Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

La Fiscalía investiga si hubo delito en el episodio de malos olores de esta semana

Ha enviado un oficio a la Guardia Civil para averiguar si tiene alguna investigación en curso. La delegada del Govern dice que los protocolos del Plaseqta se aplicaron «correctamente»

| Actualizado a 29 septiembre 2022 07:00
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

La Fiscalía de Tarragona ha abierto diligencias de investigación a raíz del episodio de malos olores que se produjo el lunes en Tarragona y en otros municipios de la costa. No se descarta que se pueda abarcar también lo ocurrido ayer por la mañana, cuando se volvió a detectar un fuerte olor químico en varios puntos de la ciudad e incluso en algunos barrios de Ponent.

El Ministerio Público abrió diligencias de oficio a raíz de las noticias aparecidas en los medios de comunicación. Para ello, ha enviado un oficio al Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil para saber si tiene abierta alguna investigación. Posiblemente solicite también documentación a la empresa Asesa y a los organismos oficiales.

Ahora, la Fiscalía tiene seis meses para investigar –que en caso necesario se podría prorrogar medio año más, tras pedir permiso a la Fiscalía General del Estado–. Al final, puede archivar el asunto si no ve indicios de delito o bien puede llevar el caso al Juzgado para que siga con la investigación.

Los hechos

La alarma –en sentido figurado– se activó durante el mediodía del lunes. La ciudad, sobre todo, las calles más cercanas a la Part Baixa, empezó a oler mal. «Como a gasolina o a huevos podridos», decían algunos. Fue entonces cuando Protecció Civil informaba, a través de Twitter, que el origen del mal olor era la fuga de nafta que había tenido lugar durante la madrugada en la empresa Asesa, ubicada en el Polígon Químic Sud. En ese comunicado, Protecció Civil aseguraba que se activaba el Plaseqta en fase de prealerta, y que la fuga estaba controlada y que «no había afectaciones al exterior». El mal olor, decían, era provocado porque se estaba traspasando el producto de un depósito a otro. La línea de emergencias 112 recibió el martes un total de 500 llamadas alertando de la situación.

Diez horas pasaron desde que se produjeron los hechos hasta que la población fue conocedora. Más adelante de este artículo descubriremos los motivos.

La Generalitat da la cara

Tres días después de la fuga de nafta en Asesa, la representante de la Generalitat en Tarragona, la delegada del Govern Teresa Pallarès, comparecía ante los medios de comunicación ayer «para dar la cara y explicaciones», decía ella misma.

Pallarès esclareció que no se comunicó lo sucedido a la población porque, tal como marca el protocolo del Plaseqta, solo se debe informar en caso de emergencia, y siempre que se requiera un confinamiento. De no ser así, no hace falta comunicar nada.

Según Pallarès, el protocolo se aplicó correctamente, y aseguró que, «si mañana ocurriera algo parecido a lo del lunes, actuaríamos de la misma manera», comentaba la delegada del Govern de la Generalitat en Tarragona, quien, pese a todo, reconoció que el Plaseqta «es mejorable». Pallarès avanzó que ahora, tras este episodio de malos olores, «se recogerán las quejas y, si es conveniente, haremos los cambios necesarios».

«¿Que lo hubiéramos podido hacer mejor? Evidentemente. Todo es mejorable en esta vida. De hecho el Plaseqta debe estar vivo constantemente», explicaba Pallarès, quien, en parte, responsabilizó a Madrid de lo ocurrido. «No quiero echar balones fuera, pero estamos pendientes del despliegue del sistema de comunicación Cell Broadcasting, de avisos de emergencia a la población a través del teléfono móvil, y que depende del Estado», recordaba Pallarès, quien insistió en que «nos gustaría hacerlo nosotros, pero no podemos por el tema de la protección de datos».

La delegada puso de manifiesto que, con situaciones como la de esta semana, será difícil que la ciudadanía recupere la confianza en la industria química. «Entiendo la desconfianza de la población y me hago responsable directa en primera persona, teniendo en cuenta que soy la directora del Plaseqta», decía Pallarès.

Por otro lado, la representante del gobierno autonómico también dejó claro que el alcalde de la ciudad de Tarragona, Pau Ricomà, estuvo desde el primer momento informado de lo que estaba sucediendo. Pallarès lo destacó, después de que el alcalde criticara, el pasado martes, la falta de información por parte de la Generalitat. Además, Ricomà pidió al Govern «no hacer una lectura tan estricta del protocolo y tener en cuenta la sensibilidad de los ciudadanos», y le recriminó no haber tenido los detalles de los hechos. Ayer, Pallarès desmintió las palabras del alcalde Ricomà.

«Fue un accidente»

Por otro lado, la delegada explicó ayer que desde el Departament de Seguretat Industrial de la Generalitat se ha abierto un expediente –de momento, informativo–, para esclarecer lo ocurrido en las instalaciones de Asesa, ubicada en el Polígono Químic Sud. «Todo parece indicar que se hundió un depósito de nafta debido a los fuertes temporales de la semana pasada», comentaba Pallarès, quien definía lo sucedido como «un accidente».

Más de doce horas después de la fuga de nafta, los técnicos del Departament d’Acció Climàtica de la Generalitat se desplazaban hasta el lugar para medir el estado del aire. «Desconozco porque tardaron tanto, pero me aseguran que los protocolos fueron los correctos», decía ayer Pallarès.

La delegada dejó claro que en ningún momento se superaron los niveles que marca la normativa, aunque reconoció que «los episodios de malos olores fueron muy molestos».

Concentración

Un centenar de personas se concentraron ayer por la tarde en la Plaça de la Font para pedir explicaciones sobre lo ocurrido. Y es que ayer, los ánimos volvieron a calentarse, ya que a lo largo del día volvió a sentirse en fuerte olor. Según la delegada del Govern, las tareas de la empresa se alargarán, como mucho, «hasta el día de hoy».

Pallarès: «Si mañana ocurriera algo parecido, actuaríamos de la misma manera»

El incidente de la fuga de nafta del pasado lunes, y el episodio de los malos olores en la ciudad del martes, llegaron al Parlament de Catalunya ayer, de la mano de Jordi Jordan, diputado por el grupo En Comú Podem. Jordan registró una serie de preguntas dirigidas a la Mesa del Parlament para pedir explicaciones sobre el incidente a la empresa Asesa, de Polígon Sud. También se interesó por la posterior actuación de las administraciones.

Jordan aseguraba que «la Generalitat debería revisar los protocolos valorando los picos de contaminación y también mejorar la comunicación y transparencia de cara a la ciudadanía, para no seguir creando alarma entre la ciudadanía».

¿En qué se basa el Govern para decir que no es tóxico? o ¿Cuánto tardó en llegar Protecció Civil al lugar», son algunas de las preguntas que el diputado Jordi Jordan presentó ayer ante el Parlament.

Comentarios
Multimedia Diari