Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

El conflicto de la estiba mantiene «congestionado» el tráfico de barcos en el Port

La actividad en los muelles no se ha recuperado y hay preocupación por la llegada de nuevos barcos con cereal procedente de Ucrania. En los últimos días se ha iniciado una negociación

| Actualizado a 06 octubre 2022 07:00
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

La actividad en el Port de Tarragona sigue lejos de un escenario de normalidad, a raíz del conflicto abierto con el colectivo de estibadores. «Se están recuperando rendimientos, pero no somos ágiles y estamos congestionados», apuntaban fuentes portuarias. Las empresas estibadoras aseguran que algunas de las medidas que se han tomado en las últimas semanas, como la incorporación de nuevo personal, han dado aire respecto a la situación que se generó en las últimas semanas. Pese a ello, sigue habiendo barcos que se desvían a otros puertos y hay preocupación por la llegada de nuevos buques con cereales procedentes de Ucrania previstos para los próximos días.

El conflicto entró en una nueva fase a finales de la semana pasada, cuando las empresas estibadoras y el colectivo de trabajadores decidieron abrir una fase de negociación para intentar llegar a un acuerdo. Ambas partes se sentaron este martes para abordar la incidencia causada por el proceso de subrogación de los empleados en el marco de la liberalización de esta actividad.

Tras esta primera reunión, se aseguró que los avances todavía eran «tímidos» y ambas partes se emplazaron a seguir hablando la semana que viene. «Tenemos interés en llegar a acuerdos, mientras seguimos trabajando los siete días de la semana 24 horas», afirmaba el presidente del comité de empresa CPE Estarraco, Jordi Inglés. Estos piden una ampliación de la plantilla que ahora es de 125 trabajadores más otros 80 de eventuales, para hacer frente al crecimiento de la actividad que ha registrado el puerto. Asimismo, exigen «estabilidad» laboral para el personal en este proceso de disolución de la sociedad Estarraco CPE, que es la que hasta ahora ha venido gestionando el personal de la estiba.

Por su parte, las empresas estibadoras han decidido que habrá nuevas incorporaciones de personal y una reorganización de los equipos de trabajo, ya que actualmente se ha visto que «el ritmo no es suficientemente rápido» y que «siguen habiendo barcos sin atender cada día». «No se ha recuperado el ritmo para descongestionar el puerto», apuntaba el colectivo.

La espera en la bocana para entrar puede ser entre 24 y 48 horas, por lo que se prevé que la incorporación de nuevo personal eventual debe permitir ganar agilidad en las operativas. «No atender los buques a tiempo genera muchos problemas al conjunto de la economía y hay navieras que no pueden esperarse y las perdemos», apuntaba Rafael Fernández Cañas, director de Relaciones Institucionales del colectivo de empresas estibadoras del Port de Tarragona.

Entre los tráficos que se están desviando a otros puertos del Mediterráneo están los componentes de la automoción y los productos perecederos, como la fruta. No obstante, la preocupación está en que en los próximos días está prevista la llegada de unas 400.000 toneladas de maíz, trigo y cebada, mayoritariamente procedentes del corredor marítimo que se abrió desde Ucrania y no se sabe si este tráfico se verá salpicado por el conflicto.

Más demanda de cereales

La mala cosecha de este año ha disparado la demanda de cereales, mientras la invasión rusa de Ucrania rompía la cadena de suministro, sujeta ahora a los barcos que consiguen salir por corredor marítimo que se abrió a inicios de agosto. Pese a ello, según fuentes de la Autoritat Portuària, ya en agosto se registró una reducción de las descargas de cereal del 45% respecto al año pasado, mientras que en septiembre se alcanzaron picos de reducción de hasta un 65% en algunas semanas.

El comité de empresa solicita más personal y estabilidad laboral para los trabajadores

Con todo, los fabricantes de piensos están «preocupados». «Estamos empezando la época en la que los animales comen más y si no puedes recuperar el stock la situación será complicada», apuntaba Maria Carmen Soler, directora de la Associació Catalana de Fabricants d’Aliments Compostos (ASFAC).

Tarragona es el principal puerto cerealístico del Mediterráneo y de este depende la producción de piensos para unos 140 millones de animales del hinterland d del puerto, en el que además d Catalunya se incluye Aragón, La Rioja Navarra y el norte del País Valencià. «Hay días en los que trabajamos medianamente bien, otros fatal y el problema es que los barcos van llegando, pero no sabemos a dónde tendremos que ir a buscar la mercancía, con el incremento de costes que esto supone», añadía Soler.

Los fabricantes aseguran que «tenemos cintura para adaptarnos y cambiar la fórmula» si hay falta de stock de determinados productos. Pese a ello, esto implica que «los animales crecen más lentamente» con el incremento de costes que esto supone.

Por su parte, el director general de la Federació d’Empreses d’Autotransport de Tarragona (FEAT), Josep Lluís Aymat, lamentaba que «deberían tomarse las medidas oportunas, porque nos estamos cargando el puerto». La patronal del transporte pone en valor que en los últimos años «se ha hecho un esfuerzo muy importante para dejar de ser un puerto de tuberías y diversificar los tráficos. Ahora no pueden dejarse colgadas todas esas empresas que han hecho un esfuerzo inversor muy importante para atraer estos tráficos». La semana que viene se celebrará una nueva reunión.

Comentarios
Multimedia Diari