«Los radares disuaden y estaría muy bien tenerlos fijos en el barrio»

La Guàrdia Urbana de Reus, que ya opera con varios dispositivos pedagógicos móviles, adquirirá otro. Los vecinos quieren que se instalen permanentemente en algunos puntos donde los coches corren más. La avenida de Salou rebaja el límite de velocidad

| Actualizado a 10 junio 2022 07:00
Se lee en minutos
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

«Los coches pasan ante el radar, miran la pantalla que les avisa de que superan el límite de velocidad y se ve cómo frenan», explica al Diari Pepita Roig, presidenta de la Associació d’Amics del Barri Fortuny. La zona es una de las últimas donde la Guàrdia Urbana de Reus ha colocado alguno de sus radares pedagógicos móviles, unos aparatos que se adquirieron para informar al conductor de que circula demasiado rápido y avisarlo de que está cometiendo una infracción.

En detalle, al menos la semana pasada y a principios de esta, en la avenida de Salou ha estado en marcha uno de ellos. Los vecinos quisieran que las máquinas «se quedasen fijas aquí, y que no se pierda ese efecto de disuasión que consiguen».

El punto es conflictivo: quienes residen en las viviendas del entorno han denunciado reiteradamente que los coches pasan demasiado deprisa y han pedido soluciones al problema. «Esto es una avenida, no es una carretera como antes, y tiene un límite de velocidad que hay que respetar», precisa Roig, que dice que «como no están muy seguros de si esto les trae multa o no, los conductores que pasan por el radar reducen la marcha» y «hace unos días que se está más tranquilo».

En la avenida de Salou «el ruido del tráfico es un problema para la gente, sobre todo para quienes viven justo delante, y, si los vehículos van más despacio, ya no se nota tanto». A ello hay que añadirle que, «por las noches, corren más porque el tráfico está más despejado». Además, comenta Roig, «como es un tramo donde hay dos semáforos, una vez que pasan en verde el primero aceleran para llegar al segundo sin que se les cambie a rojo». «Los semáforos también ayudan mucho a regular, pero hay gente que es de una manera que hace lo contrario», indica la presidenta.

El radar que ha medido la circulación en esa vía, «si lo miras un minuto, verás que avisa del exceso de velocidad un montón de veces» y «se distingue claramente porque a partir de 40 kilómetros por hora ya indica precaución». «Si fuesen aún a 50... Pero tampoco», lamenta. Por eso, la entidad valora que «sería positivo tenerlos siempre aquí, y así quizás se podría ir resolviendo el problema que existe desde hace tanto tiempo con la velocidad».

Pacificar el tráfico

Consultada sobre la repercusión de los radares pedagógicos móviles, la concejala de Seguretat, Dolors Vázquez, apunta que «complementan la estrategia de seguridad vial y pacificación del tráfico que lleva a cabo la Guàrdia Urbana» y que «se han demostrado eficaces en el objetivo de reducir la velocidad de los vehículos y adecuarse a la velocidad permitida». «Su función es informar a los conductores del exceso de velocidad y alertarlos de que cometen una infracción», precisa, y dice que «vamos más allá: buscamos la tranquilidad de la ciudadanía». Fuentes municipales especifican que el cuerpo tiene previsto adquirir otro dispositivo más.

Por su parte, el presidente de la Federació d’Associacions de Veïns de Reus (FAVR), Marcos Massó, opina que «está bien que la gente se dé cuenta de que no puede ir a la velocidad que quiera». «Yo, que camino bastante por Reus, suelo ver coches que parece que piensen que están en una carrera» y «cualquier aviso que fomente la precaución me parece muy positivo», concluye. Los radares pedagógicos pueden registrar estadísticas de tráfico, con una memoria de más de un millón de vehículos, y facilitar la definición de las estrategias de seguridad vial que implementa la Guàrdia Urbana. Se suman a los radares de los que dispone el cuerpo desde hace años para la seguridad vial.

A pesar de que los últimos tiempos han estado marcados por la pandemia, la Guàrdia Urbana de Reus controla la velocidad de unos 70.000 vehículos anuales. Un 2,2% de los vehículos controlados superan el límite de velocidad y casi 1.500 son denunciados. Generalmente son infracciones administrativas, a pesar de que se registra una media de cuatro delitos al año contra la seguridad del tráfico por superar el límite de velocidad.

Cambios en el límite de velocidad de la avenida de Salou

El máximo de velocidad al que deben ceñirse los vehículos que circulan por la avenida de Salou ha cambiado recientemente, tal como precisan fuentes municipales al Diari. Y es que, «desde la semana pasada, se ha limitado la velocidad por la avenida de Salou entre la avenida del Mediterrani y la plaza del Canal», tal como detallan las mismas fuentes, que especifican que «el límite ha pasado de 50 a 40 km/h» y que «se trata de una acción que estaba recogida en el Pla Local de Seguretat Viària».

De esta manera, los radares pedagógicos móviles que se han colocado en la zona «ya han sido pertinentemente adaptados a la nueva velocidad» en la que es una de las arterias de Reus.

Comentarios
Multimedia Diari