Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Una pareja de Salou recién desahuciada reclama pisos sociales en la ciudad

Este lunes las echaron de su domicilio, en el que llevaban alquiladas dos años y, ahora, no encuentran una vivienda asequible donde vivir

| Actualizado a 22 julio 2022 07:00
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

La vida de Rosa y Mercedes ha dado un vuelco totalmente inesperado esta semana. El lunes, esta pareja de Salou recibía en su piso del barrio de la Salut la visita de una patrulla de los Mossos d’Esquadra con una orden de desahucio de la que, aseguran, no tenían ninguna constancia. Prácticamente sin tiempo para empaquetar y recoger sus pertenencias, se vieron en la calle con un par de maletas y sus mascotas. Han pasado cuatro días, en los que el Ayuntamiento de Salou les ha ofrecido alojamiento en una pensión de la ciudad. Hoy, podrán pasar el día en otra, pero de cara al fin de semana se encuentran sin alternativa habitacional.

Tienen 55 y 47 años y ambas son pensionistas, ya que padecen una discapacidad del 65%. Entre las dos perciben unos 1.000 euros mensuales. «No pedimos que nos estén pagando una habitación en una pensión, lo que queremos es recuperar nuestras vidas y tener un piso para nosotras y nuestros animales. Podemos pagarlo, pero no encontramos ninguna opción», denuncian. Estos días, afirman, han estado buscando algún alquiler por la zona, «pero te encuentras que lo más barato son 700 euros al mes». Es por ello que reclaman que se habiliten viviendas de alquiler social en la ciudad para casos como el suyo.

«Podemos pagar un alquiler, pero no encontramos ninguna opción», lamentan

Rosa, que se mudó a vivir a Salou con su pareja hace dos años, narra que entraron a vivir en el piso, propiedad de un empresario de Barcelona, en abril de 2020, justo tras el estallido de la pandemia. Según cuenta, en este tiempo han estado pagando religiosamente los 460 euros del alquiler todos los meses, pero en los últimos dos meses dejaron de hacerlo por un conflicto con el dueño por unas obras incumplidas en el interior de la vivienda. «Ahora lo que quiere es destinar el piso a usos turísticos y poder cobrar 1.000 euros a la semana», denuncian.

Después del trauma vivido con el desahucio, la pareja agradece el trato recibido por parte de Rosa, la propietaria de la pensión Torre Mar, donde están alojadas desde el lunes en una habitación con dos camas y baño compartido. «No tenemos cocina y comemos gracias a unas amigas que nos están ayudando», afirman. A pesar de estar en una situación de vulnerabilidad reconocida, se quejan de la poca ayuda que han recibido por parte de las instituciones.

Mientras, desde la concejalía de Benestar i Serveis Socials de Salou han manifestado que «entendemos que es una situación grave, como cualquier otro desahucio de alguna persona del municipio». En este sentido, fuentes del consistorio defienden que Serveis Socials «siempre hace lo que está en sus manos para buscar soluciones y resolver la situación de las personas vulnerables, con los mínimos perjuicios para ellas». Así, el Ayuntamiento explica que ha facilitado alojamiento a Rosa y Mercedes en dos pensiones estos días y que «de cara al sábado, las personas afectadas cuentan con recursos personales para quedar alojadas, según han manifestado ellas mismas», un extremo que las afectadas niegan. «No tenemos familia en Salou y todavía no sabemos dónde vamos a dormir este fin de semana», lamentan.

Comentarios
Multimedia Diari