Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Europa pagará el desmontaje de la plataforma del Miracle y

El Ayuntamiento de Tarragona consigue una ayuda de 3,3 millones de euros de los fondos Next Generation para el proyecto Greenbelt’26, el cual afecta a la Anella Verda y Blava

| Actualizado a 23 mayo 2022 20:24
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

El proyecto Greenbelt’26, presentado por el Ayuntamiento de Tarragona a la convocatoria de ayudas Next Generation en el ámbito medioambiental, ha recibido una ayuda de 3,3 millones. Se trata de un paquete de actuaciones que apuesta por la renaturalización del litoral y del cauce del Francolí y que avanza en la materialización de este cinturón verde y azul, que quiere potenciarse alrededor de la ciudad. La concejal de Medi Ambient, Eva Miguel, valoró que la obtención de esta ayuda «significa que estamos delante de un cambio de paradigma, en el que el dinero que viene a la administración local no se destinará a poner hormigón y nuevas estructuras, sino que se destinará a quitar hormigón y a renaturalizar».

Y es que una de las actuaciones que se incluía dentro de esta convocatoria es el desmontaje de la plataforma de hormigón de la playa del Miracle, una estructura inaccesible desde hace más de ocho años y que en los últimos tiempos ha sido objeto de controversia.

En relación a este proyecto, Miguel explicó que «no tan solo estamos hablando de la retirada de la plataforma, sino que es una actuación que afecta a toda la punta, para ampliar, sacar muros y hacer que sea una zona con una transición natural más amable». En el pleno municipal del pasado mes de enero, se aprobó una moción en el que se solicitaba la retirada de esta estructura. En consecuencia, el Ayuntamiento asegura que en los últimos meses los diferentes departamentos municipales han empezado a trabajar en la redacción del proyecto de desmontaje. «Ya tenemos encima de la mesa diferentes opciones sobre como plantear la retirada y tenemos el presupuesto, por lo que debemos mirar cómo lo acabamos de encajar», apuntaba la edil cupaire.

El objetivo es que la playa del Miracle pueda ganar espacio, con un retranqueo de la zona urbanizable, de forma que en caso de temporal tenga más capacidad de resiliencia y no pase como ha sucedido esta primavera, que prácticamente ha comportado la desaparición de la arena en el tramo norte. En una primera fase se desmontará la estructura y la renaturalización del espacio dunar, mientras que a posteriori tendrá que decidirse qué se hace para la recuperación del espacio.

Entre las actuaciones también se limpiará y adecuará la laguna del Anillo Mediterráneo

Eva Miguel avanzó que se reunirSumá con los diferentes grupos ecologistas para hablar sobre al respecto, ya que en este caso esta ha sido una reivindicación que en los últimos tiempos ha liderado la plataforma SOS Costa i Camp de Tarragona. Este colectivo incluso hizo un dibujo, que era una primera propuesta de cara a la creación del parque de la punta del Miracle. Su portavoz, Lluís Estamariu, valoraba ayer el «cambio espectacular» alrededor de la plataforma, teniendo en cuenta que hace menos de un año el Ayuntamiento defendía su recuperación. «Sin voluntad política y la campaña que hicimos esto no habría sucedido. Echamos en falta que se reconozca que la presión popular ciudadana y del movimiento ecologista y medioambientalista contribuyó a abrir el debate», afirmaba.

Preguntada sobre al respecto, Eva Miguel no quiso «pillarse los dedos» sobre el inicio de las obras. «Tenemos el tema bastante trabajado y a nivel administrativo puede ser una cuestión de meses», decía. La voluntad es de que pueda iniciarse antes de finalizar el mandato, en mayo del año que viene, y, en todo caso, el Ayuntamiento de Tarragona dispone hasta 2026 para que el conjunto de esta actuaciones sean una realidad.

Por su simbolismo y trascendencia, el desmontaje de la plataforma es el proyecto más mediático. Pese a ello, una de las actuaciones más ambiciosas se propone en el último tramo del Francolí, desde la esclusa de Sant Salvador a su desembocadura. La actuación prevista representa prácticamente un tercio de los fondos obtenidos y, en buena parte se basa en el proyecto de Ecologistes en Acció. El objetivo es recuperar este corredor fluvial «muy deteriorado» en su tramo final, a partir de la recuperación de ribera, la eliminación de especies alóctonas y la ordenación de la red de caminos existente. Asimismo, se propone la creación de un humedal, a la zona de la esclusa.

El conjunto de las actuaciones tienen que ejecutarse antes de 2026

Ecologistes en Acció, no obstante, lamenta que una de las actuaciones que ha caído era la depuración de aguas en terciario, de forma que se eliminaban los nitratos y demás contaminantes, y esta agua depurada podía hacerse subir hasta la esclusa de Sant Salvador, mediante un sistema de tuberías, de forma que el Francolí llevaría agua los 365 días del año. «No se entiende, porque como Ayuntamiento no tenían que hacer nada y es uno de los pilares de esta renaturalización, porque ahora mismo el río ya está seco, cuando habitualmente son unos cuatro meses al año», apuntaba el presidente de GETE- Ecologistes en Acció, Víctor Álvarez. Este aseguraba que «seguiremos haciendo pedagogía y batallando para ver si el año que viene lo podemos incluir». Asimismo, Álvarez valoraba «muy positivamente» que «gracias a la presión social hemos conseguido cambiar una realidad de la ciudad».

Sumándole el 5% de la financiación que tendrá que aportar el Ayuntamiento y el 21% de IVA correspondiente, la inversión total prevista supera los cuatro millones de euros. «Es un hecho histórico para Tarragona porque nunca se había invertido tanto dinero en materia de medio ambiente», valoraba la concejal, quien, por otro parte, también aseguraba que «podemos estar muy contentos porque empezamos a trabajar a la altura de las circunstancias a causa del cambio climático».

Más allá de estas dos grandes intervenciones, las ayudas previstas también deben servir para limpiar y adecuar la laguna del Anillo Mediterráneo, eliminando las especies invasoras, la renaturalización del Riu Clar en su paso por la ciudad, el inicio de un modelo de gestión forestal en la Anella Verda y la recuperación de zonas de cultivo de viña en la finca del Pont del Diable. En este ámbito también se trabajará en la recuperación de caminos. Además, está previstas una actuación en el parque de Sant Pere i Sant Pau y en toda la desembocadura del Gaià. Con todo, Eva Miguel explicó que el primer paso será la puesta en marcha definitiva del Consell Municipal de Medi Ambient, que se encargará de fiscalizar el conjunto de estas actuaciones y que se cumpla con los calendarios. A partir de ahí, «el punto de partida será la creación de unos planes de gestión y unos estudios en materia de biodiversidad, de forma que estará todo fundamentado con una planificación con cara y ojos», argumentó.

Comentarios
Multimedia Diari