Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

El gran apagón en Europa

¿Realidad o ficción? Algunas verdades y mentiras de lo que podría pasar este invierno si se cumplen las peores previsiones y falla el suministro de gas y electricidad

| Actualizado a 15 octubre 2022 07:00
Jordi Julià
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

La guerra en Ucrania sigue con una crueldad horrorosa. Lo decimos por las terribles imágenes de destrucción que estamos viendo esta semana. Es el caso del bombardeo este pasado lunes de diversas ciudades con el resultado de 10 muertos y más de 70 heridos. Ayer mismo se informó que los misiles rusos ya han destruido el 30% de la red energética ucraniana en dos días.

Está claro que la energía y el suministro de gas y electricidad es ya un arma más de la guerra de Putin y los consumidores europeos lo saben. Algunos políticos, medios de comunicación y desde la propia Comisión Europea ya han anunciado que este será un invierno duro en relación a la energía y a sus costes. Británicos y alemanes ya acaparan leña y alimentos por el alto coste de la energía y otros efectos de la guerra.

Hay incluso quien avisa de un gran apagón en Europa si Putin decide cerrar los grifos del gas ruso. De hecho, países como Estonia ya han advertido a sus ciudadanos que es posible que se produzcan apagones si Rusia los expulsa de la red eléctrica que comparten.

¿Pero un apagón a gran escala es una posibilidad real o es ciencia ficción en Europa? Vamos por partes. Es muy complicado que nosotros tengamos grandes cortes generales porque según algunos expertos, Europa tiene los mejores gestores de red del mundo. Los mismos especialistas creen que es «altamente improbable» con la excepción de un atentado. Lo que sí que vamos a ver serán los llamados apagones controlados. Países como Reino Unido ya contemplan cortes de tres horas en el caso de que Rusia corte completamente el envío de gas. En concreto, se producirían entre las 16 horas y las 21 horas y siempre se avisará a los consumidores con 24 horas de antelación. Y mucho más cerca, a partir de mañana sábado, Enedis, la empresa pública francesa que gestiona la distribución de electricidad en ese país, podrá cortar los calentadores de agua caliente de más de cuatro millones de clientes entre las 12:00 y las 14:00 para evitar apagones. Eso sí, en ningún caso se producirán cortes para otros aparatos eléctricos o electrónicos, como frigoríficos o televisores.

Pero después de resolver esta pregunta, hay otra más inquietante. ¿Qué pasaría si realmente se produjera y que nuestra sociedad se quede sin electricidad? Los alemanes tienen la respuesta y no es nada halagüeña. Según leímos el pasado 9 de septiembre en el prestigioso diario alemán Frankfurter Allgemeine se publicó un impactante artículo en el que se daba cuenta de un inquietante experimento científico producido en el área de Rheingau-Taunus (con unos 184.000 habitantes) en el estado germano de Hesse. Se simuló un corte de luz durante cinco días y el resultado ‘virtual’ fue un apocalipsis tecnológico, con pérdida de ganado, saqueos, incendios y decenas de víctimas mortales. Los daños que se podrían alcanzar superarían los 200 millones de euros, según el diario. Lo primero que fallaría sería la telefonía móvil e internet y poco después las alarmas de seguridad y contra incendios. Más tarde se apagarían los generadores de los servicios de emergencia que están diseñados para solo 16 horas de funcionamiento. Este simulacro ha hecho que las autoridades alemanas tomen nota de lo que se puede hacer en esa improbable e hipotética situación para buscar soluciones.

Lo que tampoco es ficción es que Austria, un país con gran dependencia del gas ruso, ya ha pedido a su población que cuenten en sus despensas con alimentos muy duraderos, como pasta, arroz, así como conservas, dos litros de agua por persona y día, velas, linternas, un hornillo portátil de gas, dinero en efectivo y una radio que funcione con baterías. Eso en el caso extremo de un gran apagón. Ya han diseñado un plan para que a partir del 2025, cien de sus principales cuarteles militares sean autosuficientes en el mayor grado posible en términos de energía, combustible, agua potable y alimentos para garantizar la respuesta del Ejército en caso de apagón, y así dar a las organizaciones civiles la oportunidad de recargarse.

Esto sucede casi en el mismo momento en que se ha estrenado en el festival de San Sebastián una impactante serie de ficción de Movistar + que lleva un título que lo dice todo, Apagón, y que muestra cómo reaccionaríamos en nuestro país a la vida sin energía ni tecnología. Se la recomiendo, es un ejercicio interesante para no desperdiciar energía, no depender tanto de las pantallas del teléfono, y sirve para reconectar con nuestros amigos y allegados. Ellos no se van a apagar si no hay corriente. Piénselo.

Comentarios
Multimedia Diari