De Tarraco Viva a Los Ángeles, fiel a la recreación histórica

La tarraconense Sandra López Cabrera ha participado en un documental que ha recibido tres distinciones en el RushDoc International Film Festival

| Actualizado a 10 diciembre 2021 17:30
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

El Fan Awards, el premio al mejor vídeo de presentación y, el más importante, al mejor documental. Son los tres reconocimientos que el hace unos días recogía el documental ‘Langobardi - Alboino e Romans’, una producción nacida en el norte de Italia y que ha sido una de los grandes triunfadoras del RushDoc International Documentary Film Festival de Los Ángeles.

Detrás del documental está la tarraconense Sandra López Cabrera, gran aficionada a la recreación histórica, que en este caso prácticamente ha ejercido todos los roles. Ha trabajado de directora artística, coreógrafa de batallas y combates, maquilladora, costumista y asistente de producción, dirección y edición de montaje. «En los créditos estaba en todas partes», afirma. Aunque su papel principal es el de artista, encarnando a la reina Rosamund, un personaje turbio que dio la orden de matar a su marido, para escaparse con el hermano de armas, a quien también intentó asesinar.

El proyecto arrancó con el objetivo de crear un material didáctico para las escuelas sobre los longobardos. A través de este querían darse a conocer las nuevas teorías que han surgido a raíz de este pueblo, que se asentó en el valle del Danubio y desde allí invadió la Italia bizantina. Las largas barbas eran uno de los elementos distintivos de los longobardos, lo que ha generado confusión y en algunos momentos se situó su origen en la península Escandinava.

La prioridad, en todo momento, fue que «no queríamos tirar de atrezzo sino que todos los materiales tenían que ser de época». López Cabrera lo tenía muy claro. Se adentró en el mundo de la recreación histórica de la mano del grupo Tarraco Ludus, luchando como gladiadora en la arena del Amfiteatre. «Allí trabajas con unos estudios de base arqueológica detrás o no entras al festival y me di cuenta que aquel era el camino, y que puedes mostrar a la gente cómo se hacían las cosas hace 2.000 años siendo igual de atractivas». Y esta rigurosidad ha estado presente en todas las etapas del proceso de producción. «Casi todos los participantes eran recreadores históricos e incluso las velas que utilizamos no eran blancas, sino amarillas, porque en aquellos momentos se hacían con cera de abeja», explica a modo de ejemplo.

Rodaje en plena pandemia

‘Langobardi - Alboino e Romans’ empezó a rodarse en noviembre de 2020. Inevitablemente este ha estado marcado por las limitaciones a causa de la pandemia. «Lo más complicado fue cruzar la frontera para entrar a Austria para gravar en un poblado auténtico, que se conserva tal y como era en el siglo VI», indica esta tarraconense establecida en Italia desde hace tres años. Otro handicap: el frío, ya que las bajas temperaturas no dieron tregua en las largas jornadas de filmación en el campo de batalla.

Alrededor de un centenar de personas participaron en el rodaje, que contó con la colaboración de «algunos de los historiadores más importantes de Venecia» además de tres arqueólogos. «El director, Simone Vrech, tiene una gran calidad cinematográfica y yo ya había rodado en papeles como gladiadora y vikinga, con lo que al final salió un producto tan bueno que nos lo compró la tele italiana a nivel nacional, la Rai 3FVG», explica. Asimismo, este contó con el apoyo del departamento de cultura de la región de Friuli Venezia Giulia, además del ayuntamiento de Romans d’Isonzo.

Lo que empezó como un rodaje dirigido a las escuelas, acabó convirtiéndose en un documental de 52 minutos, que primero pasó por dos festivales en Italia, antes de triunfar en Los Ángeles. «Esto te hace mucha ilusión y te anima a seguir adelante, y a pensar en un Langobardi segunda parte, porque detrás hay un culebrón muy interesante que da para hacer muchos documentales».

Sandra López Cabrera asegura que la recreación histórica la atrapó desde el primer momento. «Descubrí una forma muy atractiva y completamente diferente de lo que nos habían explicado en el cole, en la que puedes ver, oler y tocar», explica. Y esto le ha abierto una carrera profesional con un largo camino por delante.

Comentarios
Multimedia Diari