conductores fallecidos que habían consumido alguna droga en el último año. Nos inquieta que estén disminuyendo las denuncias por alcoholemia y sin embargo sí aumente la presencia de drogas en los fallecidos en accidente». Arnaldo alerta de la incidencia que puedan tener medicamentos como ansiolíticos o antidepresivos: «Todos sabemos que por la situación de incertidumbre y de estrés que vivimos, hay un aumento de consumo de tranquilizantes o antipsicóticos, de todo lo que son psicofármacos, que puede provocar situaciones de somnolencia en la conducción que son un riesgo».

«Hay una curva ascendente de casos y eso es un fracaso como sociedad», dice Mario Arnaldo, de Automovilistas Europeos Asociados

La edad media de las víctimas de tráfico en Tarragona era de 47 años, pero se reduce a los 40 si se consideran solo los positivos en drogas y alcohol. El 64% de los accidentes con muertos tuvieron lugar en día laborable pero la cifra da un vuelco si se valoran aquellos siniestros con el alcohol como factor: fueron en un 75% durante los festivos. De entre los que dieron positivo en alcoholemia, un 83% tenía tasas muy altas de concentración, superior al umbral de 1,2g/L e incluso más allá de 2.

Desde el punto de vista sanitario

Mario Arnaldo cree que «el problema del alcohol y las drogas hay que afrontarlo más desde un punto de vista sanitario, porque es el fracaso de una sociedad, y no hay que llegar a una situación de riesgo así, se debe resolver con tratamiento y abordaje sanitario, no con multas». También advierte de que «España es uno de los países de la UE con más consumo de drogas y especialmente de cannabis y tenemos que abordar eso como sociedad».

Trànsit reconoce su preocupación por el incremento en el consumo de drogas y psicofármacos

En la presentación de los datos a nivel de España, la ministra de Justicia, Pilar Llop, afirmó que «tenemos que seguir aunando esfuerzos» para «evitar que una persona muera en accidente de tráfico por el consumo de sustancias psicotrópicas» y de ahí que se estén analizando toxicológicamente el 90% de las víctimas mortales.

Llop dijo que el consumo de sustancias «sigue siendo una realidad, y esto se refleja también en los accidentes de tráfico»; y realizó un llamamiento a la prevención y a la responsabilidad ciudadana.

Arnaldo ofrece, además, otro punto de vista puramente crematístico: «Desde la óptica económica, cuando alguien tiene un accidente con drogas de por medio la compañía de seguros no cubre ese siniestro. Y entonces lo afrontamos con nuestro propio patrimonio. Yo he visto a alguno perder un piso por haberse tomado una copa de más».

Comentarios
Multimedia Diari