Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Comercios del arrabal de Sant Pere de Reus apuestan por las luces de Navidad para atraer a clientes

Serán las primeras fiestas, en casi una década, que la calle tendrá alumbrado ornamental. Las tiendas quieren contribuir a la dinamización en un año en el que han abierto nuevos negocios

| Actualizado a 25 noviembre 2022 06:00
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Romper con la barrera del ‘centro de Reus’ y que la gente se pasee más allá del eje Llovera-Monterols. En definitiva: dinamizar el Tomb de Ravals. Este es el objetivo de comerciantes y Ayuntamiento. En lo que va de año, han abierto cuatro nuevos negocios en los arrabales de Robuster y Sant Pere. Lo han hecho en el marco del proyecto ‘Reus Espais Vius’, impulsado por la concejalía de Empresa i Ocupació. Ocho más están a punto de hacerlo. Y, ahora, comercios de la zona quieren aportar su grano de arena con la colocación de luces navideñas, después de casi diez años sin hacerlo. «Es una forma de colaborar en la revitalización», argumenta Míriam Sánchez, al frente de la tienda Rockillos.

Ella fue la promotora de la iniciativa en el arrabal de Sant Pere. «Llevo cinco años aquí y, en este tiempo, jamás han habido luces de Navidad en esta zona. Solo ponen ornamentos en los árboles y de esto se encarga el Ayuntamiento», recuerda. Josep Mestres, desde la tienda Butan Reus, detalla que hace al menos siete u ocho años que lo dejaron de hacer: «Teníamos que ‘perseguir’ demasiado al resto de comercios para poder organizarlo y, al final, desistimos».

Ahora, que precisamente el consistorio está trabajando en la revitalización de locales vacíos en esta zona, «creí que era un buen momento. Así, los comercios también contribuimos en esta dinamización», exclama Sánchez. Empezó a moverse en agosto, «pregunté al Ayuntamiento cómo teníamos que hacerlo, hablé con todos los comercios del arrabal y ha salido adelante».

Las luces están ya colocadas y hoy a las 19 h se encenderán, junto al resto de alumbrado ornamental de la ciudad. Las calles iluminadas a iniciativa de establecimientos comerciales son una veintena. El coste está subvencionado en un 70% por parte del Ayuntamiento (150.000 euros). Además, el consistorio se encarga del alumbrado de las plazas Mercadal, Prim y Llibertat, y de la iluminación de los árboles del Tomb de Ravals y de los barrios (423.100 euros). «No sé si tener luces de Navidad tendrá efecto, pero al menos invitan a pasear», comentan desde La Duquesa Cupcake, en el arrabal de Sant Pere. Éste es uno de los comercios que colabora en la iniciativa «y en total somos una quincena», dice Míriam Sánchez.

Como relatan desde los establecimientos de la zona, el gran reto es conseguir que el Tomb de Ravals sea visto como un área de paseo. «La tendencia, en cambio, es quedarse en lo que es estrictamente el centro», como si los arrabales fuesen una barrera.

Francesca, al frente de la tienda de repostería La Duquesa Cupcake, recuerda que «hubo un momento en el que prácticamente me quedé sola en este tramo de calle». Sin ir más lejos, hace un año había unos 25 locales cerrados en los arrabales de Robuster y de Sant Pere. Poco a poco, a través de ‘Reus Espais Vius’, algunos han sido ocupados por nuevos emprendedores. «En el bolsillo, no lo noto, pero al menos tengo vecinos», bromea Francesca, que cree que «esto es muy bueno para la zona». Para Josep Mestres, de Butan Reus, es también una buena noticia que abran nuevos establecimientos porque «nos da más visibilidad».

Justo al lado de la tienda de repostería hay una de las emprendedoras que ha apostado por ubicar su negocio en el arrabal. Se trata de Cristina Gómez, que a principios de año abrió Fer Safareig, una tienda de muebles restaurados. «Ya me lo dice la gente, que este arrabal está muy apagado. Pero por ahora me va bien. Lo que funciona, al fin y al cabo, es el boca a boca. Viene mucha gente a la tienda a través de recomendaciones», explica. Además, complementa la venta de muebles que ella misma recupera y les da un nuevo aire, con servicio de restauración y talleres. «No participo con el alumbrado navideño, pero porque el negocio estará cerrado esas fechas», explica Gómez, que a la vez valora positivamente la iniciativa.

A pesar del elevado número de persianas bajadas aún acumuladas en esta zona, los negocios funcionan bien para aquellos que hace años que están abiertos. En el caso de Rockillos, que es una tienda de ropa alternativa de grupos de música, pensada para todas las edades, Míriam Sánchez destaca que su singularidad es lo que atrae a la clientela. «Como que es algo muy específico y no hay en la zona una tienda similar, la gente viene», señala. Así también sucede en La Duquesa Cupcake, donde «los clientes vienen expresamente». Pero quieren ir más allá y que los arrabales vuelvan a ser zona de paseo.

Extensión en otros arrabales

La revitalización que el Ayuntamiento está impulsando en el eje de Sant Pere y de Robuster, ahora encara una segunda fase. Así, el proyecto ‘Reus Espais Vius’ incluye el arrabal de Martí Folguera y el entorno del Pallol. La iniciativa consiste en facilitar el contacto entre propietarios de locales vacíos con emprendedores interesados en abrir un negocio. Y no solo eso, sino que el consistorio subvenciona hasta el 50% de la inversión necesaria para la apertura, con un máximo de 20.000 euros. También ofrece un programa de asesoramiento y acompañamiento a los emprendedores escogidos. Éstos tienen que presentar proyectos con impacto social y medioambiental.

Comentarios
Multimedia Diari