Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

«Los gladiadores no eran como los pintan en las películas de Hollywood»

El Auditori del Camp de Mart acogió ayer una recreación divulgativa sobre los mitos y leyendas de la gladiatura

| Actualizado a 22 mayo 2022 08:01
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Tarraco Viva es un espectáculo, pero además del entretenimiento tiene un claro carácter divulgativo, es decir, explica la historia con el máximo rigor posible. Y la recreación Gladiadors i mites, que ayer por la tarde reunió a un numeroso público en el Auditori del Camp de Mart, es un claro ejemplo de la idiosincrasia del festival.

De este modo, el investigador, escritor y divulgador de historia y arqueología antigua Ricardo Cagigal –de JANO, recreaciones históricas– se encargó de explicar a los asistentes como surgieron y evolucionaron los gladiadores, además de romper mitos, leyendas y falsedades que muchos tenemos en nuestra mente cuando pensamos en ellos. Cagigal iba exponiendo sus conocimientos desde el escenario mientras varios actores, vestidos de diferentes personajes de la época relacionados con el mundo de la gladiatura, iban apareciendo y recreando las situaciones de las que hablaba.

El experto inició la conferencia explicando que los primeros gladiadores fueron los bustuaris, esclavos sin entrenamiento ni preparación para la lucha que combatían el uno contra el otro frente a las pilas en las que se quemaba un muerto en un funeral, pues en la época romana se creía que era necesario derramar sangre para aplacar los espíritus del infierno tras la muerte de un amigo o familiar. Y lo cierto es que estos bustuaris fueron evolucionando con el paso de las décadas hasta convertirse en gladiadores, entrenados para luchar y con los mejores médicos, como los deportistas de élite. Esto era en los primeros siglos después de Cristo, y según Cagigal llegó el momento en que incluso los ciudadanos se pudieron convertir en gladiadores y, de hecho, la mitad de la población lo hacía para ganarse la vida.

$!Varios actores, vestidos de diferentes personajes de la época relacionados con el mundo de la gladiatura, recrearon los combates. Foto: Pere Ferré

Mientras hablaba sobre el origen y la evolución de estos personajes, el historiador iba desmontando las muchas falsedades sobre los gladiadores que Hollywood nos ha querido hacer creer con sus películas. Algunas que pueden parecer tan increíbles como que algunos llegaban a luchar con 55 años, la media de altura era de 1,68 metros y que para nada tenían cuerpos musculosos, ya que era importante que tuvieran algunas capas de grasa para evitar que al mínimo corte se les pudieran lesionar los músculos y por lo tanto el combate se acabara pronto.

En este sentido, Cagigal aseguraba también que eran muy pocas las luchas que acababan con la muerte de uno de los combatientes y que, en cualquier caso, el resultado del enfrentamiento estaba pactado con antelación por su propietario y el organizador del evento. Aunque durante gran parte del tiempo la recreación tuvo un aire pausado y explicativo, el espectáculo terminó con intensos combates que agitaron al público, que gritaba y aplaudía desde las gradas.

Antes de que iniciara la recreación, Manuel Santos, de Barcelona, estaba en el Camp de Mart con su mujer y otros matrimonios, que aprovechaban la sombra de los árboles para hacer cola sin pasar demasiado calor. Explicaba que «ya vinimos al festival hace tres años, pero solo el último día y nos quedaron muchas cosas por ver», y añadía que aun así «nos gustó mucho la experiencia y hemos querido repetir». Aunque reconocía que habían escogido el espectáculo de los gladiadores porque «era de los pocos que quedaban entradas», Santos señalaba que «ya nos gustó el que vimos hace tres años en el Anfiteatro y queremos volver a disfrutarlo». En líneas generales, destacó que el Tarraco Viva «es una manera para conocer como vivían antiguamente los romanos y nos gusta especialmente a los que nos gusta la historia».

Por otro lado, Javi Solanas y Neus Ibern aseguraban que habían escogido esta actividad porque «es atractiva, por el tema de la lucha sobre todo, esperamos ver mucha acción». Finalmente, Jorge Garrido y Natasha Piras, que venían de Barcelona con su hijo Andreas, justificaban que «hacía tiempo que no veníamos y teníamos muchas ganas de volver».

Comentarios
Multimedia Diari