Claves para elegir el fregadero de la cocina

| Actualizado a 22 marzo 2018 09:09
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Es muy cierto que todas las estancias del hogar son importantes pero, sin lugar a dudas, la cocina es una de las principales puesto que, en función de cómo se organice, dará más o menos juego para poder sacarle el máximo provecho. Todos sus elementos, en este sentido (encimera, electrodomésticos, distribución...) son importantes pero hay uno de ellos que resalta sobremanera. Efectivamente, nos estamos refiriendo a los fregaderos de cocina. Aunque pueda parecer un elemento menor, no lo es para nada y, de hecho, hay una buena variedad en el mercado donde poder elegir. Tanto es así que desde aquí hemos recopilado algunas de las claves a tener en cuenta para hacer siempre la mejor elección.

  • La forma. Seguro que si ya estás de pleno en la búsqueda del fregadero ideal, términos como: de cubeta, de cubeta y media, con o sin escurridor resultan de lo más comunes. Lo que hay que tener siempre presente es para cuántos se va a utilizar la cocina. Si se trata de una sola persona, con una sola cubeta ya valdría y el escurridor bien se puede comprar aparte. Cuando hablamos de toda una familia, lo más aconsejable suele ser optar por dos cubetas y un escurridor porque se le acabará por sacar partido. Por supuesto, tampoco hay que perder de vista el espacio con el que uno cuenta y adaptarse a esta circunstancia. Más allá de esto, cuadrados, ovalados o redondos queda al gusto de cada uno.
  • Los tipos. Se puede decir que hay dos grandes opciones entre las que se puede elegir. Por un lado estaríamos hablando de los fregaderos de encastrar. Éstos se pueden instalar en cualquier tipo de encimera por lo que suelen ser de lo más usados. Por otro, estarían los fregaderos bajo encimera que suelen recomendarse cuando la encimera es de piedra o granito.
  • Materiales. Y este es, sin duda, el paso más decisivo de todos. Lo que no hay que olvidar es que en la cocina, como en cualquier otra habitación, ha de pensarse en conjunto. Por ejemplo, si se opta por armarios blancos suele ser muy buena opción el elegir una encimera de madera (o que asemeje a la misma) y un fregadero que sea de acero inoxidable. Sencillamente, es una combinación que funciona a la perfección. Para elegir, por tanto, habrá de mirarse todo en global. Más allá de eso el acero inoxidable suele ser de los más empleados porque es muy resistente y, a la vez, resulta fácil de limpiar. Eso sí, si se busca un material que, más o menos, lo tenga todo, una buena opción pasa por optar por un fregadero sintético que combine resina y cuarzo (ni las rayaduras, ni la cal ni las altas temperaturas supondrán un problema)
  • Extras. Incluso cuando se cuenta con un lavavajillas, el fregadero de la cocina es imprescindible. Más allá de contar con lo mínimo hay algunos extras que pueden hacer la vida más fácil como es el caso de contar con un escurridor o una cubeta donde se puedan depositar la bayeta y el estropajo.

Comentarios
Multimedia Diari