Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

El Camí Blau del Gaià: 64 kilómetros de Santa Coloma a la playa de Tamarit

Medioambiente. La Diputació de Tarragona está trabajando en la redacción de un proyecto que busca crear un relato alrededor del río, que vertebra tres comarcas

| Actualizado a 23 julio 2022 11:56
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Desde Santa Coloma de Queralt a la playa de Tamarit, el río Gaià tiene un recorrido de 64 kilómetros de longitud que discurre por 22 municipios, que pertenecen a las comarcas de la Conca de Barberà, el Alt Camp y el Tarragonès. Desde las zonas más frondosas al litoral, este cauce fluvial abraza, total o parcialmente, cuatro zonas incluidas en el Pla d’Espais Naturals Protegits de Catalunya, integrados a la vez en la Xarxa Natura 2000. Un patrimonio natural, al que hay que sumar las fortificaciones y construcciones medievales construidas entre los siglos X y XI, cuando estos territorios ejercían de frontera entre los condados de Barcelona y de Al-Andalus.

A lo largo de su recorrido, el río contempla distintas realidades, que ahora quieren articularse dando lugar a la creación del Camí Blau del Gaià, una iniciativa liderada por la Diputació de Tarragona, que busca recuperar el camino histórico que discurre alrededor de este torrente. «El objetivo es poner en valor el paisaje aprovechando que es un entorno que no ha sido demasiado antropizado, teniendo en cuenta que hay un sentimiento de pertinencia pero que ahora está fragmentado», explica Josep Foraster, responsable de Medi Ambient de este organismo.

Este avanza que el objetivo no es desarrollar un proyecto urbanístico sino «ayudar a desarrollar y recoser» el territorio, teniendo en cuenta que en algunos puntos ya se han llevado a cabo acciones de recuperación, que no han sido homogéneas. En algunos de estos puntos el camino es una realidad, en otros está completamente desdibujado y en medio se encuentran iniciativas como la Albareda de Santes Creus y la desembocadura del Gaià, gestionados por la Diputació y la Associació Ambiental la Sínia, en los que se está trabajando desde hace mucho tiempo.

Todos estos aspectos es los que ahora se están poniendo encima de la mesa, en un proyecto en el que además de los ayuntamientos de los municipios afectados también participa la Taula del Gaià para establecer una hoja de ruta conjunta. Entre las acciones que deberán tenerse en cuenta está la recuperación del camino, en aquellos tramos en los que este se ha perdido, además de la instalación de una señalética armonizada y la habilitación de accesos y espacios que faciliten el disfrute. Unos aspectos que la Diputació afirma que se están definiendo de forma «consensuada» y que han permitido que ahora mismo ya haya un anteproyecto. «De momento no deja de ser un dibujo a partir de las consultas previas y el diálogo con los ayuntamientos y territorios», afirma Foraster.

Generar sinergias

Desde la Diputació de Tarragona se asegura que esta apuesta tendrá un impacto turístico, aunque quiere priorizarse «la vocación social del territorio y de cohesión». «No pretendemos hacer un GR ni una vía verde, sino poner en valor este sentimiento de pertinencia y que se generen sinergias entre las distintas realidades», manifiesta el diputado republicano.

El río explica la historia del territorio. Desde los castillos medievales de Santa Coloma de Queralt, al de Querol, pasando por El Pont d’Armentera y El Catllar, además de los vestigios de los antiguos molinos de agua conforman la realidad de un eje que ahora quiere buscar este relato compartido. Mientras se va trabajando en estas cuestiones, en la última Comissió d’Urbanisme del Camp de Tarragona se informó favorablemente del impacto ambiental de un proyecto que se espera que esté definitivamente redactado para este otoño.

Este documento es el que acabará de definir las actuaciones que van a realizarse, con un calendario y su presupuesto. La voluntad es que esta iniciativa pueda impulsarse «buscando el consenso» entre todas las partes y «lo antes posible».

En paralelo, la Diputació de Tarragona también está trabajando en un proyecto de iguales características para el Francolí. «La idiosincracia es muy diferentes porque en este caso está más antropizado», asegura Foraster. También es más largo su recorrido y si en el caso del Gaià se está pensando en la habilitación de un camino para ir a pie, aquí se está pensando más en que pueda recorrerse en bicicleta. No obstante, la complejidad está en la zona de La Riba, donde el trazado del río discurre por una zona más agreste.

Comentarios
Multimedia Diari