Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Secciones
Canales
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Sorana Cirstea y el apoteósico final del Catalonia Open

La tenista rumana gana en el Reus Monterols el WTA 125 en el tie-break del tercero ante la estadounidense Mandlik, que tuvo bola de partido

07 mayo 2023 19:11 | Actualizado a 07 mayo 2023 21:38
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Temas:

El Catalonia Open WTA 125 Reus Costa Daurada vivió el colofón perfecto a una semana de tenis de altísimo nivel con una emocionante final que la rumana Sorana Cirstea decidió a su favor , frente a la estadounidense Elizabet Mandlik en el tie-break del tercer set, por 6/1, 4/6 y 7/6 (1). Los aficionados que llenaron la pista central del Reus Monterols vibraron a lo largo de las dos horas y 20 minutos que se jugaron para decidir la campeona de esta primera edición de este torneo, del circuito mundial profesional femenino, impulsado por la Federació Catalana de Tennis y la Secretaria d’Esports de la Generalitat de Catalunya.

La mayor experiencia y pequeños detalles jugaron del lado de Cirstea (Bucarest, 33 años) en un partido en el que remontó un 2-5 adverso y levantó una bola de partido, con 4-5 en el marcador, que por contra no supo aprovechar Mandlik (Boca Ratón, 21 años).

Es el tercer título en la carrera de Cirstea (actual 44ª en el ranking mundial), segunda cabeza de serie en Reus a donde había llegado con una wild card; y la primera final WTA para Mandlik (147ª), procedente de la fase previa y quien demostró su grandísima combatividad y enorme futuro y talento, que lleva en los genes (es hija de la extenista checa Hanna Mandlikova, ganadora de cuatro Grand Slams en la década de los ochenta y ex número tres mundial).

Mandlik, la gran revelación del torneo, dispuso de un 0/40 a favor en el juego inicial del encuentro, pero la reacción de Cirstea fue impecable. Sumó a continuación cinco puntos consecutivos y a partir de ahí su drive demoledor y su elevado porcentaje de un 83% de puntos ganados después de su primer servicio (alcanzaba los 160 km/h) le permitieron adjudicarse todos sus juegos al saque y forzar dos breaks en el segundo y el sexto juego. Solventó con tal rapidez esa primera manga que solo necesitó 25 minutos de juego para llevárselo por 6/1.

$!Sorana Cirstea sigue la bola mientras prepara el golpeo, durante la final. Foto: PERE FERRÉ

La estadounidense, que estaba jugando un buen partido, no podía con la agresividad y contundencia de Cirstea, a quien apoyó de principio a fin una ruidosa afición con gritos de ánimo y banderas de Rumanía colgadas en la grada principal.

Visto el primer set, o Mandlik buscaba alguna solución o el partido acabaría por la vía rápida. Sin nada que perder la nortamericana se mostró mucho más agresiva nada más arrancar la segunda manga. El juego inicial y un break en el segundo le dieron tanta confianza como dudas a su adversaria, que empezaba a cometer bastantes errores no forzadas y a bajar en la eficacia de su servicio. Mandlik se puso con una ventaja de 0-4.

Aunque Cirstea volvió a entrar en el partido (2-4 y 4-5) y en esa fase se vieron espectaculares intercambios desde el fondo de la pista, con golpeos de auténticas tiralíneas por parte de ambas, la estadounidense cerró esa segunda manga a su favor en la tercera bola que dispuso. La rumana acababa de perder su primer set en todo este Catalonia Open.

El partido se niveló al máximo al inicio del tercer set. Arrancó con 2-2 después de un doble break por parte de las dos tenistas en el tercer y cuarto juego. Pero Mandlik seguía a lo suyo, jugando muy fino desde el fondo y soltando, entre otros golpes, un par de reveses paralelos que fueron auténticas delicatessen; y volvió a tomar la iniciativa. Se puso 2-4 gracias a una nueva rotura en el sexto juego y 2-5 tras cerrar su saque.

$!Mandlik y Cirstea, con sus trofeos. FOTOS: FCT

Cirstea estaba contra las cuerdas; no le quedó otra que apretar de nuevo en su juego, mostrándose tan incisiva como en el primer set. Se puso 4-5 y se llegó a un décimo juego del todo apasionante. Mandlik salvó hasta tres bolas de 5-5 y la rumana, una pelota de partido que le dio alas.

Con el marcador otra vez igualado se entró en la fase determinante del partido, con ambas jugadores ofreciendo todo su potencial y arriesgando al máximo, con el público dividido en las gradas.

Cirstea, sin embargo, se guardó lo mejor para el tie-break. Su veteranía, determinación y sangre fría pudieron con la juventud, ganas e inexperiencia de Mandlik. Esos factores llevaron hasta el título a la rumana, que hace unas semanas venció en los cuartos de final de Miami Open (WTA 1000) a Aryna Sabalenka (número dos mundial y triunfadora este fin de semana del Mutua Madrid).

Comentarios
Multimedia Diari