Pau Casals y ‘El cant dels ocells’

Siempre preocupado por la paz, creó en 1905 el Comité Catalán contra la guerra junto con el astrónomo Josep Comas y el geólogo Albert Carsí
 

| Actualizado a 01 diciembre 2021 10:36
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Pau Carles Casals i Defilló nació en El Vendrell el 29 de diciembre de 1876 y murió en San Juan de Puerto Rico el 22 de octubre de 1973.

Por si algún despistado no sabe de quién hablamos, se trata del eminente músico Pau Casals. Fue iniciador de la escuela violonchelista española moderna, innovando la técnica de ese instrumento, en la búsqueda de mayor profundidad y expresividad. Compuso numerosas obras, como la canción A tu, des de Santes Creus, Nigra sum para el monasterio de Montserrat.

Siempre preocupado por la paz, creó en 1905 el Comité Catalán contra la guerra junto con el astrónomo Josep Comas y el geólogo Albert Carsí. En 1926, la Associació Obrera de Concerts, para dar a los obreros la oportunidad de acceder a la música. El 24 de octubre de 1958 dio un memorable concierto ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, lo que valió ser nominado para el Premio Nobel de la Paz. Su canto a la paz se ve en El Pessebre, de 1960, y en El cant dels ocells, que se ha popularizado como el himno de la paz por muchos países.

El 13 de noviembre de 1961, el presidente Kennedy y su esposa, Jacqueline, le invitaron a dar un concierto en la Sala Este de la Casa Blanca, junto con el violinista Alexander Schneider y el pianista Mieczyslaw Horszowsky. Previamente, a solas, Kennedy y Casals conversaron durante una hora sobre la guerra y la situación internacional, sin olvidar la autonomía catalana. Casals afirmó que «no había conocido a nadie que escuchara con más atención que él».

El concierto fue un éxito clamoroso. Se intepretaron obras de Mendelssohn, Scxhumann y otros y, al final, El cant dels ocells, que emocionó a Kennedy quien abrazó, conmovido, a Casals. Leonard Berstein, asistente al acto, que había estado concentrado con la cabeza entre las manos, dijo «estoy profundamente emocionado, no solo por la calidad de la música de Casals, sino también por la categoría de quienes han sido sus oyentes». En el San Francisco Chronicle se escribió: « …El presidente Kennedy inició el acto con unas breves palabras en las que recordó que Casals había actuado ya en aquella sala en dos ocasiones: en 1898, ante el presidente McKinley y en 1904 ante el presidente Teodoro Roosevelt…terminó afirmando que la obra de todos los artistas representaba un verdadero símbolo para la libertad humana, especialmente en los casos en que sus representantes tienen la categoría de Pau Casals…Creemos que un artista, para ser fiel a sí mismo y a su trabajo, debe ser un hombre libre».
Pau Casals siempre propagó su voluntad autonomista. Lo dijo en una entrevista al diario ABC poco antes de su muerte: «Soy catalanista pero no separatista».

Comentarios
Multimedia Diari