Tarragona espera una primera remesa de 17.000 dosis de Pfizer

A partir de la próxima semana el Departament de Salut pretende vacunar a unos 8.400 tarraconenses que viven o trabajan en residencias

| Actualizado a 24 diciembre 2020 13:39
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

Tarragona espera estos días la llegada inminente de una primera entrega de 17.000 dosis de la vacuna de Pfizer, que permita empezar a inmunizar desde la semana que viene a algo más de 8.400 tarraconenses, que van a ser los primeros en recibir el esperado antídoto.

Todo está a punto para que la primera vacuna disponible para la Covid-19 llegue a la provincia, procedente de Barcelona, desde donde se distribuirá a las diferentes regiones sanitarias. En concreto, los viales viajarán unos 1.500 kilómetros desde la planta de producción en Puurs, Bélgica, hasta cada una de las 78 residencias de gente mayor que hay en la provincia, 60 en el Camp y 18 en el Ebre.

Será el primer paso para proteger a la población más frágil, la que más ha sufrido el impacto de las olas del virus. Según la previsión de Salut, en el Camp de Tarragona se vacunarán 6.800 personas –entre residentes y empleados– de forma inminente y en el Ebre 1.700, si bien las cifras pueden variar.

«Estamos pidiendo a los residentes el consentimiento informado, la autorización para poderles poner una vacuna que no es obligatoria. Es un trabajo previo para poder estar a punto de cara al inicio de la vacunación», explica Cinta Pascual, la presidenta de la patronal catalana de la dependencia. «La idea es empezar a vacunar el domingo y en unos días inocular a todas las personas de las residencias. La segunda dosis sería a principios de febrero. Después, hay que esperar 15 días para que se genere inmunidad, que podría estar ya creada hacia finales de febrero», indica Pascual.

En un principio, en diez días se habrá administrado esta primera dosis a las personas que viven o trabajan en una residencia de gente mayor. Habrá que esperar al menos 21 días para aplicar la segunda y obtener, por fin, la protección definitiva. Pero no solo las personas mayores están en la rampa de salida para vacunarse la próxima semana. Hay 33 residencias de personas con discapacidades (23 en el Camp, 10 en el Ebre) que también están contempladas en el plan inicial de salud para llevarles el antídoto.

Por regiones, en el Camp de Tarragona se inmunizarán con preferencia 2.984 personas mayores y otras 622 con discapacidad. A eso se añade un colectivo casi tan grande como es el de los profesionales que trabajan en esos centros. Son 3.178, según la previsión provisional de Salut. En total, son esas 6.800 personas que a partir de la próxima semana recibirán la solución. En el Ebre, la inoculación alcanzará en este primer momento a 748 personas mayores, 178 con discapacidad y 753 trabajadores.

Llegadas progresivas

En posteriores fases, también se seguirán vacunando el resto de sanitarios. Un total de 276 equipamientos de Salut en la provincia, incluyendo ya a los CAP, los hospitales y a otros centros, también recibirán dosis con preferencia, en relación al resto de la población. Las vacunas de Pfizer irán llegando progresivamente, a la espera de que durante 2021 otras marcas como Moderna o AstraZeneca se vayan sumando, de forma que convivirán varias fórmulas. En esta primera tanda, Catalunya dispondrá de 200.000 dosis, para vacunar a unas 100.000 personas, aproximadamente. Las cifras son estimatorias, teniendo en cuenta que no se vacunará a las personas que sean positivas o a las que tengan síntomas como fiebre.

La vacunación se hará antes en aquellas residencias sin infectados de coronavirus, mientras que las que tengan algún brote activo deberán esperar. En general, la situación epidemiológica actual en estos centros es buena.

En cuanto a la logística, abunda el secretismo y la confidencialidad para proteger la llegada del esperado material. Las vacunas estarán custodiadas por un dispositivo de Mossos d’Esquadra que vigilará las sedes de almacenamiento. El Banc de Sang i Teixits de Barcelona será el lugar donde queden unas reservas. Al menos en esta primera etapa, la vacunación se hará a través de equipos móviles que se irán desplazando por las residencias. Se prevé que haya 25 equipos de vacunación por toda Catalunya, dos de ellos en el Camp de Tarragona. Esos equipos estarán formados por más de 500 enfermeras y 150 auxiliares administrativos. Irán en parejas, en turnos de mañana y tarde.

Así, en plenas fiestas, la compleja logística de la vacuna se pone en marcha y, con ello, se ve ya la luz al final del túnel. El reto es que Catalunya alcance la inmunidad de grupo hacia el próximo otoño, al haber logrado el 70% de población vacunada. Tarragona necesita alrededor de 1,1 millones de dosis para proteger a 570.000 habitantes, aproximadamente.

 

Comentarios
Multimedia Diari