Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Marcel Barrena: «Rodar una película es una montaña rusa emocional»

El también guionista participa hoy en la inauguración del Festival Psicurt, donde se proyectará el filme ‘Mediterráneo’

| Actualizado a 06 octubre 2022 10:23
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

La proyección de la película Mediterráneo, de Marcel Barrena, servirá hoy para inaugurar la séptima edición del Festival Psicurt. El director de cine estará presente en la Antiga Audiència de Tarragona, donde después de la proyección del filme (19 h) participará en el coloquio alrededor de la producción, ganadora de tres premios Goya y cuatro premios Gaudí.

¿Qué significa para usted que la película ‘Mediterráneo’ inaugure el Festival Psicurt?

Siempre es una buena noticia ver que, después de un año de estrenar la película, todavía sigue dando vueltas por el mundo. Es emocionante sentir que hemos hecho un proyecto que la gente valora.

¿Qué prejuicios debemos dejar de lado cuando hablamos del drama de los refugiados?

Cada uno de nosotros debemos plantearnos qué podemos hacer para cambiar las cosas y dejar un mundo mejor a quienes vendrán. En mi caso, hice lo que sé, es decir, rodar una película para visibilizar el problema.

¿En qué aspectos ha nadado a contracorriente para sacar adelante el filme?

En absolutamente todos. Cuando te planteas una película, empiezas a edificar un castillo de cartas y no sabes cuándo caerá. Debes ser muy fuerte mentalmente y tomarte las cosas con calma, porque un filme puede darte muchas alegrías, pero también sufrimientos. Son muchas noches sin dormir por culpa de la ansiedad y los nervios. Sientes que luchas contra todo, ya que lo más difícil de una película no es la financiación, sino la suma de todas las pequeñas luchas, desde el guion hasta la documentación, pasando por convencer a los actores, trabajar con refugiados reales, rodar en el mar, etc.

Psicológicamente, no ha debido ser fácil.

Desde fuera, el público puede pensar que tengo mucha suerte de rodar películas y dedicarme al mundo del cine, pero es una montaña rusa emocional y realmente difícil de explicar. Son muchas angustias porque muchas cosas dependen de ti y pueden fallar en cualquier momento. Si a todo ello, le sumas que estás rodando una película cuyo tema es de una envergadura social enorme, y que hay muchas almas implicadas, todavía sientes más responsabilidad y desgaste emocional.

¿Cuál es la contrapartida cuando el filme llega a la gran pantalla?

La gratificación entonces es máxima porque puedes compartir la película con el público y ves que ha servido para ayudar. Con el paso del tiempo esto es lo que nos quedará.

‘Deixa anar el pes de la teva maleta, vine al Psicurt’ es el lema del festival. Después de ‘Mediterráneo’, ¿con qué mochila emocional viaja?

Llena de gratificación por sentirme afortunado de haber podido rodar Mediterráneo, aunque, a pesar de ello, la gente sigue cruzando el mar y el problema continúa.

¿Qué mensaje le gustaría que perdurase de la película?

El primero es qué podemos hacer cada uno de nosotros para dar voz a esta realidad y al conflicto. Y, en otro nivel, humanizar a los refugiados, es decir, que sean conocidos por su nombre, como personas que también quieren ser directoras de cine, ingenieras, médicos, actores, albañiles, etc., para evitar que se les cierra la puerta.

Comentarios
Multimedia Diari